StarMoon Foro


El nacimiento de la Luna nueva [S/S] WAFF ( capitulo 18 ) actualización

Comparte
avatar
anita0504
Sailor Moon
Sailor Moon

Fecha de inscripción : 22/01/2012
Femenino
Edad : 25

Ataque en el hospital

Mensaje por anita0504 el Dom 01 Sep 2013, 5:51 pm

Amy estaba en su consultorio y claramente con mejor humor, haber hablado con las chicas le había servido bastante. A lo mejor y si estaba preocupándose más de la cuenta, pero debía culpar a sus hormonas que la hacían muy sensible. Sus amigas tenían razón, tenia que estar feliz y dejar de pensar tan negativamente, con eso sólo lograría angustiarse e incluso hacerle sentir a su pequeño bebe que no era bienvenido y nada estaba más alejado de la verdad.
Escucho un escándalo que parecía provenir de los pasillos del piso inferior. En ese momento una enfermera irrumpió violentamente en su oficina, tenía una cara de espanto tan marcada que Amy soltó un pequeño gritito apenas la vio.
- Doctora está atacando el hospital una especie de demonio - gritó aterrorizada.
- Dile al personal que trate de evacuar a los enfermos por la salida de emergencia.- dijo tratando de mantener la calma.- ¿Dónde está mi esposo?
- Dicen que salió del hospital hace unos minutos
- Encuéntralo y dile lo que está sucediendo.- Amy se apresuro a buscar su teléfono para llamar a las sailors
- Doctora Kou.- grito la enfermera angustiada pues aun no le había dicho lo peor.- esa cosa no persigue los enfermos ¡va tras Sophia!
Sin escuchar una palabra más, sin transformarse en sailor Mercury, Amy salió de su oficina siendo dominada por su instinto de madre que le decía que su pequeña estaba en peligro. No podía pensar en otra cosa a pesar de que en su condición debió hacerlo, pero le fue imposible, pues solo pensaba en tener a Sophia sana y salva así eso le costase la vida.
En el tercer piso reinaba el caos, todos corrían de un lado para otro tratando de ponerse a salvo entorpeciendo el paso de Amy que trataba de librarse de los ríos de gente que la empujaban hacia la salida. Mientras luchaba por liberarse del tumulto escucho una fuerte explosión que hizo gritar a todos y aumentar el pánico, si es que eso era posible. Ella no vio otra opción y tuvo que valerse de toda su fuerza para empujar a todo el que se le atravesaba.
Un segundo estallido casi hace reventar su corazón.
Allí estaba desvalida y temblorosa frente a un monstruo que superaba tres veces su tamaño y qué decir de su fuerza. Este lanzaba una especie de bombas que destruían las paredes donde segundos antes había pasado su hija. No era un ataque normal, querían únicamente dañarla a ella, sin prestarle atención a ninguna otra de las personas que estaba en el hospital ¿pero por qué? ¿Acaso habían averiguado que era la hija de sailor Mercury y sailor Maker?
Sophia se vio sin salida, encerrada entre la pared que finalizaba el pasillo y ese monstruo. Amy vio como su niña se acurrucaba en el suelo abrazando sus rodillas en espera del golpe final que seguramente la derribaría, eso si Amy lo permitía. Sin dudar, sin pensar corrió hacia Sophia, interponiéndose entre ella y el monstruo y recibiendo ella todo el ataque. Este golpe la elevo unos cuantos metros y la estrello contra la pared haciéndola caer inconsciente. Sophia tuvo una oportunidad y corrió a auxiliarla.
- ¡Mamá! - grito Sophia con desesperación-.- ¡MAMÁ!.- Pero ella no reaccionaba y Sophia vio con terror como brotaba sangre de una herida que le habían hecho en el abdomen.- mamá no te mueras por favor.
Arrodillada junto a su madre, Sophia se abrazo fuerte de ella mientras veía como ese monstruo se acercaba una vez más. No podía transformarse en Dark Mercury pues no tenía su pluma, no la llevaba al hospital para evitar que sus padres o algún conocido la viera. De todas formas nunca pensó que atacaran allí, Arianna había jurado jamás atacar lugares cercanos a los trabajos de sus padres y demás familiares ¿por qué entonces envió un monstruo a perseguirla? Eso solo significaba que su prima la había traicionado.
- Por el poder del cristal de la luna plateada.- una voz conocida grito a lo lejos.
Lo que realmente sorprendió a todos es que nada sucedió, Sailor moon se quedo con su cetro en el aire esperando que su ataque funcionara. Después ella se quedo mirando su cetro confundida. Sailor Fighter se hizo a su lado para protegerla pues el monstruo había girado en su dirección.
- estrella de sailor Maker.- el ataque de Maker logro desestabilizar a la criatura y hacerla caer, pero aún no lo derrotaban por completo.
Sailor Maker tomo a Amy en sus brazos aprovechando la distracción, Sophia quiso protestar y gritarle que le quitara las manos de encima pero estaba tan asustada que no pudo ni siquiera hablar.
- Ven conmigo.- le gritó Maker.-
- Sailor moon ve tu también por favor.- sugirió Fighter al ver que Maker pondría a Amy y Sophia en un lugar seguro. Serena asintió, sin su cetro sólo sería un estorbo de todas formas.
En una habitación alejada, Maker descargo a Amy en la camilla besando con tristeza su frente.
- Mi mamá no está muerta ¿cierto?- le pregunto Sophia a Maker.- dime que no lo está.
- No.- sus ojos se llenaron de lagrimas.- todo estará bien princesa.
- Tiene que atenderla un medico.- grito Sophia desesperada.- acompáñame a buscar a mi papá, se que él puede hacer algo.
- Tu no saldrás de aquí.- ordenó Maker.- yo iré a buscar a tu padre. Sailor moon, saca las gazas que hay en ese armario y trata de detener la hemorragia mientras yo regreso
- Está bien Maker.- respondió nerviosa.- vete ya, yo las cuidare te lo prometo.
Maker le dio una fugaz mirada a su esposa y tras pedirle a su hija una vez más que no abandonara la habitación corrió a ayudar a sus hermanas. Entre más rápido destruyeran ese monstruo, mas rápido podrían brindarle atención médica a Amy.
Sophia vio como sailor moon luchaba por curar la herida de su mamá y detener el flujo de sangre. Era extraño ver que tu mayor rival estaba salvando la vida del ser más preciado para ti; y con tanta entrega o devoción como si Amy fuera uno de sus seres queridos. Una mujer así no podía ser tan mala como le habían contado, de hecho parecía tener más bondad en su interior que cualquier otra persona que Sophia conociera. Entendió que ellas habían luchado contra la persona equivocada todo este tiempo. La verdaderamente mala era Darkness y no Sailor Moon.
-/-
Arianna estaba en su casa tratando de hacer sus deberes. Luna dormía cómodamente en el sofá mientras ella la miraba con envidia "como quisiera ser un gato, no van a la escuela, ni hacen tareas y duermen todo el día". Su madre no había llegado, lo que se le hizo raro, desde que había renunciado sólo salía para encontrarse con sus amigas en el restaurante y luego regresaba a casa para molestar a Arianna con eso de pasar tiempo juntas. No es que Arianna estuviese extrañando la presencia de su madre, incluso se sentía un poco aliviada, pero se había acostumbrado tanto a que estuviera en la casa que se sentía sola. Además algo le había sucedido por que su ausencia no era normal.
El teléfono sonó.
- Hola ¿mamá?- pregunto Arianna esperanzada que fuese Serena
- Ari hola.- dijo Candace al otro lado, estaba bastante nerviosa.
- Me vuelves a dirigir la palabra.- le contestó con ironía.- que amable eres Candace.
- Arianna te llamo porque es algo serio.- hizo una pequeña pausa.- acabo de ver algo malo.
- ¿De qué hablas?- se empezó a inquietar por el tono de su amiga.
- un monstruo esta atacando el hospital de Taiki.-
- eso no es posible Nostradamus - le dijo divertida por el nuevo apodo que encontró.- sólo yo puedo invocar las semillas fantasmales y no he pasado por el hospital en todo el día
- no miento.- gritó Candace disgustada.- hay un monstruo allí, tienes que hacer algo.
- bueno te prometo que iré a revisar ¿de acuerdo?-
- está bien. -
Arianna colgó el teléfono y tomo su abrigo para ir al "dulce Sophia". No creía que hubiese un monstruo en ese lugar porque era prácticamente imposible. La única que los convocaba era ella y no se le hubiese pasado por la mente atacar un lugar donde seguramente podría estar su padre, madre o alguno de sus tíos, era ilógico. Pero no más por salir de la duda decidió ir al hospital, no perdía nada verificando que todo estuviese en orden, además cualquier cosa era mejor que hacer la tarea.
- /-
Las sailor star lights luchaban contra el enorme monstruo que estaba en el hospital, pero sus ataques a pesar de lastimarlo no lograban deshacerse de él. Agotadas trataban de mantenerse en pie buscando fuerza en su interior para seguir atacando pero se estaban quedando sin energía.
- Infierno estelar de healer.- tras su ataque sintió como sus rodillas se volvían gelatina y la hacían desplomarse en el suelo, levanto la mirada para descubrir amargamente que no le había hecho nada a esa cosa.
El monstruo giró disgustado hacia quien había lanzado el último ataque dispuesto a acabar con la estúpida sailor que se había atrevido a hacerle daño. Fighter y Maker no podían ni siquiera moverse para ir a auxiliar a su hermana y veían con impotencia como este estaba dispuesto a destruirla.
- Ataque de hojas de roble de Júpiter.-
- Saeta llameante de Marte.-
- Beso de amor y belleza de venus.- las sailor scouts llegaron. Los golpes derribaron a la criatura alejándola de healer y sailor Venus corrió inmediatamente hacia ella.
- ¿Estás bien?- pregunto preocupada y Healer solo pudo sonreír.
- Ahora que te veo, mejor que nunca.- Venus rodó los ojos forzándose a sí misma a no sonreír, nada la hacía más feliz que healer estuviese bien.
- al parecer sólo lo debilitamos si atacamos todos a la vez.- analizó Maker.- debemos atacarlo juntas.
- ¿Crees que funcione Maker?- grito sailor mars mientras veía que el monstruo se levantaba de nuevo.
- Pues hay que intentarlo.- grito sailor Fighter tomando fuerzas para atacar una vez más.- ¡Laser de estrella fugaz!-
