StarMoon Foro


El nacimiento de la Luna nueva [S/S] WAFF ( capitulo 18 ) actualización

Comparte
avatar
Aysha Bakhovik B.
Administradora
Administradora

Fecha de inscripción : 16/10/2011
Femenino

Re: El nacimiento de la Luna nueva [S/S] WAFF ( capitulo 18 ) actualización

Mensaje por Aysha Bakhovik B. el Jue 28 Mar 2013, 8:14 am

Domingos Uhmm!!

Bueno, la imagen de Candance me ha gustado mucho, le da cierto aire a Rei. En cuanto a su personalidad, creo que se parece a ambos, Rei es alguien muy leal es cierto, pero tiene un temperamento que explota a la primera. En cuanto a Nicholas, él es mas calmado y dulce.
Y creo que tiene aún mas poder que Rei en sus predicciones, ya que muchas veces a Rei no se le mostraba nada en su fuego sagrado (aunk igual fue por terceros en ocasiones) Yyyyy me dejas intrigada para el proximo capitulo [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Nos vemos [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


.
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


La realidad es mejor que la fantasía, Gabriel.
─No, si convertimos la fantasía en nuestra realidad.
avatar
anita0504
Sailor Moon
Sailor Moon

Fecha de inscripción : 22/01/2012
Femenino
Edad : 25

Un vaticinio de muerte

Mensaje por anita0504 el Sáb 30 Mar 2013, 12:37 pm

hola bonitas!!
por cuestiones personales mañana no podre subir capitulo, pero para no hacerlas esperar mucho entonces mejor lo adelanto..

la mala noticia es que el próximo tardará unos cuantos días más.. pero los prometo que no muchos y me esforzare en ponerme al día con ustedes :D




----- //------

Un Vaticinio de muerte.

.

.

Sentada frente a su incondicional bola de cristal estaba la joven doncella del templo Hikawa, quien a pesar de su corta edad tenía una increíble habilidad para ver el futuro. Un don innato que fue desarrollado gracias a las enseñanzas de su bisabuelo quien vio como la pequeña mostraba su singular cualidad a la edad de cinco años y decidió explotarla. Pocas veces había visto un don tan especial como el de su querida bisnieta por lo que no podía permitirse desperdiciarlo y dedico sus últimos años de vida a su entrenamiento.

- Candace linda ¿no has empezado a arreglarte?- sonrio Rei.- vas a llegar tarde a la escuela.

Rei tras cansarse de negar sus sentimientos se casó con Nicholas Kumada, bueno dicen que tarde o temprano te encontraras de frente con lo que tanto huyes, Candace nació un año después. Era una preciosa niña de largos cabellos castaños y ojos violáceos. Con el carácter vivaz y decidido de su madre pero también el romanticismo y la perseverancia de su padre. Graciosa, inteligente y gentil pero sobretodo con unas inmensas ansias de ayudar a los demás, por lo que Se había convertido a sus 13 años en la doncella más reconocida del templo y muchos solían acudir a ella para consultarle la fortuna, a lo cual respondía encantada y sin cobrar ni un solo centavo.

- Madre ¿tú crees en la maldad?- pregunto Candace sin quitar la vista de su bola de cristal.

- Pues si.- titubeó Rei.- hay mucha malicia en los corazones de algunas personas que roban, mienten y hacen daño a otros.-

- No, no me refiero a ese tipo de maldad en los seres humanos.- se giró a mirar a su madre.- me refiero si crees que existe algún espíritu o ente que sea maldad absoluta.- sonrio inocente, Rei solo sintió un escalofrió.

- No… no se.- trató de contestarle.- ¿por qué preguntas eso?

- Parece que ese espíritu, sea lo que sea, está muy cerca de nosotros.- se puso de pie.- espero que no tengas algo que hacer en la tarde, tendrás que ir por mí al colegio.- beso a su madre y salió dejándola atónita.

Cada vez que pensaba que su hija no podía sorprenderla más, Candace se las arreglaba para dejar a Rei con la boca abierta. No podía decidir que le preocupaba más, si lo que había acabado de decir su hija o su actitud tan despreocupada ante esto. Era obvio que el hecho de poder anticiparse al futuro le había quitado parte de su capacidad de asombro, pero otra cosa era estar tan tranquila cuando veía que una oscura sombra estaba rondando a sus seres queridos ¿acaso su hija estaba mal de la cabeza o es que no lograba discernir la gravedad de lo que había acabado de pronosticar?

-/-

Candace siempre se sentaba en la última silla al lado de la ventana y en vez de prestar atención a sus clases, se dedicaba a mirar por ella todo el día. Los profesores al principio se sentían irritados por su falta de interés y en consecuencia se ensañaban con ella preguntándole cada que tenían una oportunidad, pero para su sorpresa ella siempre les contestaba acertadamente, así no hubiera escuchado ni una sola palabra de lo que habían explicado. Como los profesores vieron que era una causa perdida dejaron de hacerlo. Era buena estudiante a pesar que no destacaba mucho, en realidad se esforzaba para pasar inadvertida pero irónicamente terminaba llamando mucho la atención, provocando algo de miedo entre sus compañeros pues a todos les intrigaba su forma de ser tan extraña y misteriosa y su actitud de ser poco amable y no querer sociabilizar con nadie.

En el receso se sentó en la mesa que siempre compartía con sus amigas, la que estaba junto a la gran puerta de cristal que daba salida al jardín. Dispuesta a disfrutar del rico almuerzo que le había preparado su madre no se percato de la llegada de Arianna sino cuando esta se sentó frente a ella.

- hoy solo seremos tu y yo, las demás tienen cosas que hacer.- dijo Arianna mientras abría su lonchera con extrema lentitud.

- Parece que tía Serena quiso prepararte el almuerzo otra vez.- dijo Candace mientras se reía al ver la expresión de Arianna por el contenido de su almuerzo.

- Le he dicho mil veces que no se moleste.- suspiró.- pero ella lo sigue haciendo.

- Le gusta tener ese detalle contigo además no acepta que su comida es horrible.- la mirada de Candace se perdió por unos segundos, estaba teniendo una visión.- diablos no otra vez.

- ¿Qué sucede?- Arianna miro a su amiga y segundos después escucho unas fuertes risas al otro lado de la cafetería.

Gran parte del equipo de futbol y las animadoras estaban agrupados en un círculo alrededor de alguien, pero ni Arianna ni Candace alcanzaban a ver quién era. A lo mejor le estaban haciendo una broma aun indefenso chico, elegían una víctima distinta cada semana. Pero después vieron que lo que en realidad provocaba las risas era un chico del equipo disfrazado de sacerdotisa quien al percatarse que lo estaban mirando atravesó la cafetería directo a la mesa de Candace y Arianna.

- ¿Cómo crees que luzco?- le dijo con tono burlón a Candace.- ahora parezco una bruja loca igual que tu.

Ella lo miro fijamente, reparando que el disfraz que traía era en realidad su traje de doncella, a lo mejor lo había sacado de su casillero. Y aunque le enfureció pensar que estaba revisando sus cosas trato de mantener la cabeza fría y le regalo al patán una enorme sonrisa.

- Vaya Saijo, no sabía que sentías predilección por vestirte de chica.- le guiño el ojo.- pero lamento decirte que el naranja no es tu color.

El comentario irónico de Candace despertó risas y aplausos entre sus compañeros logrando enfurecer a Saijo por su broma arruinada. Este arremetió contra ella dando un golpe bajo, se arranco el traje de sacerdotisa de un tirón, reduciéndolo a un revoltijo de telas rasgadas. Ella vio su vestido arruinado y sintió deseos de llorar pues había sido un regalo de su bisabuelo; pero no derramo ni una sola lágrima, no le daría ese gusto a Saijo. Aunque por mas femenina y pacifica que fuera había un límite y el claramente lo había cruzado por lo que le propino una fuerte patada en la entre pierna derribándolo al piso. Arianna se quedo totalmente pasmada, nunca había visto a su amiga reaccionar de forma violenta.

Todos los demás chicos del equipo de futbol y las animadoras se fueron a ver que le habían hecho a su amigo.

- ¿Que te sucede fenómeno?- grito una de las animadoras.- no ves que es nuestro mejor defensa.

- No me importa.- dijo volviendo a su estado calmado de siempre.- me estaba molestando y yo me defendí

- Eres una maldita loca.- le grito otra chica.

- Déjenla en paz. – grito Arianna poniéndose en frente de Candace.- ustedes empezaron.

- No te entrometas Arianna.- grito una de las chicas.- no creas que siempre puedes salirte con la tuya a sólo por que llevas el apellido Kou

- ¡Wow! ¿es una amenaza?- grito poniéndose muy cerca de la chica.- por qué no te tengo miedo Sarah.

- Te enseñare a tenerlo. - estuvo a punto de golpear a Arianna pero la directora apareció.

- Ustedes a mi oficina AHORA.- grito la directora.

Al contrario de lo que cualquiera creería, las únicas llamadas a la oficina de la directora fueron Candace y Arianna, mientras los del equipo de futbol y las problemáticas animadoras se libraron del castigo que consistía en pasa allí el resto del día para escuchar el tedioso sermón de cómo debían esforzarse en tener buenas relaciones con sus demás compañeros y fomentar el respeto entre ellos. Por más que Arianna quiso hacerle ver que ni ella ni Candace habían empezado el problema en la cafetería, ella hizo oídos sordos y decidió llamar a sus padres debido a que habían incurrido en una falta grave al reglamento de la institución. Arianna solo se cruzo de brazos enojada pensando para sí misma que le verdadera razón por la que la directora llamaba a sus padres era que quería ver de cerca al guapo Seiya Kou.

-/-

El restaurante Reino de plata siempre estaba lleno a la hora del almuerzo, que era la más difícil del día y no había ni una sola mesa disponible. Las sailors tenían una mesa apartada de todo el bullicio del lugar y se reunían allí todas las tardes para compartir un rato juntas. Mina, Amy y Serena ya habían llegado y estaban conversando acerca de lo que habían sido sus mañanas. Lita tras traer sus órdenes se sentó junto con ellas para unirse a la conversación, Rei llego después bastante callada, algo que no era común en ella. Se dejo caer pesadamente en la silla y se dedico a mirar el menú sin leerlo realmente.

- ¿Qué te sucede Rei?- pregunto Amy al ver su estado de ánimo.-

- Candace cada día me preocupa más.- dijo en un suspiro.

- ¿Sigue prediciéndole el futuro a todas las personas que ve por la calle?- pregunto Mina.- recuerdo la vez que le dijo a Yaten que se iba a romper la pierna, eso fue bastante perturbador.- Rei no contesto. Sólo torció el gesto ante el comentario de Mina.

