StarMoon Foro


LUNA CR

Comparte
avatar
Luna Cr
Sailor Inner
Sailor Inner

Fecha de inscripción : 04/05/2013
Femenino
Edad : 26

Re: LUNA CR

Mensaje por Luna Cr el Miér 30 Dic 2015, 8:58 pm

Hola a todos, buenas noches, aquí en México, bueno, el día de hoy les traigo la historia, con la que cerrare mi quinto reto, me divertí bastante con cada uno, bueno los personajes que aparecen en la Historia son propiedad de Naoko, yo solo son la autora de la historia, y la canción que aparece es autoría del grupo musical italiano IL VOLO, y el cual es un tema que me gusta mucho, y del cual me inspire para la historia, con el mismo nombre, quería publicarla el 25 de este mes, pero por cuestiones de tiempo, apenas pude subirla hoy, bueno, espero la disfruten (y dejen muchos comentarios), dudas, felicitaciones, quien los hace enojar todo lo que quieran, es la primera vez que subo algo de mi autoria, pero sin más ni más les dejo la historia "SI ME FALTA TU MIRADA".
                                                         SI ME FALTA TU MIRADA-
Es cierto, jamás olvidas a esa persona especial, a esa con la que pasas momentos que en lo simple o en lo grandioso de la palabra pueden ser “increíbles” que puedes recordar una y otra vez, sin temor a enfadarte, que puedes contar a los demás sin miedo a que digan “ahí va de nuevo, otra vez la misma historia”, que puedes leer una, dos, o quizá más veces, si estuviese escrita, y decir, “que buena historia”, bueno, bueno eso es, lo que nos pasa a todos los que alguna vez hemos podido decir “es que él/o ella era mi clic, era esa parte de mí, a la que llaman media naranja, mi otra mitad, o simplemente el amor de mi vida.
Se trataba del invierno del 2000, en donde prácticamente el clima había cambiado tan drásticamente, que las temperaturas tan bajas y el caer de la nieve hizo llegar consigo tantos turistas a Tokio, que era bueno para el país, por la derrama económica,
Por mi parte yo asistía al segundo año de la licenciatura en educación física en la universidad de Tokio, una de las más importantes en el mundo, además de ser una de las más grandes, a pesar de conservar una fachada no muy moderna la institución contaba con tres grandes campus, Hongo, Komaba, y Kashiwa.
El campus de Hongo, tenía una influencia de acción de 10 kilómetros y era el más tradicional. Es la sede que aglutinaba mayor número de Facultades entre ellas la Facultad de Derecho, la Facultad de Medicina, la  Facultad de Ingeniería, la Facultad de Letras, la Facultad de Ciencias, la Facultad de Agricultura, la Facultad de Economía,  la Facultad de Farmacia, y la facultad de Educación a la que yo pertenecía, además de los tres enormes campus la universidad de Tokio contaba con un enorme museo, el cual además de contener la más grande reserva historia sobre la universidad, contaba con un gran número de murales y piezas únicas que hablaban sobre la historia de Tokio, un hospital por campus, bastantes bibliotecas y lo mejor grandes espacios verdes que rodeaban todo el inmueble.
Yo me encontraba residiendo en una hermosa casa, propiedad de mis padres,  junto a mi  hermana menor, Kakiu, oh y claro mi hermosa perra husky anouk, siempre fuimos una familia bastante tranquila, y a pesar de todas las actividades que a veces puede llegar uno a tener siempre nos dábamos espacio para compartir un momento en familia.
Era un 20 de noviembre del mismo año, una mañana con bastante frio, más de lo usual para ser exacto.