En ese momento todas las sailors lanzaron su ataque especial, imprimiéndole toda la fuerza que había en sus cuerpos. Sin entender muy bien él porque, pensaron en Amy y Sophia, también en todos los enfermos del hospital que necesitaban atención urgente y no podía recibirla gracias al monstruo. En todos aquellos que ahora dependían de ellas, de su fuerza como scouts. Esto lleno de energía sus cuerpos y sus corazones e hizo que sus ataques fueran aún más potentes.
El monstruo cayó sobre sus rodillas incapaz de levantarse de nuevo y cuando las sailor estaban listas para acabar con el escucharon una voz tras de sí.
- Por el poder del cristal de la luna plateada.- grito con fuerza Sailor moon reduciendo el monstruo a cenizas. Todas sus sailors notaron que su ataque había dado un brillo mayor que el que solía dar.
- Sailor moon.- se acerco corriendo Maker.- Amy y Sophi ¿donde están?
- Unos médicos llevaron a Amy a los quirófanos de emergencia del segundo piso, Sophia está con ellos, no te preocupes.
Sin decir más todos volvieron a sus identidades civiles y corrieron al segundo piso para verificar el estado de salud de su amiga. Al llegar Sophia estaba sentada sola en la sala de espera, llorando desconsoladamente y al ver entrar a su padre se arrojo a sus brazos llorando. Taiki trató de calmarla pero era inútil porque él también estaba muy angustiado, todos lo estaban.
- Ryota dijo que estaba muy mal papá- dijo Sophia entre sollozos.- que algo había perforado su vientre.
- Tu madre es una mujer muy fuerte.- Taiki le respondió tratando de ignorar el nudo de su garganta.- ella va a salir de esto ya verás.
En ese momento el recién nombrado doctor salió del quirófano buscando con la mirada a Taiki. Este se acerco casi corriendo para recibir las noticias de su esposa.
- Ella está estable Kou.- empezó a explicarle algo decaído.- muy herida, pero estable.
- Gracias Royta.- Taiki lo abrazo y todos los demás entendieron que Amy estaba viva por lo que se abrazaron y aplaudieron de alegría, pero el médico no mostro signos de alegría, lo que los hizo a todos callarse de nuevo.
- No todo son buenas noticias.- agacho la mirada.- no pudimos salvar a su bebe y su vientre quedo tan afectado que ya no podrá volver a quedar embarazada.
Taiki sintió como su corazón se rompía en pedazos, podría jurar que escucho el "track" que hizo su órgano vital al partirse. Anhelaban otro hijo con fervor, durante varios años esa fue su meta y ahora su hijo había muerto, sin conocerlo, sin saber nada de él. Ya no le diría papá, ni le pediría que le leyera un cuento por las noches, no pudo si quiera sentirlo moverse en el vientre de su esposa y eso le pareció terriblemente injusto y cruel. Por si fuera poco no solo le habían arrebatado a su bebe sino la posibilidad de tener más.
- Taiki.- Serena se acerco angustiada al ver su rostro deformado por la tristeza.- ¿Qué ocurrió?
- Perdimos a nuestro bebe.- un sollozo silencioso lo obligo a callar. Sophia al escucharlo lo abrazo fuerte y padre hija se dieron apoyo mutuamente para reponerse de ese duro golpe.
En ese momento llego Arianna. Estaba despreocupada y sonriente, completamente ajena a lo que estaba sucediendo. Pero al ver el reguero de escombros en el suelo y la cara de tragedia que tenía toda su familia supo que Candace no le había mentido, un monstruo ataco el hospital y lo peor, un ser querido había salido herido de este fatídico suceso ¿pero como si ella nunca estuvo allí? Una vez más alguien quería inculparla, como cuando el accidente de April. Solo podía ser Darkness ¿pero por qué haría eso? se supone que eran aliadas, amigas incluso ¿por qué entonces la traicionaba?
Sophia vio a Arianna parada en la puerta sin atreverse a entrar, soltó a su padre y corrió hacia ella para darle una fuerte bofetada por tener el descaro de mostrar su cara después de todo el daño que había hecho. Contrario a lo que todo el mundo esperaba Arianna no devolvió el golpe.
- Esto es tu culpa.- grito Sophia.- tú lo enviaste ¿no es así?
- Yo no hice nada.- rogo desesperada.- te lo juro
- Mentirosa.- le dio otra bofetada.- me traicionaste, nos traicionaste a todos.
- No le pegues a tu prima Sophia .- Taiki corrió y sujeto a Sophia de la cintura.- ella no tiene la culpa de este incidente.
- Que no te engañe papá.- miro a Serena y Seiya que habían corrido al lado de su hija.- que no los engañe a ustedes, dentro de ella hay más maldad de la que puedan imaginar.- puso sus ojos en Arianna quien mantenía su mirada en el suelo y lucho contra su padre para que la dejara darle su merecido. – no seas cobarde Arianna, dile a tu padre quien eres en realidad a ver si por fin abre los ojos y se da cuenta del demonio que guarda dentro su preciada estrella.
- Basta ya Sophia.- ordeno Taiki enojado y sin decir más arrastro a Sophia a un consultorio para darle unos calmantes pues ella sin duda había sucumbido ante un ataque de histeria.
Arianna si decir más salió corriendo del hospital, Serena y Seiya fueron tras ella. Sophia tenía razón eso de una u otra forma era su culpa, si ella no hubiese aceptado unirse con Darkness esto nunca hubiese sucedido. Pero no había sido ella y es lo que más le dolía. Darkness actuó a sus espaldas, se había burlado de ella, de su deseo de ser alguien importante, de sus sueños de ser princesa, se aprovecho de todo esto y la engaño vilmente.
Serena y Seiya lograron alcanzarla en el parque central, ella se habían sentado al lado de un árbol, escondida tras unos arbustos.
- Mi preciosa estrella.- Seiya se acerco con cautela, hablándole con cariño para que no volviera a salir corriendo.
- Mamá.- Arianna miro a Serena quien estaba al lado de su padre.- sé que no me crees pero te lo juro que no fui yo. - comenzó a llorar.- necesito que me creas por favor
- Te creo.- Serena se sentó al lado de tu hija y le dio un fuerte abrazo.- te creo todo mi amor
- Pero Sophia tiene razón en algo papá.- Arianna miro a su padre muy seriamente.- no soy lo que tú crees. – Seiya sintió como si su corazon se detuviera.
- Hay una parte de mi que aún no conocen, una parte que ha hecho muchas cosas malas.- tomo aire y continuo.- al principio pensé que hacia lo correcto pero después todo se salió de mis manos.
- ¿Por qué no dijiste nada?- pregunto Seiya preocupado.- ¿por qué no confiaste en nosotros? Somos tus padres, podíamos ayudarte.
- Pensé que lo controlaría.- se seco las lagrimas.- que después de todo estaba dentro de mí el poder para controlarlo. Pero me equivoque, no tengo poder de nada.
La decepción que Arianna sentía sobre si misma era abrumarte, no era la princesa que siempre sintió en su interior, la chica destinada a algo verdaderamente grande. No era más que adolescente ilusa que pensaba que sus sueños se harían realidad, una tonta que se había dejado engañar por creer que dentro de sí podría haber algo especial.
- le falle a los dos - sollozó Arianna.- necesito que me perdonen.
- Nada de esto es tu culpa cielo.- dijo Serena quien también había caído presa del llanto.- tú eres una víctima más, si alguien tiene culpa aquí soy yo, por no cuidar mejor de ti.
- Yo decidí.- Arianna negó con la cabeza las palabras de su madre.- yo quise hacerlo y ahora tengo que enfrentarme a esto.
- No te enfrentaras nada.- intervino Seiya.- tú cuentas conmigo y yo no voy a permitir que te hagan daño.
- Gracias.- Arianna sonrió.- los amo mucho.
- Y nosotros te amamos a ti.- Seiya respondió y junto con Serena la abrazaron fuerte.
Los tres se pusieron de pie y caminaron juntos a casa. No quisieron regresar al hospital por qué no era la mejor decisión en ese momento, seguramente a Sophia no le haría mucha gracia ver de nuevo a Arianna. Ya luego trataría de arreglar ese problema con ella y todas sus amigas. Ya había visto la magnitud de su error y los daños que le había hecho a ella y a sus seres queridos, lo único que esperaba es que no fuese demasiado tarde para corregirlo todo.
-/-
Taiki no había dormido en toda la noche, vigilando el sueño de su esposa Le había pedido a Rei que se llevara Sophia al templo, en el estado que se encontraba su hija no era para nada conveniente que se quedara en el hospital. Amy empezó a despertarse, se sentía un poco atontada por la anestesia y no sabía muy bien donde se encontraba pero al ver a su esposo no mas al abrir sus ojos la hizo sentirse más tranquila
- Trata de no moverte mucho - le dijo Taiki con dulzura.- ¿cómo te sientes?
- ¿Dónde está Sophia? ¿y qué paso con el monstruo?- Amy empezó a recordarlo todo y pregunto angustiada, por lo que Taiki le puso con cariño un dedo en su boca.
- Todo está bien.- sonrió.- nuestra hija está sana y salva.
- Qué bueno.- lo miro con una sonrisa.- tendremos un bebe , seguramente ya lo sabías, mi mal humor siempre me delata.- Taiki agacho su mirada y en ese momento Amy fue consciente una vez más de su cuerpo reconociendo el dolor palpitante que sentía bajo su ombligo.-
- Amy la verdad es que…- los ojos de Taiki se llenaron de lágrimas.
- Lo perdí ¿eso es lo que vas a decirme?- él asintió y ella quiso morir de dolor.- ¡es mi culpa! desee que no naciera en estas condiciones y mira lo que sucedió.
- No, no.- Taiki la abrazó.- no digas eso.
Amy empezó a llorar y Taiki la abrazo más fuerte, para mostrarle que no estaba sola en eso, que el compartía su dolor. A pesar de que también estuviese muriendo de pena por la terrible noticia haría todo para ayudarla a superarlo, porque la amaba y porque sabía que ahora ella necesitaba de él y este era un momento donde debían estar juntos y más fuertes que nunca.
Pero aun así, la luz en el corazón de ambos disminuyo considerablemente. Moira tenía razón, no hay nada que te llene de tanta energía oscura como la muerte de un hijo




hola lindas, este capitulo tuve que partirlo en dos por que era demasiado largo, la primera parte esta al final de la pag 6 ... espero les guste
avatar
Ev_♥
Administradora
Administradora