- No es eso, bueno no del todo. sólo que no sé cómo evitar que siga teniendo esas visiones.-

- Pero es un don.- trato de tranquilizarla Serena.- no puedes cambiar a tu hija y su maravillosa cualidad.-

- Es cierto, además le encanta hacerlo.- añadió Lita al comentario de Serena.

- Ver el futuro es una carga pesada para una niña de 13 años.- dijo Rei. Le preocupaba demasiado las cosas que su hija pudiera ver, no era lo mismo predecir accidentes o números de lotería que ver como se acercaba una sombra maligna a su familia.

- Ella estará bien, si he visto una niña con una fuerza mental extraordinaria es Candace.- completo Amy para darle apoyo. Rei sonrio.

El celular de Serena sonó interrumpiendo la conversación de las chicas. Por la cara de felicidad que puso Serena al contestar todas adivinaron que se trataba de Seiya, pero en el transcurso de la conversación su sonrisa se borro para dar paso a una cara de preocupación y finalmente de disgusto. Pocas veces Serena se enojaba, en realidad solo lo hacía por una cosa, entonces lo más seguro es que la llamada de Seiya hubiera sido para contarle que la directora de la escuela de su hija una vez más los había solicitado para alguna de sus innecesarias reuniones.

- Tal parece que Arianna se metió en problemas en la escuela, otra vez- dijo guardando su celular en el bolso.- pero Seiya se hará cargo - dio un profundo suspiro.- ¿disculpen chicas en que estábamos?

- Que Candace...- el teléfono de Rei sonó y ella lo tomo para contestar.- ¿diga?

- Señora Kumada , lamento decirle que su hija tuvo un grave problema hoy en la escuela y usted debe venir enseguida, le daré los detalles aquí en mi oficina.- colgó

- Bueno tal parece que Arianna no fue la única traviesa el día de hoy.- se puso de pie.- lo siento chicas pero debo irme

- Recuerda que esta tarde iremos al templo.- agrego Mina.

- Está bien, no veremos a las cinco- tras despedirse Rei salió del restaurante.

- /-

Las niñas estaba sentadas en el pasillo afuera de la oficina de la directora esperando que llegaran sus padres. El día no podía ir peor para Candace, no solo le había destruido su traje de sacerdotisa favorito, una vez mas era víctima de las burlas de sus compañeros y la directora no se había esforzado en ayudarla sino que por el contrario la había castigado injustamente y llamado a su madre siendo esta la primera vez que la llamaban a la oficina del director. A Arianna solían citarla cada dos por tres debido a la extraña obsesión de la directora con Seiya, pero Candace siempre ganaba el premio a la conducta ejemplar y ahora su record se iría al traste por culpa del idiota de Saijo.

- Takeshi Sada pasó por el frente de las chicas y se detuvo a saludar a Arianna.

- Ari con respecto a esta tarde quiero que sepas que no tuve nada que ver.- se disculpó con la cabeza baja. Al ser el capitán del equipo de futbol era lógico que se le relacionara de una forma u otra con el incidente.

- No te preocupes.- sonrió Arianna.- no creí que lo hicieras.

- ¿Iras esta tarde al parque? tal vez podamos vernos allí.-

- Ahí estaré.- Arianna le guiño el ojo

- Tras darle un beso en la mejilla y despedirse con un gesto de Candace, Takeshi Sada continúo su camino.

- Parece ser un buen chico.- Candace sonrió.- y tú le agradas.

Arianna no pudo sino sonreír y cuando estuvo a punto de preguntarle acerca de su futuro con Takeshi, si existía la posibilidad de que se casaran, se fueran juntos a vivir a una pequeña isla con cinco hijos y un perro llegaron sus padres. Rei y Seiya caminaron apurados por el pasillo hasta encontrarse con sus hijas y quisieron preguntarles qué era lo que estaba pasando pero la directora apareció interrumpiéndolos.

- Señor Kou que honor tenerlo en nuestra escuela.- dijo la directora con una voz extremadamente melosa que a Arianna le provoco nauseas.- pase por favor, ah y usted también.

Rei bufó fuerte, frunció el seño y entro a la oficina acompañada por su hija. Allí la directora les narro la situación diciéndoles a las niñas una vez más lo importante de ser buenas compañeras, como si no se los hubiera repetido todo el día. Después añadió que sus padres debían darles una sana educación en casa y ponerlas en cintura para que eso no se repitiera. Al final dijo que se olvidaría el incidente y no lo anotaría en el expediente si las niñas se disculpaban.

- No pienso disculparme.- dijo Candace con su característica tranquilidad

- No tienes hacerlo.- grito Arianna.- Usted ni siquiera se ha tomado la molestia de averiguar qué fue lo que realmente paso. quienes deberían estar aquí con sus padres son Sarah y el imbécil de Saijo.- detestaba que la directora terminara haciéndola a ella y a sus amigas las responsable de todos los problemas de la escuela.

- Pero cielo debes entender...- dijo usando otra vez su tono meloso.- la señorita Kumada golpeo a uno de sus compañeros y sabes bien que la violencia física está completamente prohibida en la escuela.

- Seguramente tuvo una buena razón.- esputó Rei.

- Nunca hay una buena razón para usar la fuerza.- respondió seca la directora.

- No creo que sea necesario ensuciar el expediente de las chicas así.- dijo Seiya que hasta ahora había permanecido callado - puede estar segura de que hablaremos seriamente con ellas y no se repetirá. Mientras tanto usted podría descubrir lo que realmente paso y castigar a los verdaderos responsables.

- Oh si claro que si.- respondió la mujer algo sonrojada. la excesiva amabilidad que estaba teniendo esta mujer con su padre le estaba poniéndole a Arianna los pelos de punta.- puede estar seguro de que llegare al fondo de esto señor Kou.

- No lo dudo.- Seiya le dedico una de sus encantadoras sonrisas y Arianna lo miró irritada.- y si me disculpa tenemos cosas que hacer así que debemos retirarnos.

- Que tenga buena tarde señor Kou.- no se tomo la molestia de despedirse de Rei.

Todos salieron de la oficina y caminaron en un incomodo silencio hacia la salida de la escuela. Por la expresión dura de sus padres Candace y Arianna creyeron que estaban metidas en un gran lio. Lo cual era realmente malo e injusto, harían entender a sus padres que fue lo que en realidad paso y ellos no podrían castigarlas. Cuando por fin estuvieron afuera Seiya rompió el silencio

- Es una buena para nada.- se quejo de la directora.

- Ni que lo digas.- agrego Rei.

Candace y Arianna permanecieron en silencio a la espera de algún reclamo de sus padres pero ellos no habían dicho todavía nada.

- Rei si quieres puedo llevarlas a casa.- dijo Seiya abriendo la puerta de su auto.

- Eres muy amable Seiya pero preferimos caminar, así podemos hablar un poco.- Candace trago saliva.- pero gracias.- tras esto se despidieron y empezaron a caminar hacia su casa.

- No puedes dejarlas ir así.- dijo Arianna angustiada.- no fue nuestra culpa papá, tienes que creerme.

- Yo te creo.- la miro con una sonrisa.- Se muy bien que la señorita Collins tiene cierta fascinación por castigarte.

- Si dejaras de ser tan encantador con ella seguramente me dejaría en paz.- se quejo molesta.

- No lo hago a propósito, sabes que soy encantador por naturaleza.- Arianna rodó los ojos.- Me hiciste sentir muy orgulloso hoy.- dijo cambiando de tema.

- Ah? ¿Por qué?-

- Porque defendiste a tu amiga, sin importar los problemas que te ocasionó.- sonrió.- tienes un corazón muy noble y valiente mi preciosa estrella.-

Seiya abrazo fuerte a su hija y juntos subieron el auto para ir por fin a casa.

Rei y su hija caminaban en silencio, Candace no se había atrevido a hablar y su madre estaba esperando que ella diera el primer paso. En realidad no estaba disgustada, no al menos con su hija, la conocía bastante bien para saber que ella nunca habría actuado así si no se hubiese visto obligada a hacerlo. La rabia de Rei en realidad era contra la directora que era tan poco eficiente para darse cuenta de que había citado a los padres equivocados y no hacía nada para evitar que su hija siguiera sufriendo de acoso escolar.

- Yo te dije que tendrías que ir al colegio.- Candace dio una tímida sonrisa.- he mejorado mucho ¿no crees?

- ¿Por qué no mejor me dices que fue lo que paso?- le dijo Rei. Candace suspiró.

- Saijo Nakamura destrozó mi traje de sacerdotisa.-

- Oh linda como siento que tengas que pasar por esto.- la abrazó.- ¿quieres que te busque un nuevo colegio?-

- Se lo que piensa todos en la escuela, que soy un fenómeno o un bicho raro y creen que por eso pueden venir a molestarme. - ella miro fijamente a su madre.- pero no quiero huir como una cobarde porque yo me siento feliz y orgullosa de ser como soy. No soy la que debe irse son ellos. - se paro frente a Rei impidiéndole seguir caminando.- seguiré en la escuela y me defenderé cada vez que alguien me ataque, así me meta en problemas.

- En ese caso solo quiero saber una cosa Candace.- respondió Rei muy seria.- ¿hiciste chillar a ese cretino?

- Como una niña.- se rió Candace.

- Esa es mi hija.-

-/-

En la tarde las sailor scouts y los three lights se reunieron en el templo Hikawa. Desde que el nuevo enemigo había aparecido las reuniones se hicieron bastante frecuentes. Serena ya había se sentía más a gusto con el hecho de volver a encarnar a la guerrera de la luna pues se había convencido que debía hacerlo para mantener a salvo a su hija y a todas las personas del peligro que significaba un nuevo enemigo amenazando con destruir todo Tokio.

El hecho de que sus enemigas fueran una vez más sailors scouts los dejo impactados, tal vez el caos había vuelto a provocar una batalla entre sailors y la posibilidad provocaba miedo de solo pensarlo. Aun recordaban la batalla contra Galaxia como una de las más difíciles que habían tenido que enfrentar y si debían hacerlo de nuevo en este momento donde estaban bastante oxidados en la labor de ser heroínas estaban en una clara desventaja.

- Kakyuu dice que en Kinmoku no ha ocurrido nada nuevo.- dijo Yaten sentándose al lado de Mina.

- Seguramente aun no han atacado allí, si solo pudiéramos ir a los demás planetas.- agrego Taiki impotente. Amy al verlo así le agarro con cariño la mano.

- No creo que sean sailors del espacio exterior.- agregó Serena.- son chicas de este planeta.

- Pero entonces alguien les dio ese poder, se supone que no hay más sailors del sistema solar.- dijo Lita.

- ¿Y si de pronto si las hay?- agrego Serena.- siempre aparecen nuevas sailors, de pronto luchen contra el mismo enemigo ¿no? - Serena pregunto esperanzada. Después de todo así es como siempre sucedía, las nuevas sailors que iban apareciendo se mostraban al principio hostiles con ellas pero luego se unían a su causa.

