StarMoon Foro


Por el amor de una estrella

Comparte
avatar
Aysha Bakhovik B.
Administradora
Administradora

Fecha de inscripción : 16/10/2011
Femenino

Por el amor de una estrella

Mensaje por Aysha Bakhovik B. el Jue 30 Jul 2015, 10:32 am

POR EL AMOR DE UNA ESTRELLA
(historia inspirada en el bello animé de Sailor Moon.  Personajes de Naoko Takeuchi)
 
I
 
Después de dos largos y exhaustivos años la reconstrucción ya estaba finalizada. La Princesa Kakiuu, se sentía muy satisfecha con el avance de la reconstrucción del planeta y de que la población en general volviera a la normalidad.  Sin embargo, algo le preocupaba mucho, sus queridas guerreras guardianas, se veían muy desanimadas y Fighter, triste, más de lo que se puede considerar aceptable para una persona. Tendría que tomar una difícil decisión. Así que las llamó al Salón del Trono.
           -Mis queridas guardianas, he notado que luego de nuestro regreso a Kinmoku, ustedes lucen tristes. Percibo que las cosas para ustedes ya no son como antes de iniciar aquel viaje. ¿Extrañan el Planeta Tierra? O… -comenzó ella, sabiendo el origen de tanto suspiro mortal en las chicas-.   ¿Extrañan a las Sailor Scouts terrestres?
            -Yo… es que…- tartamudeó Fighter, pero bajó la vista, sin saber cómo continuar.
            -Fighter, sé de tus sentimientos hacia la princesa de la Luna, pero también sabes que ella ya tiene a alguien a su lado. –dijo lo obvio, sin embargo, solo deseaba verlas felices y ella conocía un método-. Estoy dispuesta a permitirles que viajen a la Tierra y pongan en claro sus verdaderos sentimientos. Si no encuentran nada allí para ustedes, serán bien recibidas, aquí. Saben perfectamente que gracias a la Princesa de la Luna, estamos en paz y podremos continuar adelante prosperando en nuestro hermoso planeta. Pero ustedes, mis dulces estrellas, sé que anhelan algo diferente a solo quedarse aquí.
           -Princesa, se equivoca… yo jamás podría dejarla… usted lo es todo para mí, por eso fuimos hasta ese planeta para buscarla, arriesgándolo todo para estar con usted.  No me importa lo que piense Fighter, yo quiero permanecer a su lado- le dijo Healer al borde de las lágrimas.
            -Mi querido Yaten, estoy muy agradecida de tu lealtad y responsabilidad para conmigo. Pero no sería justo que te quedaras aquí teniendo un vacío en el corazón.  Ve a la Tierra con tus hermanos y relájate un poco, piensa en esto como… unas vacaciones luego de una cruenta batalla  -le propuso con tono jovial-.  Luego podrás volver, si así lo deseas- ella le sonrió y Healer se sonrojó.
            -Pero es que yo….-
            -Nada de ‘peros‘, es una orden de su princesa- e hizo un gesto a modo de enojo, pero luego les sonrió ampliamente.
 
 
SEIYA:

Ya deben de estar cursando el último año escolar. Imagino que las chicas están en actividades del colegio, siempre arman mucho revuelo cuando hay algún festival, sobre todo Serena que le gusta comer tanto… y de todo.   Estoy más que seguro de que el bruto de Yaten, siente algo por Mina, y no quiere admitirlo. Ya veré su cara cuando la tenga enfrente, aunque es muy soberbio. La verdad… quiero ver a Serena, de verdad… quiero verla.  ¡Oh Dios! pero no sé cómo puedan estar las cosas allá. Aunque hay algo me tiene intranquilo, ella no está del todo bien, puedo sentirlo aquí dentro de mi corazón. No voy perder las esperanzas, aunque sé que ella debe estar con su novio, “el príncipe de la Tierra” aún recuerdo aquella vez después de que la atacaron bajo la lluvia. Una rosa roja, mmm.
-------------------Flashback--------------------