-          Seiya hijo ya despierta o llegaras tarde a clases¡
¿Sabes en donde esta este muchacho, no está en su habitación?
-No, ni idea, vaya que extraño, jamás se queda dormido.
-Quizá vino Akane por el para ir a la escuela, ya saben con eso de que quiere emparentar, hasta viene por él más temprano de lo usual para pasar más tiempo con Seiya, jajaja.
-Basta jovencita, es mejor que termines de desayunar, o la que llegara tarde a la primaria será otra.
-Ok mamá…
-Buenos días, pero que frío hace afuera de verdad, tendré que pasear a husky por la tarde.
-Ya veo hijo, sabes que no me molesta para nada que saques a husky, pero por favor protégete del frio, ya ves que apenas inicia el invierno, y ya están las temperaturas muy bajas.
-Si, lo siento mamá, no quise preocuparlos, solo que no podía dormir y preferí salir a caminar un poco, para relajarme.
-Si hermanito, ya nos tenías preocupados a todos, pensamos que Akane te había secuestrado, como no quieres ser su novio formal, pues no encontró otra forma de tenerte a su lado… jajajaja.
-Señorita, seguramente ya termino su desayuno verdad, porque no pienso venir de regreso de mi trabajo para llevar su almuerzo a la primaria, por décima vez…
-Si papá ya casi termino…
-Jajajaja hermanita ya te lo dije, en caso de formalizar las cosas con Akane, tu serás la primera en enterarte, aunque pobre de la suertuda, porque de plano tendrá que conocer una cuñada muy celosa e histérica jajajajaja
-Hermano¡¡¡…
- Jajajajajaja, todos reían.
Así es estimados televidentes, el día de ayer aproximadamente a las 11:40 hrs de la noche se vio una enorme luz que cubrió el cielo de Tokio, además de que pudo captarse una luz blanca en dirección a la torre, la cual se desconoce su origen hasta el momento, y sin más señal desapareció, a las 11:43 hrs, captado por las cámaras de vigilancia de la torre de Tokio, esto es lo más raro que ha ocurrido en años, en cuanto se tenga más información de este hecho se estará informando a toda la población, para TVC Tokio, informo, Yukito Yama.
-¿Qué raro?, eso jamás se había visto en Tokio, además de que la luz es bastante grande y luminosa, como es que la población más cercana al parque no se dio cuenta, a no ser que se trate de algún experimento del gobierno…, sea como sea por favor cuídense mucho y no dejen sus celulares, para mantenernos en comunicación en caso de que se requiera.
-Si está bien papá, no te preocupes, y tu hermanita ¿ya terminaste de desayunar? hoy pasaran por nosotros Taiki y Yaten para llevarnos a la escuela.
-Si ya voy hermano (casi se ahoga con el bocado de alimento al escuchar el nombre de Yaten), pero por qué no me dijiste nada de que vendrían hoy por nosotros, para estar lista desde antes?
-Porque aunque te lo hubiera dicho ayer, no hubieras estado lista hermanita, jajajaja.
-Ahss hermano, da gracias a Dios que te quiero mucho, porque si no ya te hubiera horcado.
Tocan el claxon de un coche afuera de la casa.
-          Son ellos, es hora de irnos, nos vemos más tarde, los quiero.
-          Bye mami, bye papi los veré más tarde.
-          Pero, Seiya, hijo no desayunaste nada¡¡
-          Lo siento mamá, pero desayunare en la cafetería del campus, oh si, y hoy tengo práctica con el equipo de futbol, así que llegaré más tarde…
-          Pero desayunas, no olvides que es la comida más importante del día.
-          Está bien lo prometo¡¡
 