- Creo que quedo claro que nosotras somos su enemigo.- dijo Mina.

- Quieren tu cristal Serena.- dijo Amy.- eso las convierte en rivales.

Sus amigas tenían razón pero aun Serena no lograba aceptar que debía enfrentarse a unas niñas a pesar que estas tuvieran una fuerza de ataque igual a la de ellos y no eran precisamente un enemigo débil. Pero lo que la cohibía frente a estas sailor era la familiaridad de ellas, sabía que las había visto en alguna parte tal vez caminando por las calles de Tokio o eran compañeras del colegio de Arianna.

- Es por eso que…- Seiya iba a hablar pero fue interrumpido

Candace entro a la habitación obligándolos a todos a guardar silencio. Tenía la mirada perdida y giraba su cabeza en todas las direcciones como si estuviera en busca de algo o alguien.

- ¿Candace que te he dicho de interrumpir conversaciones ajenas?.- le reclamo Rei molesta.- por favor retírate hija.

Pero Candace no hizo caso, incluso parecía no haberla escuchado.

- No quiero repetirlo, Cand…- Rei miro a los ojos de su hija y entendió que sucedía.- vaya parece que otra vez camina dormida.

Ella había sufrido de sonambulismo desde muy pequeña. Su bisabuelo explico que esa condición la había adquirido gracias a su poder mental tan desarrollado. Lo bueno es que nunca había representado un problema grave para su integridad, Candace solo se levantaba y le daba una vuelta a la casa para después volver a la cama. Rei se levanto para llevar con cuidado a su hija de regreso al dormitorio cuidando de que no fuera a golpearse con nada o se fuera a despertar de forma brusca. Pero ella esquivo a su madre y se puso de pie frente a Serena.

- Luz y oscuridad son miembros de una misma familia.- dijo con voz apagaba y neutral, casi como la de un robot.

- ¿Qué dices?- pregunto Serena confundida.

- Hija ven vamos a dormir.- Rei le tomo el brazo con cuidado pero ella se soltó y siguió hablando.

- Con los ojos vendados traicionaras a tu sangre. Enemigos se disfrazan de amigos y hacen ver a los amigos como enemigos, error que te llevara a la ruina. La fría muerte cobrara tu afrenta, antes de que el hielo se pose sobre la tierra el cortante hierro desgarrara tu carne y te hundirá en la negrura.

Todos quedaron pasmados. Mina ahogo un grito, Amy abrazo fuerte a Taiki, Lita contuvo sus lagrimas y Seiya palideció. Candace Kumada había acabado de predecir la muerte de Serena.

- Hija, ven salgamos de aquí.- dijo Rei con la voz quebrada. Esta vez Candace no opuso resistencia y salió del brazo de su mamá de aquella habitación.

Seiya se puso de pie y empezó a caminar nerviosamente de un lado a otro de la habitación, tenía las manos sudorosas y decía mil insultos entre dientes. No podía ser cierto lo que Candace había acabado de decir, era verdaderamente inadmisible siquiera pensarlo, simplemente Serena no podía… no.

- Maldición.- grito dándole un fuerte puño a la pared que le encalambró todo el brazo

- Amor trata de calmarte.- le dijo Serena con ternura mientras se ponía de pie para ir a su lado.

- Bombón tú la escuchaste, dijo…- las palabras no salían de la su garganta.- dijo que tú…- agarro su cabeza con las dos manos mostrando desesperación. Serena sonrió y lo besó.

- Tu mejor que nadie sabe que el futuro no está escrito.- lo abrazó.- yo estaré bien.

- Pero Candace nunca falla.- dijo Mina en una de sus características imprudencias. Yaten le propinó una mirada que claramente decía "cállate".

Rei ingreso de nuevo a la habitación completamente apenada.

- Serena como lo siento.- se disculpó.

- No es tu culpa, ni tampoco de Candace.- dijo con una sonrisa.- no te preocupes.

- Con respecto a lo que dijo…- Rei no pudo continuar al ver a Serena hacerle un gesto para que por favor guardara silencio y al ver a Seiya pudo entender el por qué.

A Serena no le habían asustado las palabras de la hija de Rei, no de la misma forma que a Seiya y los demás. Había dejado de creer desde hacía mucho tiempo en el destino. Por otro lado muchas cosas que había dicho Candace no lograba entenderlas, como lo de traicionar a su propia sangre o la luz y la oscuridad. Tenía la sensación de que esa predicción estaba a medias y le faltaba una parte importante.

-/-

En la tarde del día siguiente un poco después del medio día, dos chicas miraban hacia la calle desde la azotea de un edificio no muy alto. Les parecía curioso como las personas de la ciudad llegaban a parecerse tanto a un montón de hormiguitas. Al ser la hora del almuerzo habían muchos más transeúntes que en cualquier otra hora del día por lo que la hacía perfecta para un ataque.

- ¿Cómo sabes que sailor moon aparecerá?- pregunto sailor Dark Mars.- podría estar en cualquier lado de la ciudad ahora mismo.

- La reina dice que Sailor moon siempre está en el lugar menos indicado.- se rió sailor Dark moon.- es como una maldición.

- ¿Recuerdas el plan?- le pregunto sailor Dark mars

- A la perfección.- sonrió de forma macabra.- que empiece la fiesta.- dejo caer una semilla fantasmal

Serena iba corriendo por que se la había hecho tarde para reunirse con las chicas, ese día prefirió caminar y no usar su auto pues por la congestión vehicular no había por donde transitar y se le hubiese hecho aún más tarde . Cuando sólo le faltaban un par de cuadras para llegar al "Reino de plata" al otro lado de la calle de donde ella se encontraba apareció un gigante monstruo que empezó a golpear a las personas que tenía cerca. Serena se oculto tras un gran cubo de basura y se transformo.

Se dirigió hacia el monstruo y vio el centro de energía dibujado en su abdomen por lo que apunto su cetro allí y grito.

- Por el poder del cristal de la luna plateada.- el monstruo fue destruido. " fácil, demasiado fácil"

- Felicidades sailor moon.- aplaudió sailor Dark moon tras ella. - no esperaba menos de ti.

- ¿Qué quieres?- grito Serena tomando una posición defensiva.

- Ya te lo dije, el cristal de plata.- dijo caminando hacia sailor moon. ella instintivamente empezó a caminar hacia atrás adentrándose en un callejón.

- No te lo entregare jamás.-

- No esperaba que lo hicieras, por eso tendré que quitártelo… ¡grito de oscuridad!.-

Serena corrió para evitar el golpe, siguiendo derecho por la estrecha calle. Sailor Dark moon sonrió y acerco su boca a lo que parecía ser un reloj pero en realidad era un pequeño aparato que le permitía comunicarse con sus otras compañeras.

- Tal y como lo habíamos planeado Dark mars.- sonrió.- sailor moon va directo a la trampa.

Serena corría cada vez entre calles más estrechas y edificios más altos lo cual hacia que los callejones se vieran muy oscuros. Daba vueltas por lo que parecía ser un extenso laberinto en el que se adentraba más y más. Obvio era una trampa y había corrido directo hacia ella como un estúpido ratoncito asustado. Iban a atacarla en cualquier momento y ella se debatía entre hacerlo o no, al final llego a la conclusión de que si todo se iba a reducía a que era su vida o la de ellas no se iba a dejar vencer, no sin antes luchar.

Cuando vio a sailor Dark Mars acercarse levanto su cetro lista para lanzar su ataque, pero antes de poder pronunciar una sola palabra Dark Mars se adelanto a su movimiento y ataco primero, como si hubiese sabido que Sailor moon pretendía atacarla en ese instante. Al esquivar el ataque de Dark mars por solo un poco Serena emprendió de nuevo la huida y cuando estuvo una vez más lo bastante lejos de las dos dark sailors tomo su celular.

- Chicas, chicas tienen que ayudarme.- grito presa del pánico.

- Fuego infernal.- grito sailor Mars obligándola a dejar de hablar para tratar de esquivar el ataque

Serena dejo escapar un grito de dolor, el ataque la había alcanzado. La llamarada de Mars le quemo la piel de su pierna dejándosela en carne viva. Ella cayó a suelo gracias a que el dolor no la dejaba mantenerse en pie, miro a los ojos de su cruel enemiga quien reía al verla sufrir.

- Ríndete si no quieres ser una guerrera rostizada.- Dijo riéndose de su mal chiste.

Sailor moon vio a lo lejos la salida, pero estaba tras dark mars. Era inútil pensar que podría siquiera llegar, nunca había sido rápida para correr estando en optimas condiciones, menos lo iba a ser ahora que casi no podía moverse. Pero estaba decidida a intentarlo. Tomando fuerzas de donde no tenía y tratando de ignorar el terrible ardor de la quemadura, Serena emprendió carrera hacia la calle que estaba a varios metros. Sailor Dark mars no intento detenerla y solo la vio irse con una sonrisa. Ella no lograría salir de ese callejón y la razón era por que cuando iba por la mitad del camino sailor dark moon salto apareciendo frente a ella.

- Grito de oscuridad.- el ataque dio justo en el pecho de Serena haciéndola caer de espaldas.

Le costó unos segundo recuperar el aire que había perdido gracias al golpe. En el piso derrotada y apaleada, Serena había perdido todas sus fuerzas y no podía siquiera moverse. Su pierna le dolía a niveles ya insoportables y no tendría forma de escapar, por alguna razón estas dos chicas se adelantaban a todos sus movimientos, como si hubieran sabido con antelación lo que ella pretendía hacer. Pensó en que a lo mejor Candace no había estado tan equivocada y ese ere su fin, así que solo dejo caer pesadamente su cuerpo a la espera del golpe final.

- ¿Te rindes tan fácil Sailor moon?- preguntó Dark moon con burla.- que decepcionante.

- Se acerco a Serena y la inspecciono por unos segundos, después le dio una fuerte patada en su vientre sacándole otro fuerte grito de dolor y un par de lágrimas.

- Átala Mars.- ordenó Dark Moon.- a la reina seguramente le alegrara verla.

- Laser de estrella fugaz.-

Sailor star Fighter grito apareciendo por uno de los callejones que conducía al que ellas estaban. Las dark sailor pudieron escapar del ataque corriendo lejos para ocultarse, oportunidad que tomo sailor Fighter para ponerse al frente de sailor moon. Fue en ese instante que pudo ver realmente como se encontraba. La imagen de Serena herida y derribada en el suelo despertó la furia de Fighter.

- ¿Qué le hicieron mocosas?- grito con odio.- lo van a pagar caro.

- laser de estrella fugaz.

Las dark evitaron una vez más el ataque, pero no lo devolvieron. Algo tenia esta sailor que lograba hacer sentir a Dark moon intimidada incluso asustada de enfrentársele, por otro lado dark mars al ver la reacción de su líder tampoco se atrevía a atacar a la intrusa.