Fecha de inscripción : 06/05/2013
Femenino
Edad : 30

Re: El nacimiento de la Luna nueva [S/S] WAFF ( capitulo 18 ) actualización

Mensaje por Ev_♥ el Miér 04 Sep 2013, 11:56 pm

mierda!! mugre apagón que no me dejó enviar el post que había mandado, y me había quedado tan bonito    en fin... :[stress]: 


*********************


Amix que INCREÍBLE CAPIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIIII


pero cómo que murió el bebe de Amy, SEROMG que cruel y encima no podrá tener otro, lloro, que mal  hay que matar a la escritora, siiiiii [toma] [toma] [toma] [toma] hay que asesinarla por mala Rini ohh espera... la escritora eres tú ¿no? jejejeje Jujuju 


pero ya te perdono :[pinocho]: pero con la condición que ACTUALIZAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!!!!!!!!!!!!!! 

feliz feliz feliz 


.
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Gracias Tana por mi firma    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] 
avatar
Kim de Kou
Sailor StarLights
Sailor StarLights

Fecha de inscripción : 17/11/2011
Femenino
Edad : 29

Re: El nacimiento de la Luna nueva [S/S] WAFF ( capitulo 18 ) actualización

Mensaje por Kim de Kou el Vie 13 Sep 2013, 12:00 am

actualiza, esta muy interesante tu fic, ya quiero ver qué sucedera
avatar
Bombon87
Sailor Outher
Sailor Outher

Fecha de inscripción : 11/08/2011
Femenino
Edad : 29

Re: El nacimiento de la Luna nueva [S/S] WAFF ( capitulo 18 ) actualización

Mensaje por Bombon87 el Dom 22 Sep 2013, 10:28 pm

Espero actualices pronto, quiero saber qué pasará en este fic. Te felicito
avatar
Aysha Bakhovik B.
Administradora
Administradora

Fecha de inscripción : 16/10/2011
Femenino

Re: El nacimiento de la Luna nueva [S/S] WAFF ( capitulo 18 ) actualización

Mensaje por Aysha Bakhovik B. el Mar 08 Oct 2013, 9:22 am

Hola linda!!

Ya, por fin pude ponerme al día con el capítulo. 

Uff lo de Amy me dejó en shock, me dio mucha pena y que mal que ya no pueda tener mas hijos, cuando leí sobre su embarazo, pensé en un varón jajajaja, pero bueno.

Por un momento sentí pena por Arianna, pero creo que se merece lo que le pasa xD  (ok no), pero como se estuvo comportando tan arrogante, ya me caía mal.  Ahora que sus padres lo saben, ojalá que ellos igual puedan decirle la verdad. 

Y ese acercamiento de Mina y Yaten Awww  más más más más por favor.

Espero tu próxima actualización, bye bye.


.
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


La realidad es mejor que la fantasía, Gabriel.
─No, si convertimos la fantasía en nuestra realidad.
avatar
anita0504
Sailor Moon
Sailor Moon

Fecha de inscripción : 22/01/2012
Femenino
Edad : 25

El nacimiento de la Luna nueva [S/S] WAFF (capitulo 15)

Mensaje por anita0504 el Jue 21 Nov 2013, 12:37 pm

La semilla de la duda…
.
Todo era oscuridad y frio que lograba estremecerte hasta los huesos. Candace caminaba a tientas tratando de encontrar la salida de ese horrible lugar aunque no podía recordar como había llegado hasta allí. Ese sitio no se parecía a ninguno que hubiese visitado con anterioridad y algo en su interior le decía que se encontraba muy lejos de casa, podría asegurar que incluso estaba lejos del planeta tierra.
Camino lo que a su parecer fueron horas hasta que por fin pudo vislumbrar algo diferente a la espesa niebla. Una luz se veía a lo lejos y se tornaba más intensa a medida que Candace se acercaba. Esa luz parecía salir de dos figuras que luchaban entre sí. Una era Dark moon y la otra una sailor que no había visto antes, tenía un traje de marinero con un vistoso moño rojo en su pecho y la falda era de color azul.
Entonces Dark Moon se transformo en la reina Darkness dejando a la pequeña sailor en desventaja. De la nada sailor moon apareció para ayudar a la nueva chica pero se incorporó a la batalla demasiado tarde, la reina había enterrado su cetro en la entrañas de la nueva sailor y después desapareció.
Sailor moon gritó desesperada pidiendo ayuda y tomo a la pequeña sailor en sus brazos. No había nadie que escuchara sus lamentos excepto Candace quien quiso correr a ayudar pero una fuerza invisible le impedía avanzar. En ese momento ambas sailors perdieron su transformación y ahora era Serena la que sostenía en sus brazos a una agonizante Arianna que se le escapaba la vida en cada segundo que transcurría. Serena suplico por ayuda una vez más pero ahora ya era tarde, su hija había muerto entre sus brazos. En ese momento empezó a nevar.
Candace despertó sobresaltada y con sus ojos llenos de lagrimas. Retomo el ritmo de su respiración mientras tomaba conciencia que esa terrible imagen solo había sido un sueño. Lo preocupante es que recordaba haberlo tenido antes, hace varios meses.

Luz y oscuridad son miembros de una misma familia
Con los ojos vendados traicionaras a tu sangre.
Enemigos se disfrazan de amigos y hacen ver a los amigos como enemigos, error que te llevara a la ruina.
La fría muerte cobrara tu afrenta, antes de que el hielo se pose sobre la tierra el cortante hierro desgarrara tu carne y te hundirá en la negrura.


"oh no" Candace por fin entendió porque cuando su madre le pidió que buscara en el futuro de Serena no pudo encontrar la supuesta predicción de la que tanto le hablaba. Paso varios días tratando de verla de nuevo pero no pudo. La razón es porque se había interpretado de forma equivocada. Nunca trato de Serena, no directamente.
Al parecer Serena era sailor moon y Arianna Dark moon "luz y oscuridad son miembros de una misma familia" Si esto era cierto Arianna al luchar con sailor moon estaba luchando contra su madre, pero ella no sabía quién era ella en realidad "Con los ojos vendados traicionaras a tu sangre"
Darkness la había engañado haciéndola creer que sailor moon era su enemiga y que ella por el contrario estaba dispuesta a ayudarla para recuperar su poder de princesa y así resucitar el olvidado milenio de plata."Enemigos se disfrazan de amigos y hacen ver a los amigos como enemigos, error que te llevara a la ruina"
El haber confiado en la persona equivocada seria el error que le cobraría la vida a Arianna. La reina tenía otros planes y cuando por fin le entregara a sailor moon en vez de entregarle la corona como habían pactado, la reina se encargaría de asesinarla.
"La fría muerte cobrara tu afrenta, antes de que el hielo se pose sobre la tierra el cortante hierro desgarrara tu carne y te hundirá en la negrura."


- Nooo!- grito fuerte haciendo que su voz retumbara en casi todos los rincones del templo.- ¡no puede ser, no!
- Cálmate pequeña- Nicholas al escuchar el grito de su hija se despertó sobresaltado y corrió a su habitación a ver que le sucedía.-yo estoy aquí, tuviste una pesadilla.
- Tengo que hablar con Arianna Kou papá.- se puso de pie.- debo advertirle.
- Son las 4 de la mañana florecita .- Rei se paro en la puerto impidiéndole la salida a su hija.- trata de calmarte y vuelve a dormir. Lo que tengas que decirle puede esperar hasta mañana
- No, no puede, no lo entiendes ella va a…-

Dolor. Intenso y agudo dolor se apropio de su cuerpo, callando por completo su boca, aprisionando las palabras en su garganta. Como si una llamarada ardiente se hubiese posado sobre su vientre y estuviera calcinándole la piel, convirtiéndola en cenizas en ese preciso instante. Se pregunto si sus padres podían ver lo que le ocurría, si ellos percibían el fuego que quemaba sus entrañas pero al ver la cara de confusión de estos entendió que no.

- Ella va a qué.- Rei le pregunto preocupada.- ¿que viste cielo? ¿algo malo le sucederá a ella o su familia?
- Arianna va a…-

Una vez más, con mayor intensidad. Ahora no sólo sentía la tortura del dolor físico sino que su mente empezó a torturarla por su propia cuenta. " No digas una sola palabra" Una voz siniestra le hablaba dentro de su cabeza, desafiando su cordura y haciéndola sentir completamente frágil , vulnerable y muy aterrorizada.

- Nada.- trato de mantener la calma.- papá tiene razón solo fue un mal sueño.
- ¿Segura?- Rei como siempre tan intuitiva, no le convencían las palabras de su hija.- estas temblando ¿te sientes bien?
- Solo es cansancio.- simulo un fuerte bostezo.- necesito dormir.
- Trata de descansar pequeña.- Nicholas beso la frente de Candace. – si llegas a necesitar algo más sabes que estamos solo a unos pasos. – Nicholas salió de la habitación confiado de que su hija ahora estaba bien, Rei sin embargo se quedo mirándola fijamente. Había algo en su mirada que no le gustaba.
- Si algo te sucede puedes decirme, sea lo que sea ¿sí?- Rei la abrazo fuerte.- yo te apoyare en todo mi amor.
- No seré yo la que necesite ayuda.-en ese momento otro fuerte pinchazo torturo su cuerpo a causa de su indiscreción.
- ¿entonces quien?- Rei empezó a alterarse. – hija por favor no guardes más secretos -
- Te ruego que no me preguntes más.- Candace la interrumpió.- necesito dormir.
- Entiendo.- Rei no sabía muy bien el por qué, pero algo en el tono de suplica de su hija le hizo entender que no era que ella no quisiera explicarle lo que sucedía, sino que simplemente no podía hacerlo.- duerme bien, estaré cerca por si llegas a necesitarme.
- Gracias.

Candace le dio un beso en la mejilla y se acostó en su cama para disponerse a dormir. Rei aguardo unos minutos, vigilando el sueño de su hija, sabía que no estaba dormida y que muy posiblemente no lograría conciliar el sueño otra vez. Pero si algo había aprendido en todos esos años era a entender el don de Candace. Ella revelaría la verdad en el momento que considerara adecuado. Sin decir más salió de la alcoba.
Candace al ver que su madre se fue, se levanto rápidamente para revisar frente al espejo lo que le estaba sucediendo a su abdomen. Ahogo un quejido de sorpresa al ver la evidencia que el dolor no era algo de su mente, como se lo imagino quedo un rastro físico, tatuada sobre su irritada piel que parecía estar en carne viva, era el símbolo de Marte junto a una tétrica calavera.
.
-/-
.
.
Nunca se había visto un ataque de ira igual al que tenía Darkness en ese momento. La extraña dimensión en la que se encontraba ella con sus ayudantes temblaba ante cada grito que esta profería. No se había visto en una situación igual en sus miles de años de vida, por primera vez sus planes iban directo al fracaso y lo sorprendente es que era gracias a una de sus más leales y eficientes sirvientes.