-Hola, ya listos? Disculpen el retraso, había mucho tránsito, por lo que optamos por tomar un atajo, y creo que resulto peor, pero si nos damos prisa llegaremos a buen tiempo, exclama Taiki
Hola Kakiu, muy buenos días¡¡
-Hola Yaten, buenos días (contesta la menor, bastante ruborizada ante el acto del peliplateado).
-Jajajajaja sí creo que para alguien son bastante buenos jajajaja, contesta Seiya al ver a su hermana menor. Sera mejor que nos vayamos de una vez, antes de que sea más tarde.
Ya en el carro…
Así es que siempre si se realizara el baile de navidad y fin de curso en el campus?- Menciona Taiki.
-Sí, eso es lo estuvimos hablando todos los representantes de grupo, pero la verdad no hemos llegado a un acuerdo, como son bastantes universidades y todo mundo quiere algo distinto.
Hablan del baile navideño en donde todas las facultades se reúnen, y escogen a una chica y un chico como princesa y príncipe de la navidad? Pregunta Kakiu toda emocionada.
-Si esa misma responde Yaten, aunque la verdad no te pierdes de mucho, ya que no hay chicas tan guapas como tú para poder bailar y pasar una velada agradable.
La chica solo siente un calor que recorre su cara, y después el resto del cuerpo, por lo que solo logra sonreír.
Seiya solo mueve la cabeza al notar el gesto de su amigo.
-Bueno llegamos kakiu, que tengas un bonito día.
-Gracias Taiki, ustedes también tengan un buen día. Hermano cuídate por favor, y si vas a ir a cenar con Akane por lo menos mándame un mensaje, así nuestros padres no estarán con el alma en un hilo, por favor.
-De acuerdo hermanita, suerte en tu día, aunque como eres una Kou sé que tendrás éxito en todo lo que hagas. Le guiñe un ojo. Te veré más tarde.
Bonito día Kakiu exclama Yaten, a lo que la menor solo sonríe y logra responderle entre suspiros un gracias.
Ya de camino a la universidad, los tres ocupantes de un auto blanco conversan.
-Bueno Seiya y en caso de se haga el baile invitaras a Akane, seguramente ella ya dio por hecho y ha de ver pasado la voz que asistirá con el capitán del equipo de Futbol, y además representante de grupo de segundo grado de la universidad de Educación, Seiya Kou.
-No lo sé, la verdad no me siento muy entusiasmado por ir a ese baile, siempre lleno de gente llena de estereotipos, y conversaciones sin chiste. Además en todo caso no creo le perjudique en nada al gran ego de Akane, ya que es muy guapa y como representante del primer año de la facultad de leyes, no creo que tenga problema alguno en conseguir pareja, alguien que esté a la altura de ella.
-Y que dices tú Yaten, ¿invitaras a Mina al baile?
-No lo sé, no he tenido tiempo de pensar en eso, además ya tiene 2 semanas que no la veo, con eso del torneo de Voleibol, no hemos platicado mucho.
-Ya veo, ¿y tu Taiki, ya invitaste a Aymi al baile, supongo que irán juntos?
-No lo sé, ha estado bastante ocupada con sus prácticas en el hospital y las clases, que no hemos tocado el tema.
-Pues sería bueno pasar el día de hoy a hacer una visita a leyes y otra a medicina y que platiquen con ellas ¿no creen? –menciona Seiya.
-ok menciona Taiki, pero solo si tu invitas a Akane al baile…
Ya más tarde en la universidad:
-Yaten¡¡, yuju Yaten¡¡ que bueno que viniste, ya teníamos 2 semanas, 1 día y 13 horas sin vernos…
-Si Mina, a mí también me da gusto verte, ya te he dicho que no seas tan dramática, además nos hablamos por teléfono todos los días, aunque no nos veamos a diario.
-Pero que injusto eres Yaten, a pesar de que casi no nos vemos y todavía me maltratas, (ya con ojos llenos de lágrimas) ademá…oh Seiya, Taiki, que bueno que también vinieron  de visita, cuanto tiempo sin vernos (ojos de felicidad en Mina).
-Ya veo, cambias muy rápido de estado de ánimo Mina, pero también me da mucho gusto verte –Menciona Taiki.
-Si jajajaja es bueno ver que el frío no cambia en nada tu estado de ánimo- dice Seiya.
-Oh no claro que no, ya saben la latitud ante todo, además ya viene mi temporada favorita navidad¡¡¡ si¡¡¡ - dice Mina.
-Ven, solo se trataba de otro drama más de Mina, además no se dice latitud, es la actitud- Dice el peliplateado un poco confundido.
-Puedo imaginarme la razón por la que vinieron, vienen por lo del baile de navidad ¿cierto?, todos están hablando de eso –dice Mina con ojitos brillosos.
-Vaya Mina en todo estas- dice riendo Seiya.
-Por supuesto, ya saben la información más relevante del momento solo con la gran Minako Aino, jajajajaja, además deja te informo que Akane ya hizo oficial e informo a todos que el guapo Seiya Kou y ella serán pareja en el baile de navidad de este año.