- Es la segunda vez que interrumpes mis planes.- grito dark moon.- ¿quién eres?

- Mi nombre es sailor star Fighter. – respondio sin saber muy bien el porqué. A esa niñita qué diablos le importaba quien era ella.- y tomaran el cristal de plata y a sailor moon sobre mi cadáver.

- Si ese es tu deseo no hay ningún problema.- dijo Mars desafiante.

- Nos volveremos a ver.- grito Dark moon y después desaparecieron.

Sailor Fighter se arrodillo al lado de Serena e intento tomarla en brazos pero al escuchar su quejido dejo de moverla pues temía hacerle más daño. Entonces sólo la abrazo suavemente y le dio un beso en la frente ¿qué hubiese sucedido si llegaba cinco minutos más tarde? Siempre su mayor temor ha sido perderla, pero ahora lo veía muy cercano debido a lo que había dicho Candace. Si Serena moría ella se convertiría en el ser más infeliz del universo, Fighter tembló de solo pensarlo

- Mira como te dejaron.- dijo mirando la fea herida en la pierna de Sailor moon.- no te volveré a dejar sola Serena, no me importa si te molestas conmigo.

- No creí que me sucediera nada.- dijo hundiendo su rostro en el pecho de Fighter.

Seiya le había insistido toda la mañana para que le permitiera estar al lado de ella en todo momento. Con eso sólo consiguió irritarla y ella le dijo que no quería que la cuidara como a una niña, así que dejo de insistir. No sin antes dejar un localizador en su bolso. Cuando las chicas lo llamaron para decir que algo malo ocurría con Serena corrió a buscarla.

- Creí que no volvería a verte, ni a nuestra hija.- alcanzo a decir entre lágrimas.- que ellas iban a acabar conmigo.

- Shhh.- Fighter trato de tranquilizarla acariciando su cabello.- ya estoy aquí mi amor y nadie te hará daño si estoy a tu lado.

- Fue horrible, estaba tan asustada.- ella temblaba en los brazos de Fighter y esta no podía saber si era a causa del miedo o del dolor.

- Debo llevarte donde Amy y Taiki.- dijo poniéndose de pie con ella en brazos. Serena se quejo de dolor nuevamente.- ellos sabrán que hacer con tu pierna.

Fighter y sailor moon se deshicieron de sus transformaciones aún en el callejón para poder salir a la calle siendo Seiya y Serena, este la monto en su auto y la llevo directamente a la casa de su hermano. Amy y Taiki descubrieron que esa no era una quemadura ordinaria, lucia como si llevase bastante tiempo infectada y por los gritos de Serena cuando se la estaban curando se atrevieron a pensar que también dolía el doble. Seiya trataba de darle valor a su esposa apretando fuerte su mano cuando el dolor se le hacía insoportable o dándole tiernos besos cada que ella decía que no aguantaba más y que por favor la dejaran en paz. Ver a Serena retorcerse del dolor era de las cosas más duras que había vivido pero él se forzaba a ser fuerte para darle valor a ella.

Cuando por fin pudieron regresar a casa, Seiya le preparo a Serena una rica cena. Le dijeron a Arianna que su madre se había accidentado en el trabajo y ella fue a comprarle unas flores para hacerla sentir mejor. Se acostaron los tres en la cama de Seiya y Serena para pasar una divertida noche llena de películas y palomitas de maíz. Seiya también había pedido permiso en la empresa para tener el día siguiente libre y así poder consentir a su esposa en todo lo que quisiera. Serena olvido su horrible día y se alegro de que terminara de una forma tan perfecta.

-/-

En el templo Hikawa, Candace hacia su deberes encerrada en su habitación. Rei aguardaba afuera de la alcoba de su hija buscando la mejor forma de pedirle un favor que sería bastante inconsecuente con todas las reglas que había establecido en casa, pero el asunto era tan importante que respiro profundo y abrió la puerta. Candace sólo alzo la vista y le regalo una sonrisa a su madre para después seguir con su tarea.

- ¿Puedes dejar lo que estás haciendo y escucharme un momento? - le dijo Rei. Ella cerro su cuaderno y le dio su total atención.- ¿Puedes tomar tu bola de cristal y repetirme la profecía del otro día?- le dio una torpe sonrisa mientras Candace la miraba extrañada.

- Pensé que no podía meditar antes de terminar mis deberes.- dijo alzando una ceja.

- Pero este es un caso especial.- se le veía nerviosa y movía mucho las manos, gesto que no paso inadvertido para su hija.- Serena tuvo un accidente hoy.

- ¿Y cómo se encuentra?- pregunto Candace preocupada

Está bien, aunque tendrá que quedarse varios días en cama.- la miró fijamente.- por eso te necesito hija ¿podrías repetirme la profecía que le hiciste a Serena?

- Yo jamás he visto algo sobre la tía Serena.- dijo asombrada

- Estabas caminando dormida.- Rei se sentó a su lado.- pero si le dijiste algo, creo que era sobre luz y oscuridad.

- Está bien.- se puso de pie para tomar su bola de cristal.- veré que puedo hacer

Puso la bola en una mesita frente a ella y se quedo mirándola fijamente haciendo todo tipo de caras, desde el enojo a la frustración pasando por la impaciencia y terminando en la impotencia. Todo ese recorrido lo hizo en diez minutos

- Lo siento mama, pero la bola esta en blanco.- dijo algo decepcionada

- No es posible, si antes dijiste…-

- Creo que te confundes, si hubiera dicho algo tendría que poder verlo y no veo nada, bueno si muchas cosas pero ninguna en relación a lo que me dijiste.-

- ¿Cosas como que?- pregunto Rei con impaciencia

- Como que otra vez ganará el premio a periodista del año, Seiya la llevara a parís por su cumpleaños y parece que planean tener otro…-

- Vuelve a mirar Candace- interrumpió Rei. Ella obedeció miró la bola por otros cinco minutos mas y después negó con la cabeza.- No es cierto, tu sabes algo.- grito Rei enojada.

- No, no sé nada.- respondió tranquila mientras se cruzaba de brazos.

- Vuelve a mirar.-

- No lo hare. Siempre me has dicho que no debo permitir que nadie me fuerce a usar mi don y creo que eso también debería incluirte.- se levanto y se dirigió a la puerta.- ahora si me disculpas mama tengo mucha tarea que hacer y si no tienes algo más que decir te pido el favor que te retires.- Rei salió de la habitación no sin antes dar un fuerte portazo.

Rei sentía que estaba echando humo, Candace jamás había dicho mentiras ¿Desde cuándo empezó a hacerlo? Todos la habían escuchado diciéndole una predicción a Serena entonces por qué se empeñaba en negarlo. Tal vez en ese momento no era consciente de lo que hacía, pero al ver la bola, de nuevo tendría que haber visto lo que dijo y así Rei podría buscar la forma de cambiarlo ¿o a caso su hija no estaba interesada en ayudar a Serena?
avatar
Invitado
Invitado

Re: El nacimiento de la Luna nueva [S/S] WAFF ( capitulo 18 ) actualización

Mensaje por Invitado el Sáb 30 Mar 2013, 5:44 pm

oh vaya, me encantó el capítulo, bien amé la escena de Fighter y Serena tan linda mi hermosa pelinegra, la amoooooo amor y veo que Sailor Dark Moon le tiene gran miedo a Fighter y eso me gusta latigo jajaja, y Candace woooow! sí que su poder es increíble, veo que tiene más poder que su madre, aunque.... sí las Dark tienen más poder que las Sailor, me preguntó cómo las derrotarán :[scupitajo]: espero Serena despierte y pelee en serio o obtengan más poder, wiiii eso seria increíble!! ok ok no jajaja pero sí me pregunto eso cómo las derrotarán o a la Reina Dark si se ve que son más poderosas que las Sailor [Mmmm] [Mmmm] ya quiero ver el siguiente capi WISERENA pero que mala eres cómo que tardarás unos días mas bubu no me digas eso que mala que mala eres espero no sea muchos :[andale]: jejejeje bye hermosa muak muak muak
avatar
Aysha Bakhovik B.
Administradora
Administradora

Fecha de inscripción : 16/10/2011
Femenino

Re: El nacimiento de la Luna nueva [S/S] WAFF ( capitulo 18 ) actualización

Mensaje por Aysha Bakhovik B. el Lun 01 Abr 2013, 7:15 am

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Wow!! Qué gran capito (qué gran historia!! Debo decirlo) Candance me ha sorprendido mucho con su poder, que gran don. Pero que crueles son sus compañeros, seguro le gusta Candance al tal Saijo (parece que asi se escribia [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]) Me reí un montón con la parte del castigo y las ganas de la directora de ver siempre a Seiya jajaja quien no verdad??? Pero será que Candance ha visto algo de las Scouts y de las batallas futuras?? Igual quedé con la duda al final, por qué no le dijo algo a Rei, realmente no pudo ver lo que predijo con anterioridad o lo ocultó a su madre??

Me da la impresión, de que a pesar de tomar la decisión de proteger a su familia y a los inocentes, que Serena está mas vulnerable, la noto como desganada. Puede ser, como dijiste que esté fuera de forma por tanto tiempo sin batallas. Esperemos ver que sucede mas adelante. Y bueno los ataques fueron bastante fuertes, pero Serena siempre ha podido superar las adversidades.

Fighter, que lindoo me encanta su actitud, pero me intriga el por qué las Dark Moon se siente intimidada por ella...

Estaré atenta a tu actualización, espero estés de vuelta pronto, mucha suerte. Un beso, bye!!!


.
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


La realidad es mejor que la fantasía, Gabriel.
─No, si convertimos la fantasía en nuestra realidad.
avatar
anita0504
Sailor Moon
Sailor Moon

Fecha de inscripción : 22/01/2012
Femenino
Edad : 25

April Kou

Mensaje por anita0504 el Lun 15 Abr 2013, 4:56 pm

Lo siento mucho por ausentarmee Nose con mi viaje y lo que me atrase en la universidad tuve que posponer el fic unos dias, espero que no se hubiese hecho muy larga la espera y me disculpen... por lo menos ahora estoy tratando de ponerme al dia con ustedes y les presento a otro de mis nuevos personajes.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Nombre: April Kou
Edad: 14 años
Estatura: 1,62 mts
Cumpleaños: 30 abril
Signo: Tauro
Tipo de Sangre: B
Color Favorito: Verde limón
Hobby : Bailar
Comida Preferida: Caviar
Comida Detestada: Curry
Curso Favorito : Ed física
Curso Odiado : Matematicas
Se Complica con : Los romances
Sueño : Ser perfecta en todo
Joya : El ambar.