- En que estabas pensando.- golpeo a Moira.- por tu culpa ahora esa mocosa esta en nuestra contra.
- Mi señora.- cubrió su rostro con las manos para no recibir más golpes.- la hija de sailor Mercury descubrió mi plan para atormentar a las guerreras y tenía que asegurarme que la chiquilla no fuese a abrir la boca.
- Quien no abrirá la boca nunca mas serás tu.- levanto su cetro dispuesta a lanzar un ataque mortal. Moira cerró con fuerza los ojos.
- Mi señora.- grito otro ayudante.- la luz de la vía láctea ha reducido considerablemente.
- ¿Cómo dices? - se giro sorprendida y vio la enorme mancha oscura que cubría al planeta mercurio.
- Al parecer sailor mercury y sailor Maker están sufriendo una gran depresión. – dijo Moira.- la tristeza es una gran fuente de energía oscura mi reina.
- Tu éxito accidental te acaba de salvar la vida.- gruño Darkness.- pero no creas que olvide el asunto de Arianna. Ahora ella se refugiara en las faldas de su querida mamita y será imposible para nosotros…

Guardo silencio de repente, una idea había llegado a su mente. Al parecer no todo estaba perdido después de todo, por lo menos lo referente a Arianna. Darkness había tenido la idea más perfecta desde que su plan por apoderarse del milenio de plata había dado inicio. La mocosa aún no sabía que su madre era sailor moon a quien todavía seguía considerando su mayor enemiga. Obligaría a que Arianna descubriera la verdad de su madre y con esto la pondría en su contra situación que Darkness aprovecharía para tenderle una trampa a ambas. "brillante, brillante"


- Realmente brillante Moira.- la reina pensó en voz alta
- Disculpe señora pero ¿Qué le parece tan brillante?
- ¿La energía oscura es lo suficientemente fuerte para que yo pueda viajar al planeta tierra?
- Si señora ¿pero a donde planea ir?
- No te preocupes Moira.- sonrió.- sólo quiero visitar a un par de viejas amigas.
.
.
-/-
.
.
A los pocos días del ataque, cuando las cosas se habían calmado un poco, el doctor le dio la noticia a Amy de que no podría quedar embarazada nuevamente. Ella la escucho con silenciosas lágrimas en sus ojos mientras Taiki le apretaba los hombros dándole aliento. Lo sospechaba, ella no era tonta y sabía muy bien de la gravedad de sus heridas, pero esperaba equivocarse. Ahora que recibía la confirmación de parte de su médico y amigo no le quedo más que resignarse y luchar por sobreponerse a ese golpe.
Ella pasaba todas las tardes encerrada en su habitación del hospital, a veces cuando despertaba de buen humor recibía la compañía de Serena y las chicas quienes la ayudaban a olvidar por momentos toda esa tragedia. Otras veces el dolor era tan fuerte que pedía que no dejasen entrar a nadie y solo se quedaba allí, acariciando su adolorido vientre y llorando la muerte de ese pequeño que nunca llego a conocer.
Arianna se había pasado todas las tardes por el hospital sin atreverse a entrar. Se quedaba frente a la entrada principal buscando fuerza para darle la cara a su prima Sophia y a sus tíos pero la cobardía le ganaba y daba media vuelta para regresar caminando a casa, con la mirada baja y todo el peso de la culpa sobre sus hombros.
Pero esa tarde se había dicho a si misma que tenía que ser diferente, que no debía postergar más su conversación con Sophia y debía arreglar las cosas entre ellas porque era su mejor amiga y la extrañaba enormemente, además ella tenía que saber que no había sido Arianna quien ordeno el ataque y que primero hubiese preferido morir antes de poner a su familia en peligro.
La encontró en el segundo piso del hospital, cerca a la habitación de Amy, seguramente acababa de visitarla y ahora se dirigía a su casa.

- Sophi.- pregunto con su mirada baja.- puedo hablar contigo por favor.-

La aludida abrió los ojos sorprendida al ver a su prima en esa actitud, Arianna era orgullosa e irreverente y pocas veces agachaba la cabeza, lo cual debía significar que se estaba sintiendo aún más mal de lo que Sophia pensó. Esto hizo que ella bajara la guardia y le diera la oportunidad de hablar.

- Te escucho.-
- Te juro que yo no…- las palabras se atoraron en su garganta y Sophia quiso echarle una mano.
- Tu no enviaste el monstruo.- suspiró.- lo sé
- ¿ De verdad me crees?- la abrazo fuerte.- yo no tuve la culpa de lo que sucedió
- En parte la tienes Arianna .- se cruzo de brazos .- todo esto está sucediendo en primer lugar por haber iniciado con esta cosa de Dark moon
- Yo en realidad no pensé que todo esto fuese a pesar.-
- Darkness tarde o temprano iba a traicionarte y tú lo sabías pero te empeñaste tanto en la idea de conseguir el trono del milenio de plata que no viste lo demás. Ni siquiera sabes si ese reino es real
- Si lo es, yo lo sé.- instintivamente se puso las manos sobre su corazón.- tú no entiendes lo que siento. Lo mucho que me urge entender que me sucede. Necesito rescatar el milenio de plata porque con el por fin descubriré quien soy en realidad.
- Te equivocas Ari, yo si entiendo. Se perfectamente que esa incertidumbre te desestabiliza desde hace muchos años.- suspiró.- pero la reina no es el camino para encontrar las respuestas. Al contrario puedo asegurar que te ha mentido todo este tiempo
- ¿Por qué lo dices?- Arianna le pregunto confundida ¿que llevaba a su prima a hacer tal afirmación?
- Porque he visto muchas cosas, en realidad todas podemos verlas, la única ciega eres tú.-
- ¿Entonces porque no simplemente me dejaron?- preguntó.- si estaban tan convencidas de que era una mala idea
- Ya lo intentamos pero por alguna extraña razón estamos atadas a ti y a tu decisión de ser sailor Dark moon
- No lo entiendo
- Mira esto
Sophia levanto un poco su camisa para que Arianna pudiera ver el símbolo que tenía dibujado en su espalda, era el emblema del planeta mercurio junto a una calavera. Arianna sintió un Deja vu , sin duda ya había visto algo así antes hace varios meses, pero donde…
- Hana tuvo uno igual.- dijo cuando el recuerdo por fin volvió.- pero no así, no tan…
- Repugnante? Deberías ver el Candace, luce mucho peor
El símbolo de Sophia parecía un tatuaje que se había infectado, podían verse heridas abiertas en los bordes y de algunas brotaba un poco de sangre. La piel al alrededor estaba hinchada y enrojecida y por los gestos que hacia Sophia al moverse para mostrarlo Arianna pudo ver que eso le dolía mucho.
- ¿Por que apareció?- pregunto Arianna bastante preocupada.
- No sé. – Sophia se alzó de hombros.- mi teoría es que es un mecanismo de control, cada vez que queremos dejar de ser dark sailors nos lastima, no sé cómo explicarlo, es como si tuviese vida propia y nos obligara a hacer lo que él quiere.
- El de Hana desapareció ¿por que el tuyo no?
- Hana nunca estuvo de acuerdo con esta idea tuya pero al final simplemente cedió. Creo que como ya se había resignado el emblema no tuvo necesidad de seguir controlándola.
- Es imposible ¿qué haremos para liberarnos de esto?-
- No te disgustes por esto. – Sophia se mordió el labio dudando si debía continuar hablando o no.- pero tal vez podríamos pedirle ayuda a sailor moon
- Claro que no.- grito Arianna disgustada.- ella es la culpable de todo en primer lugar.
- Y si eso no es cierto, si solo la reina lo dijo para confundirte.
- Yo no sé…
- Fighter también te ayudo una vez ¿no es cierto? tú y ella parecen tener una conexión bastante extraña por qué no intentas pedirle ayuda
- Si no me liquida primero.- Arianna hablo entre dientes.
- No la busques como Dark moon, pídele ayuda como Arianna.-
- Sophi la verdad creo que no es necesario…- Sophia la interrumpió.
- esto ya no es un juego ni uno de tus caprichos.- grito enojada. - esto es serio, hay vidas arruinadas por esta decisión. Mira a Mina y Yaten, Mira a mi mamá. Mírate a ti.

Era cierto, desde que todo había iniciado poco a poco su vida comenzó a complicarse. Había bajado mucho de peso y el cabello se le caía a cantidades, ya no quería comer y lo más preocupante: sentía odio todo el tiempo. Ira contra todos y contra todo, no era normal en ella, siempre fue una niña dulce y alegre pero ahora en lo único que podía pensar era en aniquilar a sailor moon. Su prima tenía razón tenía que ponerle fin a eso y no podría hacerlo sola, necesitaba ayuda.

- Está bien.- suspiró.- buscare a Fighter.
.
.
-/-
.
.
Una pareja bastante singular acababa de arribar al aeropuerto de Tokio. Se veían tan bien juntas que a su paso parecían dejar una imperceptible estela de pétalos de rosa resaltando la magia de su maravillosa unión. Los años no parecían haber transcurrido para este par de guerreras que lucían tan bien como en sus tiempos de sailor scouts, también se veían igual de enamoradas.
Michiru había dejado su espejo mágico sobre su tocador, le gustaba tenerlo cerca para recordar esos maravillosos días de su pasado, después de todo ser sailor Neptune pudo haberle hecho pasar momentos muy desagradables pero los recuerdos bonitos eran muchos más. Ser la guerrera del planeta Neptuno la había conducido a Haruka y a Hotaru.
El espejo había quedado reducido a un hermoso adorno, pero meses atrás este comenzó a mostrar una espesa neblina que se oscurecía cada vez más hasta que el reflejo no era más que negrura. Michiru tuvo un mal presentimiento pero las palabras de Haruka lograron tranquilizarla un poco. Le recordó que Sailor moon había renunciado, ellas ya no eran guerreras y la tierra estaba en paz desde la guerra con galaxia. No había manera de que el mal volviese a atacar, entonces debía tranquilizarse.
Sin embargo los temores de la doncella de cabellos azules se hicieron realidad cuando Hotaru regreso de su viaje y les confirmo la aparición de un nuevo enemigo. Trataron de mantenerse al margen creyendo que era un problema menor y sailor moon lo podría resolver sin problemas pero la imagen en el espejo mágico siempre mostró lo contrario, la situación empeoraba con el paso de los días. Haruka y Michiru decidieron que ya era hora de intervenir.