            -A decir verdad, yo no soy una persona entusiasta como todos ¿No crees?
            -¿Qué?- le pregunté sin entender a qué se refería Serena, que lucía hermosa bajo la lluvia.
            -Bueno, aunque me proponga el día de hoy hacer la tarea llegando a casa, siempre como dulces, me da un poco de sueño y a fin de cuentas me quedo dormida…  Sin importarme lo demás    -bajé la vista y la vi con los puños apretados, conteniendo el llanto. Eso era más de lo que yo podía soportar, ella continuó con aparente calma…-.  También me propuse esforzarme sin la ayuda de nadie… -el llanto afloró fuerte, doloroso. Entonces me gritó lo que guardaba en su corazón y el mío se oprimió de impotencia-.  Pero recordé a Darien… al ver esa rosa roja…             -Bombón…- traté de lucir calmado para ella, quería que supiera que no se encontraba sola, que yo también estaba allí, esperando por ella, pero no me dejó hablar, siguió llorando, mientras sus lágrimas se fundían con la lluvia.
-Pensé que no había ningún problema si él no me escribía o me llamaba porque se dedicaría a estudiar. Creí que mi obligación era vivir sola por un tiempo, pero… pero no puedo vivir sola… no puedo…- entones cayó al suelo de rodillas y yo me quedé estático como en shock.
            -Bombón…
            -Te extraño… te extraño Darien- ella continuó llorando y yo me enfurecí porque él la hacía llorar y ella no me dejaba entrar en su corazón. Me arrodillé frente a ella y puse mis manos sobre sus hombros y le dije lo que sentía en esos momentos, aunque en el fondo, sentía que jamás seria correspondido. Ella me miró con aquellos hermosos ojos azules, llenos de lágrimas.- ¿Qué?
¿Y no puedo reemplazarlo?- abrió aún más los ojos sorprendida por mis palabras.
            -¿Qué…?- volvió a decir en un susurro.
           -Déjame reemplazarlo -apreté mis manos en sus hombros y me acerqué a ella y sus mejillas estaba sonrojadas, amé eso y tuve una pequeña esperanza, algo sentía por mí, quizás no tan fuerte como lo que sentía por su novio. Entonces, sus amigas aparecieron de pronto, paradas en la puerta.
            -Serena…- comenzó Rei, y se la llevaron.
                               ------------Fin del flashback-------------

            Dentro de unos días, todo comenzará de nuevo para nosotros en la Tierra, al menos he compuesto varias canciones, estoy seguro de que nuestro ‘ex’ manager estará complacido de leer.
            -El regreso triunfal de Three Lights…
            -Vaya, al menos lo presuntuoso no se te quita.
            -”Oh” Maker, adelante puedes pasar- le dije con sarcasmo.
          -Vengo para conversar de algo que me inquieta, Seiya -sospechaba que me diría, me senté en la cama y mi hermano se acercó a mí-. Sabes que la Princesa, tiene razón ¿No?
            -Si ya lo sabes para que me torturas…
            -No trato de torturarte, solo quiero que abras los ojos y dejemos las cosas hasta aquí y nos evitemos un viaje innecesario a la Tierra- entorné los ojos y arremetí.
            -Dime que no quieres ver a Amy. Los últimos días en la Tierra, se entendían bastante bien.
            -Aphw!!!!
            -Entonces ¿Decías?- triunfo
            -¡Agh! Eres imposible- y se marchó dando un portazo.
Pude percibir en sus ojos un extraño brillo… por más que trate de ocultar sus sentimientos y de hacerse el reservadito, sus ojos no mienten, es tan fácil de leer.
            -Fighter, su Alteza Real, la espera en el Salón del Trono. Sus hermanas ya están allí, con su permiso-
 ¿Otra vez? La doncella no me dio detalle, mmm, partí de inmediato, no debía hacer esperar a la princesa.
 