April es una explosiva combinación entre Mina y Yaten. Con el carácter espontaneo, divertido y despreocupado de su madre junto al egocentrismo, la arrogancia y la entrega de su padre.
April es la niña más linda de toda la secundaria, todos los chicos se derriten por ella y lo sabe por lo que es un poco presumida en ese aspecto. No le interesa salir con chicos y es bastante dura y hasta grosera con quien le haga una declaración de amor. Ella tiene muy claros sus objetivos y lo único que le interesa es estudiar y pasar tiempo con sus amigas.
Tiene un exterior frio y duro que solo afloja un poco cuando esta con sus amigas mostrando que es una chica divertida y amigable, pero solo cuando esta con su familia en especial con su padre se puede ver que en realidad es una chica bastante tierna y amorosa. El es su gran héroe y amigo por lo que no podría soportar nada malo que viniera de él.
Es la que tiene las convicciones más fuertes del grupo, cumple su deber a toda costa y así tenga que pasar por encima de quien sea, siente gran respeto por su lider y su palabra es ley.
avatar
Aysha Bakhovik B.
Administradora
Administradora

Fecha de inscripción : 16/10/2011
Femenino

Re: El nacimiento de la Luna nueva [S/S] WAFF ( capitulo 18 ) actualización

Mensaje por Aysha Bakhovik B. el Miér 17 Abr 2013, 5:47 am

Wow, es muy hermosa. No se podia esperar menos viniendo de unos padres tan guapos (mi pareja favorita)
Y esa personalidad, que tiene me recuerda mucho a Yaten, en sus dias de escuela.


.
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


La realidad es mejor que la fantasía, Gabriel.
─No, si convertimos la fantasía en nuestra realidad.
avatar
anita0504
Sailor Moon
Sailor Moon

Fecha de inscripción : 22/01/2012
Femenino
Edad : 25

Nada volverá a ser igual

Mensaje por anita0504 el Dom 21 Abr 2013, 9:30 am

lo siento por haberlas hecho esperar tanto, pero tuve un terrible caso de bloqueo del escritor NONONO gracias al estres de ponerme al día en la universidad.
bueno esta capitulo es importante por que de aquí se empiezan a desprender muchas cosas que haran que serán de vital importancia más adelante...

espero que les gusteee





Nada volverá a ser igual.


La reina Darkness le gritaba a Dark Moon mientras esta sólo la miraba impotente, estaba muy molesta y tenía razones para estarlo. Los planes para capturar a sailor moon estaban presentando varias grietas debido a varias circunstancias que tendrían que haber tenido en consideración, pero que su arrogancia no le permitió tener en cuenta. Ahora obligaba a su mente a trabajar en una segunda opción rápido, pues la chica no era tan eficiente después de todo.

Dark moon también estaba bastante enojada, si Darkness desde el principio le hubiese advertido de las starlights a lo mejor sabría como manejarlas y no tendría tantos problemas con el trio de intrusas.

- no te di a ti y a tus amigas poderes tan letales para que dejen escapar a sailor moon en cada oportunidad.- grito Darkness

- omitiste el pequeño detalle de Fighter y sus otras sailors, ellas son las que han frustrado todos nuestros intentos.- Se defendió Dark moon

- ¿y que con eso? -pregunto burlona Moira.- puedes matarlas con un golpe.

- No es tan simple.- le dirigió a Moira una mirada de odio.- Son bastante fuertes.

- tú lo eres aún más - repuso la reina.- ¿qué te impide derrotarlas?- La reina pregunto a pesar de que conocía de sobra la respuesta.

- Nada mi reina.- hizo una reverencia.- la próxima vez no fallare, lo juro.

Dark moon abandono el lugar rápidamente y Darkness respiro profundo, no le gustaba tratar con niñas pero en esta ocasión lo vio absolutamente necesario, ahora tras todos los problemas que estaban teniendo no estaba tan segura de que incluirla hubiese sido la mejor idea. La inestabilidad de Dark Moon frente a Figther era sumamente peligrosa y si llegaba a enterarse de la razón se iría en su contra y los planes para acabar con sailor moon serian un fracaso.

- Parece que la niña no era tan dócil como pensó mi reina.- dijo Moira sacándola de sus pensamientos.

- resulto ser bastante fuerte.- suspiró.- creo que tendremos que acelerar la otra parte del plan.- Miro a Moira fijamente.- Dime querida ¿Quién en este universo no tiene en su interior sino luz?-

- Sailor moon, mi señora.- respondió orgullosa de si misma.

- ¿Y quien no está llena sino de oscuridad?- volvió a preguntar Darkness

- Usted mi reina.-

- Muy bien.- sonrió.- y ahora Moira ¿de que están hechos el resto de los mortales?-

- Ammm.- lo pensó un momento pero después agacho la cabeza.- no lo sé mi reina.

- De ambas.- sonrió como si fuere muy obvio.- los mortales, incluidas esas asquerosas sailors tienen luz y oscuridad en su interior, si las obligamos a mostrar más esa oscuridad podremos derrotarlas.

- ¿cómo piensa hacerlo?- pregunto Moira curiosa.

- Son curiosos los humanos, quieren vivir en la luz a pesar de que se rodean de oscuridad. Son ambiciosos, celosos, egoístas y muchas cosas más.- soltó una carcajada que retumbo en toda la extraña dimensión donde ella habitaba.- Veamos si las sailors scouts no están hechas también de lo mismo.- se puso de pie y caminó hacia Moira.- ¿Estás trabajando en lo que te ordene?-

- Si mi señora, todo está listo para cuando usted lo ordene.- la sonrisa de la reina le dio la autorización que necesitaba, ahora podría empezar a hacer un infierno la vida de las sailors scouts.

- Veamos si le siguen siendo tan leales a sailor moon cuando su familia está en riesgo.-

- /-

April Kou estaba en el baño de niñas, arreglando un poco su rubio y largo cabello para entrar a clases. Ella era la más hermosa de las chicas de la escuela, demostrando claramente que era la digna hija de la diosa del amor y el guapo bajista del antiguo grupo juvenil three lights, que a pesar de que hubiesen pasado los años, ambos seguían apareciendo en todas las revistas de farándula haciendo parte del top 50 de los famosos más guapos del país. Ella por su parte había empezado también a ser reconocida en su escuela por haber sido reina en todos los bailes de fin de curso y ser la capitana del equipo de animadoras, estas cosas la hicieron merecedora del título de la chica más popular de la escuela y de quien todos quería ser amigos, pero en realidad no había nada que le disgustara más que eso. No buscaba ser conocida, ni personas superficiales que basaran la amistad en la popularidad; tampoco ser la más bonita y por esto tiró todas sus coronas a la basura.

Arianna entro de repente y empezó a mirarla fijamente a través del espejo, April le dio una mirada rápida y siguió peinando su cabello pero al sentir la inquisidora mirada de su prima sobre ella se sintió exasperada y volteo a mirarla una vez más, esta vez irritada.

- ¿Qué te sucede niña rara?-

- Quería ver cómo te arreglabas.- dijo alzándose de hombros.- para descubrir tu secreto.-

- Ya te he dicho mil veces que no hay secreto.- April respiro profundamente.- por qué no te tienes un poco más de confianza, eso debería bastar.

April era seis mese mayor que Arianna pero su personalidad le llevaba muchos años de ventaja. Ella era bastante seria, a veces incluso algo arrogante y malhumorada, Le desagradaban perder el tiempo en tonterías como lo hacían las otras chicas de su edad quienes solo pensaban en chicos o compras, ella tenía mejores cosas que hacer como estudiar o mejorar su baile, lo que fuera necesario para ser cada vez más perfecta.

- Eso es fácil para ti decirlo.- gruño Arianna.- todos los chicos de la escuela están enamorados de ti.

- ¿Y tú crees que eso es bueno?- pregunto asombrada.- todos son unos tontos que dicen quererme cuando ni siquiera me conocen.

- Yo quiero que Takeshi me quiera.- bajo la mirada y April se conmovió.

- Sería un tonto si no lo hiciera.- le sonrió cariñosamente.- en ese caso, no te pierdes de nada

- ¿Por qué siempre dices lo mismo?- se recostó contra el gran espejo de la pared.- ¿por que no mejor me enseñas a ser linda y elegante?-

- Y vuelves a lo mismo.- se rió.- ya te dije que no haga nada en especial.

- Tu maquillaje es estupendo, tal vez si pudieras maquillarme igual esta tarde que veré a Takeshi en el parque.- dijo como quien no quiere la cosa y April entendió que le estaba tendiendo una de sus características trampas.

- Está bien Ari.- le acaricio la mejilla.- ire a tu casa después de clases y te ayudare.

- ¡Enserio!.- chillo de emoción.- ¡gracias, gracias!

Arianna beso su mejilla y salió corriendo. April solo pudo reírse, era tan característico de su pequeña prima pedirle favores de la misma índole cada que le gustaba un chico y a pesar de que ella no creía que debía maquillarse para atraerlos siempre terminaba por ceder, nadie solía resistirse a la carita de perrito de Arianna, ni siquiera ella que era la más fría de su grupo de amigas.

- Vaya luces muy hermosa el día de hoy.- dijo un chico desde la puerta del baño de chicas asustándola.

- Saijo.- lo miro fijamente.- que no sabes que estar aquí está prohibido.

- No tardare mucho, solo vine a invitarte a tomar una malteada ¿qué dices?- ella suspiró

- Como lo dije las anteriores 30 veces, ¡No quiero!-

- ¡Oh vamos! yo soy el quarterback y tú la capitana de animadoras, todos en la escuela esperan que seamos novios.- le dio una seductora sonrisa que hubiera derretido a más de una pero no a ella, April "corazón de hielo!" Kou.

- Es un cliché de películas americanas.- tomo su bolso.- uno muy malo, además eres un idiota por como trataste a Candace hace 5 días.

- Eso sólo fue un juego.- se excuso mientras alzaba las manos como si ella estuviese armada.

- ¿No estás grandecito para esos juegos?- dijo con ironía.- eres un idiota arrogante y tu insistencia me tiene cansada, cada vez que preguntes lo mismo tendrás un no por respuesta.- sonrió.- que tengas un lindo día.

Camino hacia la puerta y salió rápidamente, el chico la desesperaba y no había ningún sentimiento hacia él más que repulsión y hasta un poco de asco. Le frustraba que al parecer nadie en la escuela comprendía el significado de la palabra no. Se empeñaban en salir con ella y ser sus novios sin siquiera tomarse la tarea de conocerla y ser su amigos de verdad, se basaban sólo en su apariencia física y una relación superficial no le interesaba en lo más mínimo. Estaba bastante ocupada con la escuela y las animadoras para pensar en un novio y bueno no es que no le gustaran los chicos, de hecho había sólo uno que en realidad si lograba moverle el piso pero estaba prohibido para ella, entonces ¿para qué molestarse?