- No recordaba que hiciese tanto frío en Japón.- se quejo Haruka poniendo su abrigo sobre los hombros de Michiru.
- El frío no tiene nada que ver con el clima.- Michiru miro fijamente al cielo.- ¿qué hora es?
- Mi reloj está mal por el cambio de horario.- Haruka guardo silencio pensativa.- pero te puedo asegurar que no esta tan tarde para que empiece a anochecer.
- Al parecer la energía maligna está oscureciendo nuestro planeta.- tomo sus maletas.- tenemos poco tiempo Haruka, debemos apurarnos antes de que le suceda algo a esa niña.
- Ya no es una niña Michiru, recuerda que nuestra princesa ya es toda una mujer.- sonrió y le ofreció ayuda con su maleta.
- No es a ella a quien me refiero Haruka.-
Sin decir más Michiru continuo su camino y Haruka la miró perpleja unos cuantos segundos, si no era Serena quien se encontraba en peligro ¿de qué niña estaba hablando Michiru?
.
.
-/-
.
.
Arianna no tenía ni la más mínima idea de donde localizar a sailor star Fighter. Tal vez fuera más facil buscarla como dark moon pero más peligroso tambien. Seguramente no llegaría sola, sino con todo su grupo de sailors y la volverían pure antes de preguntarle que quería o teniendo mucha suerte podría hablar con fighter después de un agotador combate, el asunto es que Arianna no quería volver a transformarse en dark moon. Llevaba varios días sin hacerlo y habia notado un cambio positivo en si misma. Poco a poco regresaba a su color natural de piel, las mejillas se le estaban llenando de nuevo y podia sonreir. A lo mejor no tenían nada que ver pero no quería arriesgarse a perder todo su progreso si se transformaba en dark moon una vez más, le tenía bastante miedo a su alter ego, sobre todo después de lo ocurrido en el hospital.
Recordó que una vez Fighter la salvo, cuando aquella vez en el parque uno de sus monstruos se escapo y ella no estaba transformada. Podía sonar bastante loco pero a lo mejor si se ponía en peligro ella aparecería. Corrió hacia el puente más cercano y se acerco peligrosamente al borde.

- sailor Fighter.- grito al cielo.- necesito tu ayuda.- como ella no aparecia tendría que forzar más las cosas. Se sentó en el borde dejando sus pies al aire.
- Si no apareces juro que saltare.-

Espero unos cuantos minutos, pero no había rastros de Fighter. Era una pérdida de tiempo se puso de pie y se dispuso a irse a casa pero en cuanto camino unos pocos pasos una persona se puso en su camino. Quiso rodearla y seguir su camino pero la mujer otra vez le bloqueo el paso. Cuando Arianna la miro enfadada para decirle que dejara de estorbar se petrifico al ver a Darkness parada frente a ella

- Porque tan sola mi niña.- pregunto la reina divertida.
- Pensé que no podía venir a mi dimensión.- dijo aterrorizada. Pudo jurar que la reina se veía más fuerte e imponente que antes.
- Bueno ahora las circunstancias son diferentes.- sonrió para sí misma.- por qué buscabas con tanta urgencia a Fighter
- Quiero pedirle ayuda.- se cruzo de brazos.- para que mis amigas y yo podamos escapar de ti.
- ¿Ahora quieres huir como una niña asustada a refugiarte en las faldas de mami?- la reina rio a carcajadas.- cobarde igual que la inútil de Serena
- No hable mal de ella.- grito molesta.- usted ni siquiera la conoce
- Te equivocas Arianna, sí que la conozco.- sonrió.- Quien no la conoce eres tú.
- Es mi madre.- dijo con orgullo.- ¿cómo no voy a conocerla?
- Jamás te preguntaste ¿por qué tu madre estaba tan enterada de todo el asunto de Dark moon?
- No, ella no…- en realidad si se lo había preguntado, pero Serena jamás le respondió.
- Lo sabe todo y no solo eso, también tiene su propio secreto.
- Mi mamá no me oculta nada.- grito enojada pero no con Darkness sino consigo misma por empezar a dudar.
- Son tan tontas las dos, siempre confiando en la honestidad de los demás que no logran descubrir los engaños ni aunque tuviesen la verdad de frente.
- Mi madre es incapaz de mentirle a alguien ¿me oyes?
- Es capaz de eso y mucho más querida. Es la culpable de todo lo que sucede.
- ¿De qué habla?- Arianna dejo de gritar y sólo se dispuso a escuchar con atención todo lo que Darkness tenía para decirle.
- Acaso no recuerdas porque aceptaste unirte a mí en primer lugar ¿no quieres entender esa sensación de que eres alguien más? ¿que aun hay una parte de ti que no conoces? ¿no quieres entender los significados de tus sueños? ¿de la voz que escuchabas en tu cabeza? Ella tiene las respuestas
- Ella no sabe nada. – le dio la espalda.- cuando era pequeña le pregunte mil veces
- Te ha mentido toda la vida Arianna, ella no es lo que dice ser.- le puso una mano en el hombro.- tu padre tampoco es quién crees, ni siquiera tu querida mascota es lo que en realidad piensas. Tu vida entera es una mentira.
- No te creo nada.- grito aún dándole la espalda y se giró para decirle unas cuantas cosas más pero Darkness ya había desparecido.
.
Arianna era consciente que la reina la había engañado todo este tiempo y por eso no tendría por qué creer una sola palabra de lo que dice. Pero la reina dijo tantas cosas que parecían tener sentido que logro hacerla dudar. Aún no sabía quien decía la verdad aquí si su madre o Darkness, lo que si sabía es que una de las dos era una gran mentirosa y averiguaría quien era, a toda costa.
avatar
Ev_♥
Administradora
Administradora

Fecha de inscripción : 06/05/2013
Femenino
Edad : 30

Re: El nacimiento de la Luna nueva [S/S] WAFF ( capitulo 18 ) actualización

Mensaje por Ev_♥ el Sáb 23 Nov 2013, 12:37 am

oh wow amix, que gran capitulo. excelente 

Es una pena que la hija de Rei no pudo decirle lo que sucedía, pero lo vio todo, espero haga algo para intervenir o Rei averigüe algo pronto. 

Esa reina cada vez es más fuerte, y mira que logró confundir más a Arriana, solo espero que con la llegada de mi hermosa Haruka y Michiru suceda algo bueno, wiiiiiiiiiiiiiiiiii llegó al fin mi Haruka, feliz y sigue siendo tan hermosa como lo es, no a pasado los años en ella. Amé la escena de su entrada, amor no cabe duda que mejor narrada no pudo haber estado que por ti, wow la amé. bien 
Ya quiero ver qué sucederá, actualiza pronto amix :[porfa]: :[porfa]: :[porfa]: 


.
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Gracias Tana por mi firma    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen] 
avatar
Bombon87
Sailor Outher
Sailor Outher

Fecha de inscripción : 11/08/2011
Femenino
Edad : 29

Re: El nacimiento de la Luna nueva [S/S] WAFF ( capitulo 18 ) actualización

Mensaje por Bombon87 el Mar 26 Nov 2013, 1:09 am

Me gustó mucho el capitulo, espero actualices pronto, ya quiero saber qué pasará ahora que Arriana está confundida.
avatar
kimys
Sailor Outher
Sailor Outher

Fecha de inscripción : 11/11/2011
Femenino
Edad : 25

Re: El nacimiento de la Luna nueva [S/S] WAFF ( capitulo 18 ) actualización

Mensaje por kimys el Vie 06 Dic 2013, 12:04 pm

amiga lei los dos capitulos
estan buenisimos!!!!!!!!


actualiza pronto


besos
avatar
anita0504
Sailor Moon
Sailor Moon

Fecha de inscripción : 22/01/2012
Femenino
Edad : 25

EL concierto de michiru- parte 1

Mensaje por anita0504 el Miér 11 Dic 2013, 11:00 am

El concierto de Michiru – Parte 1


Era un fin de semana como cualquier otro en la casa de la familia Kou-Tsukino. Serena, Seiya y Arianna estaban sentados en la mesa, desayunando en un incomodo silencio que no era para nada normal en ellos y a decir verdad era un poco exasperante. Seiya tratando de romper el hielo tomo un poco de mermelada de fresa y la esparció en la nariz de su adorada esposa, ella dio un pequeño grito de sorpresa y estallo a carcajadas por la broma. Serena y Seiya comenzaron su guerra de mermelada mientras Arianna ajena a la alegría de sus padres, trataba de concentrarse en comer su desayuno sin ningún percance. Su madre al ver que estaba tan seria decidió hacerla participe del juego y untó un poco de mermelada en su brazo, ella levanto su mirada furiosa y estuvo a punto de gritarle algo a Serena pero el ama de llaves ingreso al comedor justo a tiempo para interrumpir su rabieta.

-Señora Serena hay dos mujeres que desean hablar con usted. Sé que es muy temprano pero ellas insistieron que era urgente.-
-No te preocupes.- le dio una última mordida a su tostada y se puso de pie.- las atenderé en un momento.
Serena salió de la habitación y Seiya se quedo viendo fijamente como su hija se limpiaba la mancha de mermelada con una servilleta mientras pronunciaba varias maldiciones en voz baja.
-No tienes que disgustarte tanto Arianna.- Seiya le guiño un ojo.- tu madre y yo sólo estábamos jugando
-Esos juegos son ridículos e infantiles.- se cruzó de brazos.- ¿no pueden comportarse como adultos normales?
-Antes te agradaban. - Suspiró.- mejor te dejo terminar tu desayuno sin molestarte.- Sin decir más se puso de pie y se dirigió al ama de llaves.- ¿Sora tu sabes quiénes son las mujeres que están con Serena?
-Señor no recuerdo bien sus nombres pero sé que una de ellas es de apellido Tenou.
Seiya guardo silencio y de inmediato se dirigió al estudio en donde seguramente se encontraba Serena con las mujeres misteriosas que no debían ser otras que Haruka y Michiru. Se sintió emocionado al saber de su visita, llevaba muchos años si saber nada de ellas y debía admitir que les tenía algo de aprecio después de todo lo vivido con galaxia. El fin del mundo siempre es lo bastante fuerte para acercar corazones, incluso si estos les pertenecen a las testarudas sailor Fighter y sailor Uranus.