 
            -¡SERENAAAA!- gritaba mamá Ikuko.
            -Aquí estoy, no grites.
           -Vaya. Esto sí que es una sorpresa. ¿Qué paso? ¿Te caíste de la cama?- le preguntó desde el descanso de la escalera, con los ojos abiertos como platos, por la sorpresa.
            -No te burles, mamá. No he dormido bien.
            -¿Y eso por qué? Tuviste una pesadilla.
            -No. Solo… no pude conciliar el sueño- resopló con pesadez, y se sentó a desayunar. Era extraño, comer tan tranquila. Casi siempre no alcanzaba a probar bocado. Tomó su almuerzo y se marchó con un leve “Ya me voy“.
            Después de la batalla contra Sailor Galaxia, la vida en el Planeta Tierra había vuelto a la normalidad tanto para las chicas como para Serena.
Darien regresó a Estados Unidos, por un año y medio para concluir con sus estudios, realizó su práctica profesional allá en un importante hospital de Cambridge, en el cual su profesor de anatomía era director de urgencias.  Mantuvo contacto regular con Serena, incluso la visitó durante las vacaciones.
            Por otra parte, Serena no era feliz del todo. Pensó que tras el regreso de Darien de EEUU todo mejoraría entre ellos, no fue así. No se veían tan frecuentemente como a ella le hubiese gustado, porque Darien trabajaba como interno en el ‘Hospital Sanno, en el área de urgencias, era un trabajo duro que lo mantenía muy ocupado, (el Director Osamu Tsutsumi, era muy estricto sobre todo en el área de urgencias) Tenía un día libre a la semana, del cual ocupaba la mañana para terminar los informes y en la tarde salía con Serena. Ciertamente, el tiempo era poco y la relación se volvió monótona, sin embargo Serena ponía todas sus ganas para que la relación funcionara. Se sentía muy sola, era como si él se hubiera marchado de nuevo al extranjero. Ella sabía que algo le faltaba, no sabía a ciencia cierta, qué, sin embargo se daba cuenta de que no era por el deterioro de su relación con Darien.

Las chicas también tenían actividades:
*Mina, tomaba clases en el Teatro Municipal y para costear sus gastos personales, filmaba comerciales para la televisora ‘Tokyo Metropolitan Television’ y le iba muy bien, ya que le ofrecían constantemente papeles pequeños en teleseries y su rostro había salido en dos oportunidades en una revista juvenil sobre modas y tips de belleza ideal de la mujer japonesa.
 
*Lita, participó en un concurso creado por el Servicio de Menores de la ciudad de Tokio, para preparar menús sanos, para escolares en edad preescolar y educación primaria. En una primera ronda, ella quedó seleccionada con otras diez personas, de entre casi trescientas que postularon y presentaron sus proyectos. En la segunda vuelta, solo tres fueron las afortunadas ganadoras: una señora, dueña de casa; pero con mucho talento, una chef; recién graduada y Lita; que llamó mucho la atención por ser muy joven y no tener preparación previa. Esto mantenía ocupada sus tardes en estudiar y preparar platillos saludables.
 
*Amy, participaba activamente de un seminario de medicina, en el Campus de Hongo impartido por la Universidad de Tokio, una de las más antiguas (1877) y mejor posicionada según el ranking mundial Shanghái Jiao Tong. Asistía tres veces por semana.
 
*Rei, aún estaba indecisa, con respecto de qué hacer con su vida, ya no deseaba como antes convertirse en una sacerdotisa del ‘Templo Hikawa’. Sus metas en la vida, cambiaron, tenía talento para muchas cosas y necesitaba averiguar cuál le apasionaba más si componer canciones y obviamente cantarlas; tal vez modelar y ser la esposa de la persona amada, pero con el regreso de Nicholas a su casa para hacerse cargo de los negocios de la familia, hace casi un año y no había vuelto a saber de él, ahora ese sueño parecía lejano.
 
La única que parecía no tener actividad alguna, era Serena. Ya estaba cansada de no hacer nada productivo con su vida y depender siempre de los demás. Todas luchaban fervientemente para realizar sus sueños más anhelados. Pensaba, mientras caminaba en dirección al Sanno Hospital, en desarrollar sus habilidades manuales e ingresar al club de arte, de la preparatoria.
            -¿Serena?
            -Hola Darien…
            -Permitan que las presente -se levantó Darien, mostrándole a su acompañante- Serena, ella es Lucy, una compañera de urgencias. Lucy, ella es mi novia Serena Tsukino.
            -Mucho gusto, Serena -le da brevemente la mano y se levanta para marcharse- Los dejo para que conversen. Nos vemos luego, Darien. Adiós Serena.
            -Adiós- Serena se sienta a su lado con las mejillas encendidas.
            -¿Sucede algo malo?- le preguntó bruscamente él.
            -No, no para nada. Tenía deseos de verte y pregunté por ti abajo y me dijeron que estabas en tu hora de colación y subí para verte un ratito.
            -Entiendo que el tiempo que pasamos juntos es muy poco y quisiera que fuera más, pero yo no estoy jugando aquí, Serena. Debo permanecer otro año más como interno para salir de urgencias y trabajar por turnos, por favor, sé paciente.
            -Sí, tienes razón. Discúlpame, por favor -le dice levantándose y conteniendo el llanto-. Ya no volveré a molestarte.
            -Serena, espera… Serena.
            Serena corrió al ascensor y apretó con premura el botón pidiendo que Darien no le diera alcance, por suerte el elevador estaba en el mismo piso y abrió sus puertas de inmediato, entró y apretó el botón ‘1’.  Llegó a su casa y subió corriendo a su habitación tirándose a la cama y abrazando su almohada, nunca creyó que todo esto sería tan difícil de sobrellevar ahora que ya comenzaban a pasar los años.
 