- /-

Serena estaba acostada en su cama con Luna a su lado, miraba hacia la pantalla del televisor pero en realidad no prestaba atención a lo que estaban presentando pues su mente tenia cosas más importantes en que pensar. Había subestimado a esas chicas y ese error pudo costarle la vida, pero si de algo estaba segura es que no sucedería otra vez. Lucharía con fuerza y se obligaría a responder con tanta fiereza como ellas lo hacían, después de todo eran sólo unas niñas y a pesar de que ella estuviera fuera de forma les llevaba bastante ventaja y experiencia en el asunto de ser una sailor por lo que les enseñaría que no fue una gran idea retar a sailor moon.

Luna miraba a Serena Preocupada, nunca antes la había visto tan lastimada. Temió por ella y por sus sailors, este enemigo no era como los otros empezando por que ya conocía todo de ella mientras Serena y las demás no tenían ni idea de quién era. Podían atacarla de frente pero por alguna razón no lo hacían, en vez de eso enviaban a esas niñitas a retar a Serena y ponerle los nervios de punta. Luna no entendía si el enemigo estaba planeando algo verdaderamente peligroso o era en realidad muy tonto.

- Serena, no has pensado en la posibilidad de que Arianna tal vez sea…- Luna sabía que lo que tenía en mente no le iba a gustar nada, pero llevaba días rondando por su cabeza y entre más la pensaba, mas sentido tenia.

- Ni lo digas Luna.- la quiso callar con la mirada.- no es posible.

- El parecido es asombroso.- continuo ignorando su descontento.- según como la describes, coletas de cabello negro, adolescente de aproximadamente trece o catorce años, ojos…- Serena la interrumpió.

- Arianna no es sailor Dark Moon Luna.- sentencio seria.

- Tal vez la hechizaron o la están obligando.- La miro fijamente.- Serena, nadie más en esta ciudad tiene el poder de convertirse en una nueva sailor, solo ella y las niñas quienes serian las sailors Dark scouts.

- Las Darks no son sailor reales Luna, son solo una creación del enemigo. Además hemos visto a Arianna todos los días y no parece haber nada raro en ella ¿no crees que su personalidad tendría que haber cambiado si hubiese sido hechizada?

- ¿Hechizada quien bombón?-

Seiya entro a la habitación con su característica sonrisa y una bandeja con el almuerzo. Desde que a Serena la atacaron las darks el había pedido un permiso para poder trabajar desde casa y cuidarla mientras se recuperaba. La otra razón que él no decía era que quería estar a su lado en todo momento por si llegaba a encontrarse una vez más en peligro, tal vez no tendría tanta suerte como la última vez y se cumpliría la predicción de Candace. Pero Seiya se había prometido evitarlo así tuviese que dar su vida para lograrlo

- Tú me tienes hechizada.- tras escucharla decir esto la besó.

- Fui al restaurante de Lita por tu plato favorito.- puso la bandeja frente a ella y le organizó las almohadas para que pudiera estar cómoda.

- Oh Seiya.- Serena sonrió con emoción.- muchas gracias.

- Lo que sea por tenerte feliz bombón.- le guiño el ojo.- también traje algo para ti Luna.- destapo una lata de atún.- buen provecho.

Luna maulló feliz y los tres comieron en silencio, Serena y su gata dejaron el tema de Arianna cerrado. Era ridículo siquiera pensarlo pues su hija jamás haría daño a alguien más además no podría tener dentro la naturaleza fría y sádica de Dark moon. Era cuestión de estar solo unos metros cerca de esa chica para sentir una fuerte energía maligna mientras que Arianna solo destilaba luz a su alrededor.

Serena quiso ponerse de pie pues estaba cansada de estar todo el tiempo acostada en la cama, pero Seiya no tenía intenciones de dejarla abandonar la habitación. Al ver lo que ella pretendia e abalanzo contra ella tomando con una mano sus muñecas y poniéndolas sobre su cabeza mientras la otra mano acariciaba la parte superior de su pierna

- Oh wow.- dijo nerviosa Luna.- acabo de recordar que prometí ir con Artemis y Diana a cazar aves en el parque.- Salió corriendo de la habitación y Seiya rió, Luna no le gustaba cazar. A serena no le pareció tan gracioso

- Pusiste nerviosa a Luna.- dijo Seria.- déjame levantarme, estoy aburrida.

- Bueno yo sé muchas actividades para quitarte el aburrimiento.- le susurro en el oído haciéndola estremecer.- y lo mejor es que no tienes que dejar la cama.

- Eres un mañoso.- sonrió mientras cerraba los ojos y se dejaba llevar al cielo por las caricias de su esposo.

- /-

Aquí está el informe señor Kou.- dijo Mei, mientras ponía tímidamente un mechón de su precioso cabello azul tras su oreja. A Yaten le llego el aroma de su pelo y se sintió embriagado unos segundos, luego regreso a la realidad y se obligo a quitar la vista de los hermosos ojos color verde.

- Gracias Mei.- le dio una amplia sonrisa.- ¿puedes ir a buscar en el archivo el informe de contabilidad del año anterior? Hay algunas cosas que no cuadran con el de este año

- No se preocupe señor.- le guiño el ojo y él se sintió aturdido una vez más.- ¿desea más té?

- Claro, nadie prepara el té como tú.-

Con una sonrisa salió de la oficina y Yaten se sintió apesadumbrado, tuvo que acercarse a la ventana de su oficina y abrirla de par en par para tomar aire pues se estaba mareando con el perfume de Mei.

Mei, Mei. Llevaba casi un mes y medio trabajando para él pero se había convertido en un infierno. Al principio solo era su secretaria, quien era bastante eficiente debía admitir pero para nada atractiva. Nadie se comparaba con su hermosa esposa y sólo Mina ocupaba los pensamientos y deseos de Yaten. Con el pasar de los días se descubrió pensando en ella más de lo debido, aparecía en sus sueños causándole pesadillas y cada que despertaba no lograba volver a conciliar el sueño.

Estar con su esposa se le hacía cada vez más difícil pues cada vez que la besaba, la tocaba o simplemente la miraba se veía a sí mismo haciéndole lo mismo a Mei y sentía nauseas, no quería fallarle a su esposa, de verdad no quería pero se hundía en un agujero del cual era difícil salirse. Se sentía enfermo cada que estaba cerca a Mei y cada vez que estaba lejos era peor, la ansiedad por verla se hacía insoportable por lo cual no había logrado despedirla a pesar de haberlo intentado muchas veces.

- Aquí está el té.- dijo en un tono cantado.- bien cargado como te gusta.

- Gracias.- dijo algo nervioso.- ¿puedes ir por el informe?

- ¿Señor Kou puedo hacerle un pregunta?- dijo poniendo sus preciosos ojos que tenían unos encantadores rasgos felinos sobre él.- ¿Por qué parece que quiere deshacerse de mí? - dijo lento y con voz susurrada.

- ¿De que hablas?- pregunto nervioso haciéndose el desentendido, claro que sabia a que se refería.

- Siempre me envía a trabajar fuera de su oficina.- se quejo triste.- ¿fue algo que dije o hice?

- Oh no, no. Tú no has hecho nada es cosa mía.- se disculpo bebiendo un poco de té. Olvidando por completo que estaba hirviendo y quemándose la lengua. Aguanto el dolor por no verse como un tonto.

- Si claro, desear a su secretaria estando casado no debe ser fácil.- el abrió los ojos como platos.

- ¿Qe? oh do, yo do ¿quen te dejo eso?- dijo pero su lengua adolorida lo hizo hablar como un retrasado.

- Disculpa no te entiendo.- pero un segundo después hizo un gesto de comprensión.- oh ya veo te quemaste con el té.- sonrió.- tal vez esto te pueda ayudar con el dolor.

Se acerco a sus labios, completamente decidida a besarlo y él se petrifico. No quería besarla, no iba a traicionar a Mina de esa forma, la amaba y quería serle fiel hasta la muerte pero por alguna maldita razón no podía moverse y esperaba que sus labios tocaran los suyos. Entre cerró los ojos derrotado "maldición"

- Espero no interrumpir nada.- dijo Mina con ironía parada al lado de la puerta. Los encontró a escasos centímetros el uno del otro.

- Discúlpeme señora Kou.- dijo Mei fingiendo estar apenada.- el señor Yaten sentía que algo se le había metido en el ojo y yo estaba revisando, pero mejor lo dejo en sus manos.- salió rápido de la oficina sin mirarla

- ¿Cómo entraste?- pregunto Yaten sin poder mirarla fijamente

- Me diste la llave de tu maldita oficina hace años.- le grito molesta.- al ser tu esposa dijiste que no tenias nada que ocultarme pero veo que estabas equivocado.- tiro la llave en el escritorio.- te la devuelvo para así no volver a….- fijo la vista en una fea estatuilla que estaba sobre el escritorio de Yaten.- ¿Qué es eso?

- Mmm en realidad no estoy seguro.- se alzo de hombros.- es el regalo que me dio Mei por dejarla trabajar aquí

- Vi cuando lo tiraste a la basura.- pronuncio lento pero impregnando de ira cada palabra.

- Bueno hubiera sido descortés no recibirlo.- le respondió intimidado.

- ¡Nunca te ha importado ser descortés con nadie!- gritó fuerte.- ni siquiera conmigo ¿dime de una vez que era lo que estaban haciendo?

- ella estaba revisando mi ojo.- dijo tratando de sonar convincente.

- Eres un cínico hijo de puta.- le dio un fuerte cachetada

- ¿Oye que te pasa?- preguntó más que molesto asustado.

- Se dirigía a tus labios ¿crees que no la vi?- ahora veras Yaten Kou, te enseñare a respetar a Mina Kou.-

El vio la mirada de su esposa y sintió terror, no la había visto jamás tan molesta. Solían discutir continuamente pero nunca había sido nada serio, ahora ella parecía ser el monstruo de una película terror que estaba sediento de sangre, de Su sangre. Un escalofrió le recorrió el cuerpo.

Se iba a lanzar sobre él cuando su celular sonó y quiso no contestar, pero al final decidió hacerlo a ver si con eso lograba calmarse un poco.

- Diga. - esputo molesta

- ¿Señora Kou?- dijo la voz desconocida al otro lado del teléfono.

- En este momento no tengo tiempo para hablar, debo arrancarle las bolas a mi esposo pero le devolveré la llamada.-

- Un momento Sailor Venus, estoy segura que te interesara lo que tengo para decir.- Mina palideció.

- ¿Quién habla?- dijo en un susurro de voz casi inaudible. Yaten se acerco para escuchar quien había aterrorizado a su mujer y de pronto agradecerle el haberlo salvado.

- Lo que quiero es simple, entrégame a sailor moon.- dijo riendo.