-/-

Cuando Serena vio una mujer de sedoso cabello azul junto a otra de cabello rubio sentadas en su estudio no pudo hacer otra cosa que gritar de alegría. Llevaba varios años ansiando ver de nuevo a sus grandes amigas de juventud, más aún después de la visita de Hotaru. Conocía perfectamente el motivo de su regreso, sailor Saturn debió haberles contado todo lo sucedido en su viaje, pero bueno, no importaban que los motivos no fuesen los mejores, ellas por fin estaban allí y era lo que importaba.
-Haruka, Michiru.- se abalanzo a abrazarlas.- ¡que alegría verlas!
-Hola preciosa.- dijo Haruka sonriendo.- ha pasado mucho tiempo desde la última vez que te vimos
-A nosotras también nos da mucho gusto verte.- agrego Michiru.- ¡vaya! ya eres toda un mujer.
-Ustedes no han cambiado en nada.- Serena se sentó en el sofá y les hizo un gesto para que hicieran lo mismo.- pero díganme ¿Qué las hizo regresar a Japón?
-sabemos que no ignoras el motivo de nuestra visita cabeza de bombón.- Dijo Haruka un poco más seria.- Estamos aquí para ayudarte.
-¿qué sucede con este nuevo enemigo Serena?- pidió Michiru.
-Pues verán…
La puerta del estudio se abrió de golpe para dejar ingresar a un emocionado Seiya Kou. Las dos damas giraron en su dirección y ambas reprimieron una sonrisa para no dejar en evidencia que estaban tan felices de verlo como él a ellas. Seiya fue de inmediato a besar la mano de Michiru y luego saludo a Haruka quien ya estaba frunciendo en seño por las confianzas que el señor Kou se solía tomar con su amada. "como en los viejos tiempos"
-creo que no me has olvidado Tenou.- dijo Seiya a modo de broma.- ¿siguen sin gustarte los chicos atractivos?
-Es difícil olvidar a alguien tan arrogante como tu Kou.- Sonrió.- parece que has protegido bastante bien a nuestra princesa.-
-Tal y como me lo ordenaste aquella vez.- Seiya y serena sonrieron con nostalgia ante el recuerdo
-Puedes estar segura Haruka que somos muy felices.- dijo Serena.- tenemos una preciosa hija y...- se golpeo la frente ante su olvido.- Aún no se las presento. Arianna ¿puedes venir un momento por favor?
La recién nombrada entro al estudio unos pocos minutos después.
-Hija quiero presentarte a Haruka Tenou y…-
-Michiru Kaioh.- Arianna termino la frase dando pequeños saltitos de alegría.- ¿no lo creo de verdad eres tú?
-Tal parece que si.- dijo Michiru con una sonrisa. – creciste mucho pequeña, no te veíamos desde que eras un bebe.
-Esto es increíble.- grito emocionada.- tengo todos tus discos, los videos de tus conciertos y sueño con ser una gran violinista como tú, soy tu mayor fanática en el mundo.
-¿Enserio? .- dijo Michiru emocionada.- Me da mucho gusto escuchar eso.-
-Mamá ¿por qué nunca me dijiste que conocías a Michiru Kaioh?-
-Estoy segura de que te lo mencione ¿no?- respondio nerviosa.
No, no lo había hecho, por el mismo motivo por el cual le había mantenido oculto todo lo demás. Serena pensaba que entre menos supiera Arianna de sus días de juventud más alejada la tendría del asunto de las sailors scouts. Su hija era curiosa y perspicaz, nada se le escapaba y no sería raro que pudiese averiguar su otra identidad con simples relatos de años pasados.
-Bueno no importa ya.- dijo Haruka que entendía perfectamente el motivo del silencio de Serena con respecto a ellas dos.- ahora la conoces y estoy segura que podrá darte muchos consejos sobre cómo tocar violín
-Ahora que lo mencionas Haruka, el próximo fin de semana tendré un concierto de bienvenida.- dijo Michiru pensativa.- Seria un honor para mí que me acompañaras Arianna ¿qué dices?
-Yo ¿yo?- balbuceo emocionada.- ¿de verdad? Me encantaría.- miro a sus padres.- ¿puedo hacerlo? Por favor, por favor.
-Yo no veo ningún problema ¿y tu Serena?- pregunto Seiya sonriendo.
-Bueno.- pensó un poco.- si haces todos tus deberes esta semana y no das problemas en la escuela
-Lo hare.- grito- ya verás mamá sere la mejor de clase y si me disculpan tengo que practicar.-
Salió de la habitación corriendo. Haruka y Michiru no pudieron sino sonreír, la pequeña Arianna tenía la misma energía y vitalidad que su madre cuando la conocieron y verla era de alguna manera volver quince años atrás. Sin embargo no pudieron dejar de notar que había una sombra maligna adherida al alma de aquella niña, una sombra que poco a poco la estaba consumiendo.
-Serena volviendo a lo del enemigo.- Michiru retomo la conversación.
-Preferiría hablar del tema en otro lugar.- Serena corrió cerrar la puerta para evitar que su hija pudiese escuchar algo.- vayan esta tarde al restaurante milenio de plata, allí las chicas y yo les diremos todo lo que sabemos.
-Está bien preciosa.- sonrio Haruka.- nosotras debemos irnos ya, hasta la tarde.-


-/-

Yaten estaba en su oficina, mirando con amargura la carta de renuncia de su mejor actriz. Minako había renunciado a los estudios three lights porque no quería seguir encontrándose con él todo el tiempo. También lo corrió de su casa y este había tenido que mudarse a uno de los apartamentos de la empresa. A estas alturas todos los empleados sabían de su situación matrimonial y eso era realmente humillante pues si no lo miraban con lastima lo hacían con reprobación ¿acaso todos tenían tan mal concepto de él como para creerlo capaz de engañar al amor de su vida? ¿Para hacerlo con intención por lo menos?
Todos le habían dado la espalda, sus amigos y las personas que mas amaba. Su hija no podía verlo sin arrojarse a llorar por lo cruel que había sido con ella y su madre. Rei y Lita trataban de mantenerse al margen pero Yaten sabía muy bien donde estaba su lealtad y no las culpaba, Mina era su amiga después de todo. Sus hermanos junto a sus esposas trataban de darle apoyo pero en el fondo sabio que ellos lo juzgaban por lo sucedido, después de todo era el único de los tres que estaba incumpliendo aquel voto de amor eterno que hicieron tantos años atrás, Yaten era una vergüenza para la familia Kou. Toda esta situación era tan injusta que él no sabía cómo no se había enloquecido aun.
Vio sobre su escritorio la estatuilla que tiempo atrás le regalo Mei, como agradecimiento por permitirle trabajar para él y sintió nauseas. Sin duda ese había sido el mayor error de su vida y esa fea cosa estaba allí para recodárselo cada día. La rompería en mil pedazos, la tiraría a la basura a ver si con ese gesto infantil podía por fin descargar su ira.
Mina llego a la oficina de Yaten, no quería verlo pero debía entregarle unos documentos personalmente, los papeles de su divorcio. Que ya no vivieran en la misma casa tenía muchas desventajas, como no poder tenerlo cerca cuando necesitaba solucionar asuntos como este o cuando necesitaba un pecho tibio para acurrucarse en las noches después de haber tenido un pesadilla o peor aún, cuando despertaba y encontraba la cama vacía después de haber tenido un hermoso sueño en donde regresaban a sus días de juventud y él le juraba nunca separarse de su lado. Diablos, como lo extrañaba
Yaten estaba sentado en su escritorio con las manos agarradas con fuerza a la estatuilla que le había regalado esa arpía. Que mal gusto tenían los dos ¿quien en su sano juicio podría considerar esa cosa como un lindo articulo decorador? Más bien parecía de esas cosas que ponen para decorar las casa embrujadas y hacerlas más espeluznantes. Verlo con esa cosa en la manos le recordó a Mina porque lo había corrido en primer lugar, logrando hacer a un lado la nostalgia de hace un momento, alejo a Yaten de su vida porque no quería tener cerca a un traidor como él.
- siento interrumpir tus ensoñaciones con tu querido amorcito.- dijo con desdén mientras tiraba la carpeta frente a él. - pero necesito que firmes esto para que terminemos con la farsa de nuestro matrimonio de una buena vez.
No obtuvo respuesta. El no se inmuto ni se movió, se mantuvo firme mirando al horizonte, ignorando deliberadamente a Mina, como si no la hubiese escuchado o incluso ni siquiera hubiera percatado de su presencia.
-¡te estoy hablando!- Mina alzo la voz.- sé que no me amas más pero por lo menos préstame atención.
Aún nada. Mina no solía tener mucha paciencia ni autocontrol así que lo golpeo fuerte en el rostro pero esto tampoco lo hizo reaccionar, se mantuvo rígido, inmóvil y con su mirada perdida, como si se tratase de un simple maniquí.
-¿Yaten estas bien?- pregunto Mina preocupada.-
Su rostro estaba tensionado y ella noto que él estaba ejerciendo mucha presión sobre la estatuilla. Trato de tomar sus manos para obligarlo a soltarla y se sobresalto al sentir su temperatura corporal. Sus manos estaban tan calientes que Mina se quemo a su contacto y el dolor la hizo soltarlo de inmediato.
-¡Yaten suelta eso!- Mina grito.- suéltalo de inmediato.
Pero como lo sospecho, él no hizo el más mínimo esfuerzo por moverse. Así que Mina tomo aire y una vez más intento obligarlo a soltar la estatuilla de Mei. Ignorando el dolor de su piel al contacto con las manos calientes de Yaten forcejeo con él hasta que logro retirarlo de esa cosa. En ese momento Yaten pudo moverse otra vez, se puso de pie con algo de dificultad y camino unos pocos pasos hacia la ventana, después miro fijamente a los hermosos ojos de Mina, que lo analizaban detenidamente, y tras una débil sonrisa Yaten se desplomo en el suelo.
-¡Yaten!- Mina grito asustada y corrió a arrodillarse a su lado.- amor mío ¿qué te sucede?
Tomo con cuidado la cabeza de su esposo y la coloco con delicadeza sobre sus piernas mientras buscaba su teléfono celular en los bolsillos de su abrigo. Mei entro a la oficina en ese momento, con una actitud tan tranquila que parecía no preocuparle lo que estaba ocurriendo. Se acerco a ellos y tras esputar un altanero "yo me encargo" le arrebató el cuerpo del platinado y lo puso sobre sus propias piernas.
-puede irte.- le ordeno Mei a Mina.- El estará bien a mi lado. - Yaten. Empezó a despertarse poco a poco
-preferiría quedarme hasta que se encuentre bien.- esputó Mina. - el sigue siendo mi esposo para tu desgracia.
-pero él no te quiere aquí.-miró a Yaten y sonrió.- díselo, dile a Mina que quieres que se vaya.
-Mina quiero que te vayas.- pronunció Yaten con una voz débil
Pero eso no pudo convencer a Mina, todo era muy extraño, su inhumana temperatura corporal esa estatuilla parecía haberle robado toda la energía y esa mujer estaba tan tranquila como si no entendiese lo que en realidad sucedía, o al contrario, entendía bastante bien incluso mejor que la misma Mina. ¡Santo cielo! Yaten siempre le dijo la verdad.
-¿Estás seguro? no te ves muy bien.- él no parecía haber recuperado del todo su conciencia y solo se limitaba a repetir las palabras de Mei.
-dile que estás seguro cariño.- Mei le ordeno a Yaten hablar una vez mas
- estoy seguro.-
- ¡déjalo que lo diga por si mismo!- grito Mina enfadada. - llamaré a Taiki el podrá averiguar que te ocurre
-¡que te vayas Mina, quiero que te largues!- Yaten profirió un grito y después se puso de pie
Mina miro confundida a Yaten, él nunca le había gritado así, ni siquiera en sus peores discusiones. Mei miro a Mina con una arrogante mueca y después le ofreció a su jefe un vaso de agua. Mina le dio una última mirada a la extraña estatuilla y después salió de la oficina sin decir otra palabra pero con un terrible presentimiento, sin mencionar que en este momento todo el peso de la culpa estaba a punto de aplastarla.
Sintió mil veces el deseo de regresar y enfrentar a Mei pero era muy arriesgado hacerlo en estos momentos, Yaten estaba de por medio. Él estaba débil y sin fuerzas para poder luchar, además era posible que el control mental que Mei ejercía sobre él provocara que Mina se viese obligada a luchar contra de sailor Healer, lo cual era impensable para ella. Trataría de esperar un par de días más, rogando en que Yaten pudiese aguantar todo ese tiempo y una mañana en que él no estuviese en su oficina iría y se encargaría de liberarlo de Mei para siempre.