.
avatar
Luna Cr
Sailor Inner
Sailor Inner

Fecha de inscripción : 04/05/2013
Femenino
Edad : 26

Re: LUNA CR

Mensaje por Luna Cr el Miér 30 Dic 2015, 9:16 pm

-No lo sé, la verdad no me siento muy entusiasmado por ir a ese baile, siempre lleno de gente llena de estereotipos, y conversaciones sin chiste. Además en todo caso no creo le perjudique en nada al gran ego de Akane, ya que es muy guapa y como representante del primer año de la facultad de leyes, no creo que tenga problema alguno en conseguir pareja, alguien que esté a la altura de ella.
-Y que dices tú Yaten, ¿invitaras a Mina al baile?
-No lo sé, no he tenido tiempo de pensar en eso, además ya tiene 2 semanas que no la veo, con eso del torneo de Voleibol, no hemos platicado mucho.
-Ya veo, ¿y tu Taiki, ya invitaste a Aymi al baile, supongo que irán juntos?
-No lo sé, ha estado bastante ocupada con sus prácticas en el hospital y las clases, que no hemos tocado el tema.
-Pues sería bueno pasar el día de hoy a hacer una visita a leyes y otra a medicina y que platiquen con ellas ¿no creen? –menciona Seiya.
-ok menciona Taiki, pero solo si tu invitas a Akane al baile…
Ya más tarde en la universidad:
-Yaten¡¡, yuju Yaten¡¡ que bueno que viniste, ya teníamos 2 semanas, 1 día y 13 horas sin vernos…
-Si Mina, a mí también me da gusto verte, ya te he dicho que no seas tan dramática, además nos hablamos por teléfono todos los días, aunque no nos veamos a diario.
-Pero que injusto eres Yaten, a pesar de que casi no nos vemos y todavía me maltratas, (ya con ojos llenos de lágrimas) ademá…oh Seiya, Taiki, que bueno que también vinieron  de visita, cuanto tiempo sin vernos (ojos de felicidad en Mina).
-Ya veo, cambias muy rápido de estado de ánimo Mina, pero también me da mucho gusto verte –Menciona Taiki.
-Si jajajaja es bueno ver que el frío no cambia en nada tu estado de ánimo- dice Seiya.
-Oh no claro que no, ya saben la latitud ante todo, además ya viene mi temporada favorita navidad¡¡¡ si¡¡¡ - dice Mina.
-Ven, solo se trataba de otro drama más de Mina, además no se dice latitud, es la actitud- Dice el peliplateado un poco confundido.
-Puedo imaginarme la razón por la que vinieron, vienen por lo del baile de navidad ¿cierto?, todos están hablando de eso –dice Mina con ojitos brillosos.
-Vaya Mina en todo estas- dice riendo Seiya.
-Por supuesto, ya saben la información más relevante del momento solo con la gran Minako Aino, jajajajaja, además deja te informo que Akane ya hizo oficial e informo a todos que el guapo Seiya Kou y ella serán pareja en el baile de navidad de este año.
-Vaya, vaya aún sigo creyendo que de verdad erraste tu profesión y debiste haber estudiado, ciencias de la comunicación, o periodismo- dice Yaten.
-Jajajajaja bueno, era de esperarse, así que solo falta que Seiya lo haga formal, bueno un gusto verte Mina, yo voy a Medicina un rato, quede de pasar por Amy, y ya casi es hora, nos vemos mañana.
-Ok, nos vemos mañana- dice Seiya.
-Cuídate Taiki, visítanos cuando quieras¡¡¡ -dice Mina.
Yaten solo la mira sin decir palabra alguna, bueno será mejor que nos vayamos.
-Oh cierto, ya es tarde, Seiya hoy no está Akane, si es que también la buscas, me parece que tuvo una reunión con el equipo de porristas, mala suerte para ella, jajaja – dice Mina.
-Sí, lo sé, hable con ella hace apenas una hora, me dijo que estaría un poco ocupada, pero saldría temprano de la reunión, y que podíamos ir a cenar, pero le dije no podía ya que tengo entrenamiento hoy, y saldré tarde.
-jajajaja pobre Akane, se ha de ver frustrado, si yo fuera ella, pensaría que no quieres ir con ella al baile, y que le estas dando largas jajaaja.
-Mina ya basta¡¡ -dice Yaten
-Sí, lo siento, es cierto les quiero presentar a una amiga, con todo y la emoción casi se me pasa, jajaja, ella es de intercambio, parece ser que solo estará 2 meses o algo así, a donde se fue, esperen… - dice Mina.
-Serena, Serena¡¡, donde se metió – dice Mina.
Y de repente aparece frente a ellos una joven delgada, de tez blanca ojos azules y de cabellos largos, rubia, con seño gentil.
-Ella es Serena Tsukino, es estudiante de intercambio, llego apenas ayer- dice Mina.
-Mucho gusto, Seiya Kou –dice el joven pelinegro, quien no deja de mirar a la rubia (jamás olvidare esos ojos azules, esos ojos en los que me perdía).