- Eres un idiota si piensas que lo hare.-

- Pensé que dirías eso y bueno en ese caso conozco a cierta chica rubia que debe estar a punto de salir de clases. Sería una lástima que nunca logre volver a casa ¿oh no lo cree usted?- lagrimas de miedo empezaron a correr por la cara de Mina.

- No se atreva a tocar a mi hija, no sabe de lo que soy capaz.- ese fue el impulso que Yaten necesito para arrebatarle el teléfono a Mina.

- ¿Quién eres desgraciado?- grito Yaten.- ¿ qué le estás diciendo a mi esposa?

- Oh sailor healer espero que tú seas más razonable.- al escuchar el nombre de su alter ego su cuerpo se tenso.- este es el trato. Ustedes me entregan a sailor moon y April Kou esta fuera de todo peligro, simple.-

El teléfono de su oficina empezó a sonar y Yaten con un gesto le indico a Mina que contestara mientras él seguía tratando de negociar con aquel desconocido que amenazaba la vida de su hija.

- Yo no puedo hacer eso.- dijo dudando, sabía que no podía traicionar a Seiya y Serena pero era su hija la que estaba en problemas y por más mal que sonara admitirlo, llego a considerarlo un momento.- no te entregaremos a nadie maldito bastardo porque primero te encontrare y te hare pagar por asustar a Mina y amenazar a mi hija.

- Bueno, suerte con eso.- dijo la voz indiferente.- quise razonar con ustedes pero veo que prefieren el camino más difícil, lo siento por su hija. – colgó

Giro desconcertado en busca de su esposa a quien encontró sentada en el sofá, ella estaba muy alterada, lloraba a mares, le costaba respirar y su cuerpo temblaba a causa del estrés. Yaten olvido la pelea de hace un momento, también desterró de su mente a Mei. En ese momento solo tenia ojos para el gran amor de su vida a quien nunca dejaría de amar y tampoco abandonaría pase lo que pase. Acuno a Mina contra su pecho acaricio con cariño su cabeza para tratar de calmarla.

- Iremos nosotros mismos por ella a la escuela.- le susurro con ternura.- y no la dejaremos ni un segundo sola.- Mina lloro mas fuerte.- no llores amor, todo estará bien. Ponte de pie y vamos rápido por nuestra princesa.

- Ya es tarde.- dijo entre sollozos.- el teléfono… era de la escuela… April tuvo un accidente…

- Mina estallo en un llanto aun más ruidoso y Yaten sintió como su corazón se detenía.

-/-

Taiki estaba de ronda por la sala de urgencias, no había sido un día excepcional y estaba bastante aburrido esperando que llegara un nuevo paciente. Seguramente Amy estaba en la sala de pediatría y pensó en la posibilidad de ir a verla unos cuantos minutos. Ella solía ir todas las tardes, no era un secreto para nadie cuanto le gustaban los bebes y el intenso deseo que tenían los dos de añadir otro miembro a la familia, pero por más que lo intentaban Amy no lograba volver a quedar embarazada. A Taiki se le ocurrió la brillante idea de ir y "trabajar" en ese nuevo bebe en la sala de pediatría, tal vez el estar rodeados de pequeños niños los inspire un poco.

Tras desechar la ridícula pero excitante idea salió a tomar un poco aire fresco y vio como llegaba una ambulancia. Le dio gracias al cielo algo de distracción para no ir a cometer una imprudencia en su propio hospital, se rio ante su propio pensamiento pero la sonrisa se borro de su rostro al ver quien era su nueva paciente.

April Kou yacía pálida e inconsciente en la camilla y el sintió un nudo en la garganta no más al ver el reporte, Intoxicación con monóxido de carbono. Este era un gas letal y tendría que apurarse si no quería perder a su preciosa sobrina, si esto ocurría no podría volver a mirar a Yaten ni a Mina a los ojos, como si fuera su propia hija se apropio del caso y entro corriendo con ella a la sala de urgencias.

Mina y Yaten llegaron varios minutos más tarde a la sala de espera, ella con los ojos hinchados y él apenas podía hablar. Amy estaba allí conversando con la madre de un paciente cuando alguien de repente la tomo bruscamente y la abrazo. sólo supo que era Mina cuando vio a Yaten acercarse a ellas para tratar de quitársela de encima.

- Amor, vas a asfixiar a Amy.- pero Mina no quería soltarse.

- Está bien Yaten.- dijo aflojando el abrazo de Mina ella misma.- tienes muy mal aspecto, te daré unos calmantes parece que estas a punto de sufrir una crisis nerviosa.

- ¡No quiero nada!- gritó.- quiero a mi niña entre mis brazos eso es lo único que quiero.- Amy miró a Yaten sin entender nada. pero en ese instante recordó cuando una enfermera le había dicho que su esposo estaba tratando el difícil caso de una chica de secundaria intoxicada con un gas venenoso "no puede ser cierto".

- April tuvo un accidente.- empezó a explicar Yaten, no sabemos que ocurrió la directora dijo que…

- ¡Oh señor Kou! - la escandalosa señora Collins empezó a correr en su dirección - un escándalo señor, estamos demasiado apenados. Terrible accidente, terrible para un chica tan linda e inteligente, pero…

- Deje la palabrería Collins y díganos que ocurrió.- grito Yaten exasperado, esta mujer lo hacía de verdad enfadar. Hubo un tiempo en que estuvo acosándolo y tomando injustas represalias contra su hija como excusa para verlo, pero él la puso en su lugar.

- El sabrá decirles mejor que yo.

Takeshi Sada apareció al lado de la directora con cara aturdida. Estaba callado mirando fijamente a los ojos de Yaten y este pudo percibir preocupación e incluso dolor en la cara del chico. También para sorpresa de Yaten había seguridad, muy pocos chicos tenían la fuerza de mirarlo fijamente pues todos conocían que Yaten no era muy amable con quienes pretendieran a April, pero este niño no parecía temerle "¿acaso tiene algo con April?"

Takeshi empezó a contarles lo que había sucedido.

Flashback.

Llevaba días pensado como hablarle, debía sacar fuerzas para decirle siquiera hola. La había observado desde cuarto grado mientras ella estaba en quinto, a pesar de que era un grado mayor tenían la misma edad. Recordaba como todos en primaria querían ser sus novios, el incluido pero era demasiado tímido para hablarle. Hoy después de dos años se había llenado de valor y se acercó a ella.

Estaba lista para irse a su casa, tenía su mochila al hombro y se estaba despidiendo de sus amigas. En ese momento su celular sonó y por lo que alcanzo a escuchar era Arianna. Recordó a su gran amiga y lo lindo que era compartir las tardes con ella, si iba a reunirse con su prima, tal vez podría ir a saludar a Arianna y así aprovechar para hablarle a April. Exacto fingiría un encuentro casual, era un plan perfecto.

April tomo un rumbo inesperado, se introdujo en los pasillos del colegio y el la siguió, se sintió como un loco acosador pero por fin había tomado la fuerza para dirigirse a ella y no se arriesgaría a perderla.

- ¿Ari?- grito April y el eco retumbo en los pasillos.- esto no es divertido ¿quieres que te ayude o no?

- Aquí estoy.- grito Arianna desde el laboratorio de química.- ven.

April resopló enfadada pero entro, a lo mejor iba a ayudarla para un informe de química, Se preparó para entrar y actuar como si el hecho de que el estuviese allí fuera una casualidad. Entonces sintió los gritos de April y sus golpes contra la puerta. Corrió para auxiliarla pero la cerradura estaba trabada.

- Trata de tranquilizarte April.- grito él.- intentare abrir la puerta.

- ¿Takeshi?- gritó desde el otro lado.- me estoy quedando sin aire, tienes que apurarte.

El miro aterrado como una gran cantidad de humo salía por la rendija de la puerta, y luego escucho el fuerte sonido de algo golpeándose contra el suelo.

- ¿April, que ocurrió?- grito y no obtuvo respuesta.- ¡April!

Con determinación tumbo la puerta con una patada y la encontró desmayada en el suelo, la tomo en sus brazos y hacia corrió a la enfermería.

Fin flashback

Mina miró con total admiración el salvador de su hija y por ende su salvador también. Se le lanzó para darle un fuerte abrazo y besaba con ahínco sus mejillas susurrando gracias cada que depositaba un nuevo beso. Yaten por su parte le dio unas afectuosas palmaditas en la espalda. Podían no gustarle los chicos cerca de su hija pero tenía que aceptar que este si se lo merecía, hablaría de las reglas luego cuando su princesa estuviese mejor, pero aun así el chico tenía agallas y eso le gustaba.

- ¡Collins, que carajos le pasa!- grito Seiya atravesando la sala.

- Seiya cálmate.- gritó Serena mientras cojeaba detrás de su furioso esposo y su hija caminaba al lado de ella ayudándola a sostenerse.- recuerda que estamos en un hospital.

- ¿Por que llegaron unos malditos trabajadores sociales a mi casa diciendo que se tenían que llevar a mi hija por que usted la acusó de intento de homicidio? - grito furioso como nunca lo habían visto, nadie se metía con su estrella, absolutamente nadie.

- Señor Kou de verdad que siento mucha vergüenza.- se sonrojó.- pero la evidencia es irrefutable, el señor Sada la escucho en el lugar donde alguien intento envenenar a la señorita April.

- No dijiste eso.- Arianna gritó con una mueca de decepción tan grande que hizo sentir a Takeshi como un gusano.- ¡dime que no lo dijiste!

- Ari, de verdad…- ella lo interrumpió.

- Eres un traidor.- gritó y se fue corriendo.

- Ahora veras niño.- Seiya iba a golpearlo, no había duda de eso pero Yaten, Mina y hasta la propia Serena se interpusieron.

- Seiya, el dice la verdad.- dijo Yaten tratando de calmarlo. Bueno técnicamente era cierto, Takeshi si había escuchado la voz de Arianna, sin saber que no era ella.

- Tu vuelves a acusar a mi niña de asesina y te rompo la cara infeliz.- estaba fuera de sí, no podía creer como todo el mundo, hasta su propio hermano se atrevía a señalar a su estrella de algo tan grave.

- Collins retire los cargos contra Arianna.- esputo Yaten serio.- Ahora.

- Pero señor Kou, la evide…- intento refutar pero la mirada de los hermanos y sus esposas la hizo callarse.- si, de inmediato.- salió del hospital sin decir otra palabra.

Taiki apareció en el pasillo viendo como su familia de locos estaba haciendo un alboroto en su hospital ¿Por qué no le sorprendía? cada vez que los hermanos Kou se reunían en los pasillos del "dulce Sophia" acaban inmersos en una loca pelea por los motivos más descabellados. Ni siquiera iba a preguntarse el motivo esta vez. No lo entendería de todas formas.

- No puedo darme la vuelta cinco minutos por que ustedes están acabando con mi hospital.- dijo Taiki serio.- ¡compórtense que hay gente enferma aquí!