            -¡¿Mina?!
            -Se… Serena ¿Por qué estas llorando? ¿Qué te ocurrió?- le preguntó su amiga con angustia. Ella corrió y abrazó a su amiga y lloró amargamente. Luego de un rato se calmó y le contó lo sucedido en el casino del hospital con Darien, con la voz crispada por el llanto.
            -No puedo creer que se atreviera a decirte todo eso.
            -No comprendo que ocurre con él. Desde hace un tiempo que está distante. No sé qué más puedo hacer.
            -Tranquila, Serena. Tal vez su trabajo lo absorbe mucho, ten paciencia, ya te llamará.          -Si… tienes razón -razonó con resignación-, por cierto ¿Qué hacer aquí? Creí que hoy tenías ensayo.
            -¡Hay Serena! Recuerdas que mañana hay examen de inglés y me pediste que te ayudara a estudiar ¿Qué memoria la tuya?
            -Discúlpame -riendo- Lo había olvidado.
            -Si quieres me voy. No te ves de buen ánimo.
            -No. No te vayas, no quiero quedarme sola.
            -Bien. Encenderé la radio un rato, para relajarnos…
            -Quiero esforzarme… tener mejores calificaciones. Quiero que Darien se sienta orgulloso de mí… estar a su altura -comentó en un susurro y se encogió de hombros. Mina suspiró, se acercó a ella tomándole las manos.
            -Serena… si te esfuerzas que sea para que tú te sientas orgullosa de ti misma, porque en verdad deseas superarte, no para demostrarle algo a los demás. Todas te queremos tal como eres. No quiero que trates de aparentar algo que no eres por nadie y estoy segura de que las chicas tampoco quieren eso. Ni Haruka o Michiru. Vamos a esforzarnos para ingresar a la Universidad de Tokio, para cumplir con nuestros sueños… no estés triste…
            -¡Ya! -le dijo levantándose con más ánimos- Iré a lavarme la cara y le pondremos ganas al estudio.
            -¡Eso! Yo iré por unos pastelillos que me ofreció tu mamá.
Así las chicas estudiaron por horas, donde la paciencia de Mina fue duramente puesta a prueba por la porrona de Serena. Al final y con algunas claves de pronunciación, logró entender y aplicarlo. Hasta que una noticia en la radio las distrajo de sus cuadernos.
Locutor:Así es mis queridas ‘radioescucha’ si quieren ganar entradas dobles para el concierto de “Three Lights”, solo deben responder a estas preguntas: nombres de los discos del grupo y… nombrar al menos tres canciones que estuvieron en el top, top de nuestro ranking la semana pasada y… y para ello pueden llamarme a los fonos: 4587945 - 4587927 o enviarme un correo a la dirección
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] dejando muy claro tu nombre, número de identificación y un teléfono. No lo olviden, discos del grupo y tres canciones… ahora vamos con el tema que solicitó Kaoru…”
Sonó una canción algo romántica. Mina y Serena se miraron a los ojos con aparente sorpresa.
Ambas: ¿QUEEEEEEEE?
            -¿Con… concierto…
            -De Three Lights? -completó Serena- Ellos han regresado?
            -Wiiii -saltando y aplaudiendo efusivamente- Yaten, ahora sí, la gran Mina Aino, no dejará escapar esta oportunidad.
            -¡Hay Mina! Tú nunca cambias.
            -Pero Serena, que estamos esperando vamos a llamar de inmediato- le dice jalándola
            -¿Y sabes cuál fue el tema que ocupó el primer lugar?
            -No- le respondió con lágrimas en los ojos.
Continuará...