-/-


Mina llego al restaurante varios minutos después de la hora acordada, aún no lograba sacarse de la cabeza lo sucedido en las oficinas de three lights y esa distracción la había retrasado. Algo no estaba bien, no lo había estado desde el principio ¿por qué había sido tan ciega? Los celos y el dolor de la traición no la dejaron ver con claridad. Bueno cualquier mujer hubiese reaccionado igual, es del amor de su vida de quien se trata de todas formas, no es fácil verlo en los brazos de otra mujer pero es aún peor saber que todo este tiempo ha sufrido en los brazos de una bruja o algo así y no has hecho nada para ayudarlo.
Ingreso lentamente al salón privado en donde se reunían las chicas para almorzar y al ver que no solo se encontraban todas sus amigas, sino además Haruka y Michiru quedo en shock momentáneamente por la sorpresa. Todas se abrazaron y derramaron algunas lágrimas por el feliz reencuentro, no solo volvían a ver a las sailors outers sino que además Amy había salido del hospital aquella mañana. Tras hacerle a Haruka y Michiru las preguntas de rigor sobre como transcurrieron sus vidas en Europa, las chicas por fin empezaron a tratar temas más serios.
-Chicas, de verdad quisiéramos que nuestra visita fuera sólo por motivos de placer y nada más.- sonrió Michiru.- pero mi espejo ha mostrado desde hace varios meses que algo malo estaba ocurriendo.
-Y con la visita de Hotaru pudimos confirmarlo.- completo Haruka.- preciosa, nosotras quisimos respetar tu posición de liberarnos de nuestro deber como sailors y mantenernos al margen pero creímos que era hora de intervenir porque Michiru vio…-
Se cayó unos instantes, sin saber si continuar o no era lo correcto. Michiru le había hablado de una niña que estaba en problemas, si no era cabeza de bombón, entonces era su hija.
-Vi que este nuevo enemigo se hace cada vez más fuerte.- Mintió.- y debemos detenerlo cuanto antes.
-En realidad es poco lo que sabemos de él.- dijo Lita mientras se rascaba la barbilla.- nunca ha atacado de frente.
-Sólo envía a unas chicas que se hacen llamar las Dark sailors.- dijo Rei.- pero estamos seguras que es una pantalla para distraernos de el verdadero peligro además creemos que su líder es…- Rei trato de guardar silencio por su imprudencia y de inmediato todas las demás miraron fijamente sus platos.
-Su líder es mi hija.- Serena suspiro profundo.- La engañaron para ponerla en mi contra, digo en contra de sailor moon.
Haruka y Michiru compartieron una mirada de complicidad pero guardaron silencio invitando a sus amigas a seguir hablando.
-Este enemigo es solo un cobarde.- grito Mina enojada.- nos ataca desde las sombras golpeando nuestros puntos más vulnerables: pusieron a Arianna en contra de Serena y mataron al bebe de Amy y su esperanzas de tener otro.-
La recién nombrada apretó los puños mientras luchaba por no derramar lágrimas.
-oh! Amy perdón yo no quise.- Mina se disculpo apenada
-no te preocupes.- se obligo a sonreír.- es la verdad, este enemigo nos está destruyendo desde adentro, sin luchar contra nosotras ni una sola vez
-entonces no tienen ninguna idea de quien se trata.- pregunto Haruka y las sailors negaron con la cabeza.
-¿Y no le has preguntado a tu hija Serena?- inquirió Michiru.- podría ser de gran ayuda.
-Yo la verdad no…- bajo la mirada avergonzada.- no lo he hecho Michiru, después de ver lo que sucedía en realidad quedo tan trastornada que no quise atormentarla más con este asunto.
-Cabeza de bombón.- Haruka la miro fijamente.- ¿entiendes que entre menos sepamos de este enemigo ella estará corriendo un mayor riesgo?
-Haruka tu no la conoces.- trato de explicarse.- se que entre menos tenga que ver en esto estará mejor.-
-Bueno, tú eres la madre.- dijo Michiru algo disgustada. – espero que sepas lo que haces Serena.

Darien entro al salón intempestivamente, tras de él habían un par de empleados que trataban de explicarle que ese lugar no estaba abierto al público y por lo tanto él no podía entrar. Lita les hizo un gesto con las manos a sus camareros para indicarles que todo estaba bien y estos se fueron dejando a Darien junto con las sailors.
El abrió los ojos y parpadeo un par der veces en cuanto vio a las outers. No podía creerlo ¿Quién las llamo? Porque ese par tenía que aparecer justo ahora para entrometerse en sus planes.
-Darien.- Sonrio Michiru.- esto sí que es una sorpresa, no pensé que volvería a verte tan pronto.
-Pensé que no tenías planes de volver a Japón.- añadió Haruka con unos golpecitos en la espalda, el recién nombrado se quedo mudo.
-¿Acaso ya se habían visto?- pregunto Lita confundida.- pensé que ustedes no habían viajado fuera de Europa en los últimos años.
- Darien fue a Francia con su familia hace unas semanas.- respondio Michiru con toda naturalidad.
-Pero si Darien está en Japón desde hace varios meses.- agrego Rei confundida.
-Emmmm bueno.-balbuceo nervioso.- estuve fuera unas semanas para visitar a mi esposa pero eso no importa, Serena podemos hablar a solas por favor.

Sin decir más Serena se despidió de las chicas y se fue junto con Darien. Haruka y Michiru se despidieron también y emprendieron camino hacia su hotel, de todas formas los periodistas al enterarse de que la famosa violinista Michiru Kaioh había regresado a Japón le habían pedido un sin número de entrevistas y debía prepararse para ellas.
- Lucia bastante nervioso Darien, no te parece.- sonrio Michiru mientras se abrochaba el cinturón.
-Creo que no le dio gusto vernos después de todo.-
Haruka encendió el auto y lo puso en marcha. No fue necesario hablar más pues todo estaba bastante claro con respecto a Darien y su estadía en Tokio.


Serena seguía a Darien quien trataba de buscar un buen lugar para hablar, por fin lo encontró bajo la sombra de un viejo árbol en el parque que quedaba a un par de cuadras del restaurante. Se sentó sobre las raíces e invito a Serena a hacer lo mismo, tal y como lo hacían cuando eran jóvenes y caminaban por ese mismo parque.
-¿pensaste lo que dije Serena? – dijo Darien con una sonrisa.
-No me dijiste nada Darien.- se cruzó de brazos.- solo murmuraste incoherencias sin ningún sentido
-¿que no tiene sentido? ¿Qué haya regresado para protegerte y amarte como no ha logrado hacerlo ese inútil de Kou?
-Eso mismo.- se puso de pie molesta.- no tienes que hablar de él de esa manera, además el ha hecho un increíble trabajo haciéndome feliz.
-¡Oh por favor!- gritó Darien.- que tengo que hacer para que te des cuenta que quiero recuperarte y tenerte a mi lado, que nunca debimos separarnos.
-Pero que cosas dices, tienes una familia, y yo tengo un hombre al que amo
-¿Y ha podido cuidar de ti?- se cruzo de brazos.- ¿de tu hija? no pudo ni impedir que la convirtieran en un títere para usar en tu contra
-Pues él.- Serena dudo un poco.- un momento… ¿cómo lo sabes?
-Solo lo sé Serena.- la abrazo fuerte.- está en peligro Serena, ambas lo están.
Le dio un fugaz beso en la frente y antes de irse grito un "piénsalo". Ella por su parte no tenia que pensar nada, lo que él decía era completamente absurdo ¿Por qué Darien se había olvidado de su familia? De sus maravillosos hijos de los que tanto le hablo en mails y llamadas telefónicas, del amor que le tenía a su esposa. Eso no era normal, Darien cada día hablaba aún más extraño
Un mensaje de texto proveniente de su antigua secretaria la hizo dejar de pensar en Darien y revisar su teléfono celular. Su antigua oficina seria ocupada en dos días y le pedía que por favor se llevara todas sus pertenencias. Sin querer darle más vueltas al ridículo asunto de Darien tomo un taxi y fue a los edificios de three lights.