- Taiki, Taiki por favor.- Mina lo abrazo fuerte y una vez mas empezó a llorar.- ¿Cómo esta? ¿ cómo esta mi hija por el amor de dios?- sus sollozos le impidieron seguir hablando.

- ¿Yaten, Mina podrían venir conmigo por favor?- Taiki se fue con ellos hacia la sala de cuidados intensivos.

- Creo que mejor iré con ellos.- dijo Amy tratando de huir del tenso ambiente que se había generado en el pasillo.

- Cálmate.- Serena beso el cuello de su esposo.- ya Collins se encargara.

- ¿a dónde fue ese niño mentiroso?- dijo irritado.

- /-

Takeshi no había soportado que Arianna lo mirara así, con algo más que odio, con algo más que decepción y con un dolor terrible tatuado en su rostro. Ella era su amiga y él jamás había dicho que ella fue quien encerró a April, sólo dijo que la escucho cerca pero nunca la vio ¿ por qué la bruja de Collins tenía que revolver todo siempre?

Ella estaba en un rincón llorando con su cara escondida entre las rodillas y se felicito a sí mismo por ser tan idiota, había lastimado a una persona importante para él y a pesar de que sabía que no había mentido estaba resuelto a reparar el daño.

-Arianna.- se acerco tímido.

- ¡vete!- gritó enojada

- sólo quiero hablar contigo.-

- ¿qué vas a decirme?- se puso de pie y lo encaro.- ¿qué crees que soy una asesina? ¿ que estás seguro que quise envenenar a mi prima?.- lo chuzo con su dedo en el pecho.- no me importa lo que creas, yo no lo hice.

- lo siento.- dijo con la mirada baja.- tal vez estaba tan asustado que confundí tu voz.- estaba seguro de no haberlo hecho pero no quería discutir más con ella.- no quiero pelear contigo.

Sus palabras la tomaron por sorpresa, habría esperado mil cosas pero no una disculpa y eso removió algo en ella, logrando hacer que su cólera disminuyera.

- Bueno puedo perdonarte.- sonrió.- pero sigo enfadada.

- Nada que un helado no arregle.- sonrió, ahora todo estaba bien.

- /-

Los minutos mientras seguía a Taiki hacia la sala de cuidados intensivos se hacían eternos, porque no les decía de una vez lo que sucedía, ¿acaso su hija estaba muy grave y el no encontraba la forma de decírselo? No, se prohibió pensar en eso y siguió caminando tras él. Al fondo vio como su pequeña princesa alzaba débilmente su mano para saludarlos y ella junto con su esposo se echó a correr para estar al lado de ella.

- April que gusto que te encuentres bien.- Mina le besaba y acariciaba el rostro mientras las lagrimas llenaban el suyo

- Mama, no hagas un drama por favor.- ambos sonrieron, a pesar de lo débil que estaba todavía tenía sentido del humor.

- Mi princesita no sabes lo feliz que me hace verte.- dijo Yaten dándole un beso en la frente.

- Creí morirme cuando me dijeron que te había sucedido algo.- dijo Mina.- no vuelvas a hacernos esto a tu padre y a mí.

Taiki miraba la escena conmovido, esto sin duda era la mejor parte de ser médico, salvar la vida de las personas y ver la felicidad en los rostros de sus familias. Jamás pensó en ser doctor, pero ahora no se imaginaba haciendo otra cosa. Su hermosa esposa lo abrazo y lo felicito por la increíble labor que había realizado, no cualquiera hubiera salvado a April en las condiciones en que llego, sólo un medico bastante bueno, tenaz y decidido. Amy le aseguro que lo recompensaría a la noche y él se alegro enormemente de tener otra oportunidad para intentar conseguir ese bebe que tanto anhelaban.

- /-

Serena vio a lo lejos como Takeshi Sada abrazaba a su hija. Se alegro de que se hubieran reconciliado, sabia lo mucho que le gustaba ese chico a su hija y lo triste que estaría ella si se quedaba disgustada con él. Aún así no entendía por qué él entonces decía tan seguro que la había escuchado cerca a April cuando ocurrió el accidente. Al verlo a los ojos el chico no parecía estar mintiendo, lo cual prendió las alarmas en la mente de Serena.

Se acerco a ellos con cautela, debía hablar con su hija a solas.

- Hola Takeshi.- saludo amable ignorando la cara de disgusto de su hija.- podrías dejarnos a solas unos minutos.

- Sí, claro que si.- respondio algo tímido.- disculpe.- y tras esto se fue.

Serena abrazo fuerte a su hija para tratar de darle un poco de confianza, después del mal rato que había tenido la necesitaría y lo peor era que no había acabado.

- Arianna mi cielo, sabes que puedes decirme lo que quieras.- dijo con una gran sonrisa.- no importa lo que sea solo dímelo.-

- No tengo nada para decirte Mamá. – ella entendió el tono de su madre y enseguida se molesto, quería que confesara lo de April, pero eso fue un crimen que ella no cometió.

- ¿Estás segura?- dijo mirándola a los ojos.

- Di lo que estas insinuando de una vez.- le reclamo molesta. Serena se sintió como una tonta, jamás habría escuchado las palabras de Luna, pero con los que había sucedido ese día no estaba ya tan segura de que su hija no fuera Dark moon

- No estoy insinuando nada.- dijo tratando de mantener la sonrisa.- sólo digo que los secretos son pesados y es bueno tener una amiga con quien compartirlos.

- Una amiga no creería que yo ataque a April.- se cruzó de brazos

- No tienes por qué ponerte a la defensiva.- se alzó de hombros.- yo no he dicho nada.

- si lo haces.-

- No es así cielo, sólo siento que algo me ocultas.- Arianna miro a Serena de una forma que esta no supo interpretar. Jamás vio ira en su mirada, no hacia ella por lo menos pero en ese momento se dio cuenta que algo entre madre e hija se había roto.

Seiya observaba la escena en silencio a unos cuantos metros, sintiendo miles de emociones en su interior. Fue hasta allí buscando a Takeshi, tenía que enseñarle a respetar a su hija pero se olvido de él completamente al escuchar a Serena.

No podía creer que quien le estaba hablando así a su hija fuera su propia madre, de todas las personas que dudaban de Arianna ella era la más imperdonable, pero lo iba a escuchar. Arianna estuvo de pie mirando a su mamá unos pocos segundos y después se fue sin decir una palabra, en el momento que Serena se disponía a perseguirla Seiya fue tras ella y la tomo del brazo para detenerla.

- ¿qué estás haciendo?- pregunto muy molesto

- solo quería escuchar su versión.- dijo sin mirarlo a los ojos.

- estas dudando de nuestra hija.- trato de no sonar disgustado, pero no podía disimular su ira.

- Seiya dime si tu no notaste el parecido entre ella…- la interrumpió

- y sailor Dark moon?.- enarcó las cejas," de todo lo ridículo que ha dicho, esto se lleva el premio".

- Así es.-

- de todas las personas que podían haberlo pensado ¿tenias que ser tú? ¡Eres su madre Serena!- gritó

- jamás me habías levantado la voz.- dijo con un nudo en la garganta.

- bombón.- apretó sus puños con impotencia.- lo siento, pero tú y yo la educamos juntos. Buscando que siempre fuera una niña dulce y buena, ella no puede ser Dark moon.- tomo su rostro entre sus manos y la miro fijamente a los ojos.- no Arianna, no nuestra preciosa estrella.

- creo que tienes razón.- se abrazo a él con fuerza.- no debí siquiera pensarlo.

Serena no quedo tranquila y cerró el tema más por no discutir con su esposo que por de verdad admitir que se estaba equivocando. Jamás había peleado con su esposo y mucho menos con su hija y esa tarde hizo ambas en menos de diez minutos, lo que la hizo pensar que la historia de ella y su familia se estaba partiendo en dos y que de ahora en adelante las relaciones entre ellos no iban a volver a ser igual.

Se limpio las lágrimas que corrían por su mejilla y beso a Seiya con toda la ansiedad que estaba acumulada en su cuerpo, pues no sabía si la vida les iba a seguir permitiendo estar juntos y felices como lo habían estado hasta ahora.

Él sintió el desasosiego en el beso de su esposa y lamentablemente tuvo el mismo pensamiento, de ahora en adelante las cosas no iban a seguir siendo lo mismo.
avatar
kimys
Sailor Outher
Sailor Outher

Fecha de inscripción : 11/11/2011
Femenino
Edad : 25

Re: El nacimiento de la Luna nueva [S/S] WAFF ( capitulo 18 ) actualización

Mensaje por kimys el Dom 21 Abr 2013, 11:55 am

interesante quiero mas!!!!!

besos
avatar
Bombon87
Sailor Outher
Sailor Outher

Fecha de inscripción : 11/08/2011
Femenino
Edad : 29

Re: El nacimiento de la Luna nueva [S/S] WAFF ( capitulo 18 ) actualización

Mensaje por Bombon87 el Dom 21 Abr 2013, 9:34 pm

wow! que gran capitulo feliz
avatar
anita0504
Sailor Moon
Sailor Moon

Fecha de inscripción : 22/01/2012
Femenino
Edad : 25

Dark Moon / Arianna

Mensaje por anita0504 el Mar 23 Abr 2013, 10:15 pm

hola bonitas y bonitos que me leen : [SerenStar] : Como estan?

muchas gracias por tomarse el tiempo de pasar por aqui y leer lo que escribo, tambn de dejar mensajitos, es verdaderamente gratificante.
quiero decirles que estoy abierta a toda sugerencia, critica y reclamo, como tambn a las felicitaciones obvio RISERENA ... si algo no entienden o no concuerda tambn, pueden haber muchas cosas que se me escapan y si son mas observadoras que yo se los agradeceria que me lo hicieran notar..

bno chicas, como pudieron notar en el capitulo anterior, Serena esta empezando a hacer conjeturas sobre la posible identidad de Dark moon y cree que es nada menos que la Linda Arianna
entonces ahora quiero mostrarles como es la apariencia fisica de Dark Moon..

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

y esta otra es de Arianna..
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Que opinan, creen que Serena si tiene razones para preocuparse o solo esta exagerando? XD


nos leemos el domingo!!!... pero tambn atentas esta semanita que les presentare a otra de las lindas hijas de las sailors.. muchas gracias a todas

PD: el juego con el que hago las imágenes es de una pag llamada doll divine y es la directa responsable del inicio de este fic jojojo un dia matando tiempo en esa pag me imagine como seria la hija de sere y seiya... y al verla me pareció tan linda que empece a inventar una historia al rededor de ella...


Contenido patrocinado

Re: El nacimiento de la Luna nueva [S/S] WAFF ( capitulo 18 ) actualización

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Dom 23 Jul 2017, 10:27 pm