-Mucho gusto, Serena Tsukino, quien sonríe al grupo.
-Hola – dice Yaten.
-Y dime de que parte de Japón eres Serena?, es muy curiosa tu forma de peinarte, tu cabeza parece un bombón con esas dos bolitas que sujetan tu cabello – dice Seiya bromeando, para tratar de mantener conversación con la joven.
-No son bolitas, y de donde yo vengo se llaman odangos, aunque en realidad no importa de dónde vengo, discúlpenme por favor, pero tengo que ir al departamento y desempacar las cosas, y quiera descansar un poco.
-Claro Serena, que descanses, un gusto conocerte – dice Seiya.
-Hasta luego – dice Yaten,
-Nos vemos mañana, Sere que descanses, recuerda que mañana habrá clase de Sociología a las 07:00 am¡¡ - dice Mina.
-Mina por Dios, bájale dos rayitas a tu entusiasmo – dice Yaten.
-Parece que le caíste bien a Serena Seiya, espero pronto encaje con nosotros, me caí bien –dice Mina dándole una palmada con fuerza a Seiya.
-¿Tú crees?, yo pienso que la regué, quizá fui muy irritante con ella, que lastima arruine la primera impresión.- dice Seiya mirando el camino por donde se fue Serena y finalmente bajando la cabeza.
-Bueno, bueno ya nos podemos ir, la verdad ya está empezando a bajar la temperatura, y no me agrada tanto el frío- dice Yaten.
-Sí,- dice Mina, tomándolo del brazo.
-Bueno los veré mañana, tendré entrenamiento, y ya han de estar esperándome en la cancha – dice Seiya.
Más tarde en uno de los jardines del edificio:
-Ya te lo dije, no se ¿por qué piensas que merecen una segunda oportunidad’, no es más que evidente que ellos no piensan más que en ellos mismos, o quizá ni en ellos jajajajaja- ríe una mujer con voz incomoda.
-No, yo creo que todos los seres vivos merecen una segunda oportunidad, es cierto no es el único lugar donde hay vida, pero los seres vivos de este planeta son afortunados, y sé que podrán entenderlo a tiempo, antes de que todo…
-No, no y no, para que venir a perder el tiempo, querer saber ¿cómo viven?, ¿qué les preocupa?, ¿cómo son sus costumbres?, si ya sabes que solo es perder el tiempo. Si yo fuera tú, no perdería mi tiempo, ni siquiera en cruzar palabra con ellos, no vale la pena.
-Basta Hisa, ya te dije que yo creo en los seres de este planeta, sé que podrán lograrlo.
-Bueno es tu decisión, finalmente solo faltan 33 días para que todo termine, pero algo si te digo yo no detendré a mis queridos duendes, ya que tanto a ellos como a mí nos encanta divertirnos, así que en fin. Finalmente desaparece la joven dejando solo un resplandor que hace que se ilumine todo el jardín.
Mientras tanto Seiya caminaba por unos de los pasillos del lugar, pensando en aquella joven que acababa de conocer hace apenas unos minutos, y traía con él una hermosa rosa roja, ya que al joven le encantaban, y al verla no pudo evitar cortarla.