Última edición por aysha bakhovik b. el Vie 28 Ago 2015, 10:59 pm, editado 1 vez


.
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


La realidad es mejor que la fantasía, Gabriel.
─No, si convertimos la fantasía en nuestra realidad.
avatar
Invitado
Invitado

Re: Por el amor de una estrella

Mensaje por Invitado el Jue 30 Jul 2015, 10:47 am

wow y doble wow
Llore de nuevo, el recordar ese capitulo snif snif ahhh que buenos recuerdos, esa Serena, yo creo que mas tiempo y cambia a Darien por Seiya, pero bueno eso nunca lo sabremos, en fin.

Me ha encantado su regreso, aunque esa Lucy no me da buena espina jajaja

Espero el siguiente con ansias

saludos!!!
avatar
Aysha Bakhovik B.
Administradora
Administradora

Fecha de inscripción : 16/10/2011
Femenino

Re: Por el amor de una estrella

Mensaje por Aysha Bakhovik B. el Vie 28 Ago 2015, 11:01 pm

Gracias, por tus palabras @Wendy Kou  Y esperemos que Serena escoja esta vez a Seiya jejejeje 

Saludos.


.
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


La realidad es mejor que la fantasía, Gabriel.
─No, si convertimos la fantasía en nuestra realidad.
avatar
Invitado
Invitado

Re: Por el amor de una estrella

Mensaje por Invitado el Vie 28 Ago 2015, 11:21 pm

Cuando actualizas? Me aburro sin leer jajaja
avatar
Aysha Bakhovik B.
Administradora
Administradora

Fecha de inscripción : 16/10/2011
Femenino

Re: Por el amor de una estrella

Mensaje por Aysha Bakhovik B. el Miér 02 Sep 2015, 6:47 am

¡Hola!
Les traigo una nueva actualización, espero disfruten de este capitulo y no olviden dejar sus comentarios, que son nuestro sustento jejejeje
Besos.



II



            -Me lo temía- dijo para sí, Serena.  Mina siempre le ponía mucho entusiasmo a las cosas, pero luego quedaban en nada.  Serena le da una mirada y ve que está contando en silencio con los dedos.
            -Se cuáles son sus discos más famosos y bueno también las canciones que más se escuchan, sin embargo… no sé cuáles fueron las tres primeras de esa emisora -Serena pensó que le ponía mucho drama al asunto. Mina se levantó inconscientemente a contestar el teléfono-.  ¿Diga?… sí ¿tú también?… si, si… está conmigo… iremos de inmediato.
            -¿Quién era? Mina.
            -Era Rei, dice que nos espera en el Templo. También escuchó lo del concurso de la radio. Las demás ya se encuentran allí. ¿Qué ocurre? Serena.
            -Yo… no estoy segura si quiero ver a los chicos…
            -¿A los chicos o a Seiya? –Mina fue directo al clavo-.  ¿Es por lo que te dijo?- la chica asintió.
            -Seiya confundió nuestra amistad y me confesó que estaba enamorado de mi… y yo… amo a Darien… mmm… sé que no estamos muy bien en estos momentos, pero quiero que las cosas funcionen… necesito que funcionen. Estoy segura que dentro de algunos meses todo será como antes…
            -¿De verdad crees esa mentira? ¿O solo no quieres sentirte confundida?- Serena no contestó y Mina supo la respuesta. Su amiga bajó la mirada y suspiró, a Serena no se le daba muy bien ocultar las cosas o mentir.
            -Vayamos al Templo. Pero si deciden ir a ver a los chicos, no cuenten conmigo.