Vaya que guardaba basura. Serena había pasado el resto de la tarde entre miles de papeles, envolturas de dulces y grabaciones de sus viejas entrevistas. Pero tras varias horas de trabajo duro por fin había dejado su oficina completamente desocupada. Extrañaba su trabajo y ejercer su profesión pero no se arrepentía de la decisión tomada, su trabajo como madre era mucho más importante ahora y la situación que estaba viviendo con Arianna la obligaba a dedicarse a ella tiempo completo.
El teléfono sonó y Serena lo contesto algo confundida, se supone que la oficina estaba vacía así que nadie debía llamar allí.
-Señora Kou.- hablo su antigua secretaria al otro lado.
-Rose.- sonrió.- vaya si que extrañe esto.
-Igual yo señora, bueno esta es mi última labor como su secretaria. Aquí hay una mujer que quiere verla.
-¿Enserio?- pregunto confundida.- bueno déjala pasar.
-entendido y mucha suerte en su vida señora Kou.

En cuanto la mujer cruzo la puerta, Serena sintió un escalofrió recorrer su cuerpo incluso podría jurar que la temperatura del ambiente había bajado varios grados. Tenía un oscuro pelo violeta enmarañado y maltratado, la piel era tan cetrina como la de un cadáver y sus ojos eran negros, tanto como la oscuridad misma. Verla daba pavor y Serena dio un par de pasos hacia atrás de la impresión. La había visto, sabía que se había encontrado antes con esa aterradora mujer ¿pero dónde? ¿ y cómo lo había olvidado? Una mujer tan aterradora no se podía arrancar de la memoria tan fácilmente.

-Creo que no nos han presentado soy la reina Darkness.- esta sonrió al ver la conmoción en la que se encontraba Serena.
-¿Por que eres tan…?- trato de mostrarse tranquila y ocultar el temor que esa figura le provocaba,
-¿Familiar? - completo la frase con una tétrica sonrisa.- veras, tu y yo nos conocimos hace muchas vidas atrás Serenity
-¿De qué habla? ¿por qué sabe quién soy?
-fue hace mucho. Cuando apenas estaba naciendo la vía láctea y los primeros soberanos empezaron a poblar los planetas. Nosotros, los seres nacidos de la oscuridad fuimos relegados a ver como ustedes se apropiaban de las galaxias y se hacían reyes de los planetas, mientras nosotros solo los mirábamos a lo lejos.
-Ustedes también tienen su reino..- los recuerdos empezaron a llegar a la mente de Serena.- Sé que hay muchas partes del universo que fueron entregadas a la oscuridad, el universo no podría existir si no hubiese luz y oscuridad en él.
-Fuimos condenados a vivir en las sombras.- grito enojada.-ustedes tenían las riquezas y el poder. Tú en especial, el milenio de plata era quien controlaba toda la vía láctea y lo despreciaste así no más.
-No creí que mi ausencia fuese a provocar esto.- se disculpo, sin saber muy bien porque lo hacía,
-No, no te disculpes, antes debo agradecerte, gracias a tu abandono el milenio de plata no tiene quien lo proteja en el próximo eclipse de luna oscura.-
-¡Lo hare yo!- grito Serena enfadada.- se que el milenio de plata está desprotegido ahora por mi culpa, pero no te dejare apropiarte de él tan fácil.
-¿lo protegerás así como lo has hecho con tu hija? ¿Lo protegerán tus sailors así como ha protegido la paz en sus vidas?– pregunto con burla.- Serenity querida, las sailor que luchan por el amor y la justicia no ha podido cuidar de sus propios sentimientos
-¡FUISTE TÚ!- gritó Serena con ira, una que nunca había sentido pero como no ante lo que acababa de descubrir- arruinaste el matrimonio de Mina y Yaten y también destruiste el sueño de Amy y Taiki de tener otro hijo.
-Debilite su luz y su espíritu. Ahora las guerreras de la vía láctea están llenas de dudas, rencores y tristezas.- Se carcajeo.- eso sin duda es una gran ventaja, mientras ustedes luchan por organizar su patéticas vidas yo me hago más fuerte gracias a la oscuridad en sus corazones
-No lo lograras- Serena sonrió triunfal.- las sailors siempre encontraran la luz dentro de sí,
-Me encantaría ver como logras encontrar la luz que hay en ti después de que yo realice el pago.
-¿De qué estás hablando?- le pregunto confundida, mientras sentía como el valor que había ganado para hacerle frente iba disminuyendo poco a poco.
-Ah olvide decirte este pequeño detalle, pero que tonta.- fingió estar apenada y luego miro a Serena con esos horribles ojos que le ponían los pelos de punta.- para que las criaturas de la oscuridad puedan apoderarse de la vía láctea primero debo dar a cambio la sangre de la soberana del milenio de plata… o una de sus herederas.- Serena se petrifico ante esta declaración "Oh Dios mío, Arianna"
-¡No!-
-Se dé una pequeña que dará un concierto de violín el próximo fin de semana. Es tan hermosa y con tanto talento, sería una lástima que muera.
-No te atrevas.- grito desesperada.- no te le acerques porque juro que podría matarte si tratas de hacerle daño.
-Buena suerte Serena.
Darkness desapareció dejando a Serena totalmente petrificada. Ahora ya no iban tras ella, la persecución de sailor moon se había terminado para dar paso a una peor, quería a su hija, a su niña. El tesoro más grande de su vida, el símbolo de un interminable amor. Eso nunca, no lo permitiría y aunque se le fuera la vida en el intento impediría que Darkness se acercara a Arianna en ese concierto.

-/-


Mina tomo el teléfono y marco al apartamento en donde se estaba quedando Yaten, sabía que debía ser más de media noche y el muy probablemente estuviese dormido pero tenía que hablar con él, saber que estaba bien, escucharlo tan siquiera para poder estar tranquila. En cuanto empezó a timbrar suspiro profundo y trato de darse valor para hablar, no se había sentido así desde que era una adolescente y quería llamar al chico que le gustaba, pero en esos tiempos la sensación era agradable, hoy quería sacarse todas las mariposas del estomago con un golpe.
- Sea quien seas, déjame dormir en paz imbécil.- grito Yaten enojado desde la otra línea.
- Yaten siento despertarte.- dijo ella apenada.- pero solo quería saber si estabas bien.
- ¿Mina?- le respondió incrédulo, como si no creyera que fuera ella.- sí, estoy bien gracias por preguntar.
- Yaten yo… yo me equivoque.- trato de contener las lagrimas y seguir hablando.- debí creerte todo lo que decías de ella, bueno ahora sé que fui demasiado dura contigo y …-
- Mina mañana trabajo temprano y tengo mucho sueño.- le dijo con indiferencia a pesar de la declaración que ella estaba haciéndole.
- Lo siento si te estoy molestando pero solo quería pedirte que regresaras a casa. Te extraño mucho y te necesito, April también aunque no quiera aceptarlo.-
- Es un poco tarde para eso ¿no crees?-
- Yo….- comenzó a llorar.- tienes razón, todo es mi culpa, no te molesto más.
Yaten colgó el teléfono y regreso a su cama, sin pensar ni un solo segundo en Mina y en las palabras que había acabado de decirle, no le importaban en ese momento, e realidad no podía pensar en otra cosa que no fueran las ordenes que Mei le había dado esa tarde. Incluso escuchaba su voz dentro de su cabeza, una y otra vez. "muy bien Yaten, mantenla lo más lejos posible de ti"
Mina dejo caer el teléfono al suelo y se acurruco en su cama que sin Yaten era inmensamente grande y ahora tras su cruel rechazo se sentía más vacía que nunca. Que tonta había sido, creyó que iba a perdonarla después de tantos desplantes insultos y malos tratos, ni siquiera ella se perdonaría a sí misma, lo que había hecho no tenia nombre. Le dio la espalda al ser que había jurado amar y apoya siempre, le negó su ayuda cuando se la pidió miles de veces, ignoro su dolor y sus suplicas porque él le había herido su ego. Que esposa tan mediocre había sido.
- ¿otra vez lloras por él?- la mano de su hija sacudió su hombro suavemente.-
- Princesita.- se apuro a limpiarse las lagrimas para evitar que su hija la viera así.- ¿te desperté? Lo siento no me di cuenta que estaba haciendo tanto ruido.
- Te escucho llorar noche tras noche.- se sentó a su lado.- ¿hasta cuándo mamá? ¿Cuándo vas a entender que él no te merece?
- No April, tu padre es un gran hombre.- se limpio las lagrimas.- soy yo quien nunca mereció estar a su lado.
- Todo esto es culpa de sailor moon.- grito April molesta.- si ella no hubiese robado el cristal de plata la reina Darkness no hubiese buscado a Arianna y la desgracia no hubiera caído sobre nuestras familias.-
- Que acabas de decir?- pregunto Mina alterada.- ¿cómo es que sabes de sailor moon y el cristal de plata? ¿y quién rayos es Darkness?
- Oh no, tu nunca entenderías.- April trato de disimular su imprudencia
- ¿Quieres apostar?- Mina se cruzó de brazos.- en primer lugar sailor moon nunca robo el cristal de plata, le pertenece a ella.
- ¿Cómo lo sabes?
- Sailor venus la sailor del amor y la belleza, mucho gusto.- fingió presentarse tomando a su hija de la mano.- Ahora April Elizabeth Kou dime quien es la reina Darkness.
- ¡Tú eres sailor venus!- grito sorprendida.- te ataque tantas veces sin saber que …- no pudo seguir hablando.
- ¿De qué hablas?- la compresión llego por fin y Mina solo pudo negar con su cabeza en un claro gesto de desesperación.- tú también eras una Dark sailor.
- Yo…- un terrible ardor en su cuello la obligo a guardar silencio.
- ¿Tú qué?- grito Mina.- April deja de jugar necesito saber que sucede ¿Quién es darkness?
- Ella es…- "cállate mocosa habladora" April escucho una voz gritarle en su cabeza, mientras que la sensación de ardor en su cuello se elevaba a niveles insoportables.
- Dime ya April.-
- No puedo.- trato de tocarse el cuello para detener el ardor pero el dolor ya estaba entorpeciendo sus movimientos.
- Claro que puedes, vas a decirme ahora mismo o te castigo de por vida.-
Intento abrir la boca, revelarse en contra de esa energía maligna que la estaba dominando, pero su fuerza era poca y no pudo vencerla, el dolor termino haciéndola desmayar. Mina corrió a ver qué le sucedía a su hija y unas manchas de sangre en su alfombra llamaron su atención. El cuello de April estaba lastimado, parecía como si alguien le hubiese dibujado el símbolo de venus y una tétrica calavera con un cuchillo.

Contenido patrocinado

Re: El nacimiento de la Luna nueva [S/S] WAFF ( capitulo 18 ) actualización

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Miér 26 Jul 2017, 8:45 pm