            Tomaron el autobús, y tardaron unos cuarenta minutos en llegar. Durante todo el trayecto, Serena no mencionó palabra alguna, aunque no había querido admitirlo delante de su amiga, sabía que tenía razón. Ver a Seiya y tenerlo cerca de nuevo, era una prueba para su corazón, que últimamente se sentía muy solo.
            -¡Chicas! Ya llegamos… Reiii… ¿Eh?
            -Seiya…- por un momento se quedó petrificada y su corazón se removió de una forma como nunca antes sintió. No pudo controlar su respiración, que tomaba una velocidad nada normal.
            -Hola Bombón ¿No te da gusto verme?- él en cambio se mostraba muy tranquilo y actuaba con normalidad. Aunque no quitaba su cara de suficiencia y seguía igual de confianzudo.  Se veía muy atractivo con un jeans negro y una playera simple de color azul con un lobo en el centro.
            -Ah… ah… claro que si… es solo que estoy algo sorprendida. No esperaba verte aquí. ¿Cuándo llegaron?
            -Hace algunas semanas. Ya tenemos todo organizado y… sorpresa, el lunes tendrás a este apuesto y sexy muchacho como compañero de curso…
            -¡QUE BIEN! -saltó Mina efusivamente desde atrás, pero luego recordó- ¿Y cómo tan pronto van a dar un concierto? Nos enteramos por una emisora.
            -Ah sí…
            -Creo que haces muchas preguntas- le reprochó Yaten con enojo.
            -Es natural que pregunte, después de lo que pasó, pensamos que se quedarían en su planeta, me alegra mucho volver a verlos. Además, ustedes también nos extrañaron, sino no estarían aquí…
            -Si supieras por qué…- comenzó de nuevo Yaten.
            -Detente Yaten, por favor -pidió Taiki educadamente- Es cierto, también deseábamos verlas y extrañábamos la vida cotidiana en este planeta.
            -Entonces se quedarán un buen tiempo.
            -Así es Amy.
            -¿Y ya tienen planes para un nuevo disco?- habló de pronto Lita, apareciendo con una bandeja con jugos naturales con hielo y bocados fritos.
            -Sí, compuse varios poemas y sacaremos ideas de allí, para nuestro próximo sencillo. El productor nos dio dos meses para terminar de organizar todo…- les explicó con calma, mordiendo unos bocaditos.
            -Bombón ¿Podemos ir a dar una vuelta?
            -Yo…
            -Ve, Serena. No te preocupes por nada- la incitó Mina, y las demás giraron la cabeza hacia ella. No se escaparía de las preguntas.
            -Te invito un helado ¿Qué dices?
            -Está bien- no estaba muy convencida de estar a solas con él y justo que le había dicho a Mina que no quería contacto con Seiya.  Su amiga era una traidora, pensó y suspiró con resignación.
Compraron helados, jugos, bocados de pescado, dulces de algodón y algunos pasteles. Cuando por fin pudieron sentarse a conversar, el sol ya estaba cayendo, matizando entre naranjas y lilas.
            -Me alegra ver te estás muy bien, Bombón.
            -Seiya yo…
            -Tranquila. Sé que estás con tu novio. Conozco cual es mi lugar y créeme que jamás haría algo por incomodarte o para hacerte infeliz. Solo seré ‘Seiya Kou’ tu amigo- “El tonto y enamorado amigo de Serena Tsukino” pensó.
            -Gracias, Seiya. De nuevo estas aquí y eso me alegra de una manera extraña, es… es como si llenaras una parte de mí que se encontraba oscura y vacía. No lo supe hasta que te vi… sonreír en la casa de Rei -no se explicaba cómo se atrevía a decir aquellas cosas, pero dejó que sus palabras fluyeran con sinceridad-. Te confieso que una parte de mí no quería verte, porque no quiero lastimarte -”O lastimarme a mí misma al desear a un imposible” ocultó esta parte-.  No he olvidado las hermosas y últimas palabras que me dijiste, Seiya.
            A Seiya se le retorció el estómago al escuchar aquellas palabras. Pero no se atrevió a decir algo, sabía no había esperanza para él. Se forzó a creer que la chica solo extrañaba al amigo que siempre vio en él y dada la tendencia de Serena de querer a todo el mundo, sin importarle la apariencia o de dónde provenga, se terminó convenciendo asimismo.
            -¿Cómo están las cosas con tu novio?
            -Muy bien- mintió.
            -Ya veo…
            -La princesa Kakiuu ¿Cómo está?- agregó desviando el tema.
            -Ella está muy bien y feliz, porque por fin hay paz en el universo.  La reconstrucción nos llevó mucho trabajo, ya que luego de que las personas regresaron al planeta estaban horrorizadas por las condiciones en que se encontraba la región real.
            -Si algo parecido nos ocurrió a nosotros. Me da mucho gusto pensar que por fin hay paz… no más batallas. Oye Seiya… por casualidad tienes entradas para el concierto.
            -¿Eh?- Serena se ruborizó y puso el brazo detrás de la cabeza y rio avergonzada
            -No importa, no te preocupes- le respondió riendo “Extrañaba su risa” pensó Seiya con dolor y suspiró profundamente.
            -Déjame hablar con el productor del evento para conseguir algunas y te aviso el lunes, Bombón -le dijo con falsa indiferencia-. Ahora te acompaño a tu casa, porque ya se está haciendo tarde para ir al templo  -se disculpó avergonzado, recordando que tenía que reunirse con sus antiguos sonidistas y sus hermanos para probar instrumentos-. Tengo algunas cosas que hacer y se me ha hecho tarde.
            -Claro. ¿Dónde se están quedando?
            -Compramos un departamento muy cerca de aquí. El manager es un gran amigo nuestro y depositó las ganancias de los discos vendidos, de los temas usados para publicidad y créeme que no es poco –le fue contando mientras avanzaban por la tranquila avenida-. Al menos viviremos bien un par de meses o hasta que comencemos con las giras y los conciertos. Bien, ya llegamos, sana y salva hasta su casa señorita Tsukino- se detienen delante de la casa, que tenía las luces encendidas, le hace una reverencia y Serena se sonroja.
            -¿Vendrás a verme uno de estos días?
            -Por ahora no puedo, Bombón, ya sabes estamos a unos días del concierto y debemos ensayar, hemos estado mucho tiempo fuera de las canchas- le guiña un ojo.
            -Es verdad, estoy segura de que les irá muy bien, como antes. Adiós Seiya, entonces ¿te veré el lunes?
            -Sin falta. Cuídate bomboncito
Serena entró y se apoyó un momento de espaldas en la puerta y sonrió para sí.
            -Serena ¿De qué te ríes? Deja de perder el tiempo y ayúdame a poner la mesa. Tu padre no tarda en regresar del trabajo.
            -Ya voy- le contestó arrastrando los pies.
 


            -
¡Hola muchachos!- saludó el intruso.
            -Pero ¿Qué hacen ustedes aquí?-  preguntó alterado Yaten al ver a los visitantes.
            -Querido Seiya ¿Cómo estás?
            -¡Princesa!!! -le hace una breve reverencia- ¿Ha ocurrido algo malo? ¿Se encuentra usted bien?
            -Ahora que están los tres reunidos les diré a que he venido. Quiero que presten atención a cada una de mis palabras… ‘sin interrumpirme’ -le aclaró a Yaten, que ya iba a replicar, pero calló ante el tono autoritario de la princesa.  Pasaron a la sala de estar, y se sentaron.  Yaten se quedó de pie, frente a los muchachos y los miraba de forma adusta.  La princesa, se acomodó en un sofá y cruzó ambas manos por encima de sus piernas, con la cabeza gacha pensando en cómo comenzar-. Ustedes podían transformarse en sailors, debido a que yo les brindé de mis poderes ¿Correcto? No tuve otra alternativa en aquel momento, ya que los cristales de los ‘Altos Guerreros del Pasado’ fueron robados, desde su lugar de reposo, por Sailor Galaxia, quien, a su vez, sabía de su inmenso poder y los sustrajo momentos antes de atacar a nuestro amado planeta. Si hubiese tenido la oportunidad de haberles entregado esos cristales antes del ataque, ella no hubiera podido hacer algo en contra de ustedes. Bien, ahora les traigo los cristales que les perteneces por derecho, ya que ellos pertenecieron a sus antepasados directos.
            Por favor, abran su corazón, llénenlo con el sentimiento del amor, la amistad y el valor, ellos entrarán en ustedes fusionándose con él, brindándoles todo el poder que poseen -le entregó un cristal a cada uno de los muchachos, que se habían arrodillado ante su presencia. El de Taiki era de color púrpura. El de Yaten, era verde y por último el de Seiya, era de color azul. Con unos destellos muy brillantes, cada uno de estos cristales se introdujo en el cuerpo de sus nuevos portadores, quienes sufrieron de inmediato una transformación. Permanecieron con sus cuerpos masculinos y sus trajes de batalla tenían apariencia de ninja. El entero era de color negro (Ninniku Yoroi) La armadura que iba encima, de aspecto pequeño y liviano, que vestía Taiki era café oscuro; Yaten, en marengo y Seiya completamente de negro. Los tres cubrían sus rostros con ‘mascaras antitemporal’ en negro, así mismo; los tres cargaban dos espadas cruzadas en la espalda y una más corta en el lazo de la cintura. Los jóvenes se miraban estupefactos y como no hacerlo, podían sentir el gran poder correr por sus venas.
            -¿Qué fue lo que sucedió?
            -La apariencia y su poder de pelean han cambiado. Ahora lucharan con su verdadera apariencia y el poder que poseen en su esencia, sin embargo deben entrenar para controlar y aumentar el nivel de pelea. Las palabras de transformación y sus ataques siguen igual, tal vez descubran que pueden hacer mucho más que eso, solo si entrenan adecuadamente.
            -Princesa, la galaxia ahora vive en paz ¿Qué ocurre? ¿Hay un nuevo enemigo?- preguntó con preocupación Taiki, volviendo a su apariencia normal.
            -Me temo que sí, por eso he de irme de inmediato a Kinmoku, para reforzar el campo de energía y terminar de preparar a mis nuevos guerreros.
            -Nosotros podemos acompañarla y protegerla, princesa- pidió Yaten.
            -Mi querido Yaten, siempre tan leal. Gracias, pero he de rechazar tu petición. Tengo seis nuevos poderosos guerreros, tanto como lo son ustedes ahora. No temas por mí. Ahora ustedes cinco deben ayudar a la Princesa de la Luna a proteger este mundo. No olvidemos que gracias a su bondad y desinteresado amor, estamos hoy aquí…
            -Eso no me interesa, yo quiero protegerla a usted- volvió a la normalidad también y se arrodilló frente a ella.
            -Ya no es necesario. No tengo muy claro de quien se trata, pero les aseguro que es muy poderoso. Viene acercándose. No logro deducir por qué este planeta siempre es blanco de entes malvado. Debe ser por la gran cantidad de energía que desprende…
            -Alteza, se marchará sola y ¿Si algo le sucede?…
            -¿Y cómo que estos dos están aquí?- pregunto Yaten con brusquedad.
            -Sus primos, deseaban conocer la Tierra y a la Princesa de la Luna…
            -¿Qué?
            -Tranquilo Seiya. Estamos al tanto de la situación, son solo vacaciones. Su Alteza Real, ya tiene un gran número de guerreros y nuestro ejército está muy bien entrenado esta vez- aportó Akira, el menor de los mellizos, de cabellos rubios y ojos color miel.
            -Aparte de que nuestro nuevo mecanismo de defensa es muy potente…- contestó el otro, cuya diferencia con su hermano era el cabello, algo más oscuro y de ojos plomizos, se llamaba Dorian.
            -Un campo de energía, que al menor roce de energía negativa lo destruye de inmediato.
            -Les irá muy mal si intentan atravesarlo, así no habrá mucha diversión.
            -Exacto. Por eso estamos acá. Este pobre planeta será blanco fácil…
            -Ya conversaremos de este tema. Princesa ¿Cómo podemos saber si su retorno a Kinmoku fue exitoso y usted está a salvo?- lo cortó Taiki, que ya estaba mareado de ver a uno y luego al otro cuando hablaban, como en un partido de tenis.
            -¡¡¡AAAH!!! Nos trajimos con nosotros un comunicador interespacial de alta frecuencia y en Kinmoku está el gemelo en la Sala del Trono, así podremos comunicarnos con su Alteza Real y viceversa.
            -¡Vaya! Llegaron muy preparados- aportó Seiya, acercándose al aparato, que tintineaba y botaba humo, sobre el arrimo.
            -He de irme. Gracias por todo, mis estrellas fugaces.  Por favor, traten de ser felices.
            -Adiós, Princesa. ¡Cuídese mucho!- los cinco le hacen una reverencia y ella desaparece.


.
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


La realidad es mejor que la fantasía, Gabriel.
─No, si convertimos la fantasía en nuestra realidad.
avatar
Invitado
Invitado

Re: Por el amor de una estrella

Mensaje por Invitado el Jue 17 Sep 2015, 10:59 am

jajajaj que lindos los mellizos jejejejeje, esa Serena siempre me enoja, pobre mi querido Seiya y que bueno que ahora son portadores de cristales que les ayudaran a superar lo que vengan, Esa Serena descarada hasta entradas le pide y no le da nada jajajaja ahhh que buen fic nena. Saludos!!!

Contenido patrocinado

Re: Por el amor de una estrella

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Dom 24 Sep 2017, 11:47 am