-Eh comenzado a volar en el cielo infinito…volar oh, oh, cantar oh oh oh, oh (cuando de repente vio una gran luz que ilumino uno de los jardines cercanos) sin pensarlo dos veces empezó a correr en la dirección a la luz pero al llegar al lugar vio solo a Serena sentada en una de las bancas del lugar, por lo que se acercó a ella muy preocupado.
-¿Serena estas bien?, por favor dime que estas bien… dice el joven muy preocupado.
-Sí, todo está bien, pero que haces aquí, pensé que ya no estabas en la escuela – contesta la rubia un poco nerviosa.
-Pero que dices, ¿acaso no viste la luz que provenía de este lugar?, estoy seguro que fue aquí- contesta Seiya un poco confundido, ante la actitud de la rubia.
-No, yo creo que tu estás cansado, y no es para menos mira la hora, solo los veladores y los de medicina se encuentran a esta hora en el campus- dice Serena.
-Y los jóvenes atletas como yo, claro, ya que me encontraba entrenado en la cancha del campus- dice el joven guiñándole el ojo.
-Pero, no me cambies la conversación, yo sé lo que vi, así que aunque este muy cansado, no pude haber imaginado ese luz, era tan grande que pude verla desde el pasillo, y ahora me dices que no viste nada, además tu eres la que no deberías estar aquí sola, mira ¿qué hora es?, y por cierto ¿qué no se supone que estarías desempacando en casa?- dice Seiya.
- No bueno, quise quedarme un poco más en el campus para conocerlo mejor, y ya mañana desempacar, solo que me perdí, y decide sentarme un rato para ver si recordaba por cual pasillo salir, con eso de que es muy grande, y bueno ya recordé, así que ya me tengo que ir, hasta luego- dice la rubia.
-No espera – dice Seiya tomándola esta vez del brazo.
-Por favor permíteme acompañarte, ve la hora, el campus es muy seguro, pero afuera de aquí, las cosas son muy distintas, por favor- le dice el joven a la rubia, mirando sus enormes ojos azules.
-Bueno, está bien, pero de verdad no tienes por qué molestarte, estaré bien, créeme yo se cuidarme sola. Te lo agradezco.
Ya de camino al departamento donde Serena se encontraba rentando:
-Serena quiero disculparme contigo, la forma en la que me comporte contigo hace rato, yo no quise jamás burlarme de tu peinado, al contrario, es muy original, y te ves muy… muy bien con él, solo que no es muy común, por favor discúlpame.- dice Seiya.
-Está bien, de verdad, no me moleste, bueno solo un poco, porque quizá la forma en la que lo dijiste, en el momento fue muy sarcástica- dice la rubia.
-No, por favor, no era mi intención jamás lo haría, nunca he sido el tipo de persona que se burla de otros, yo solo… quería iniciar una plática contigo, pero finalmente lo eche a perder, perdóname Serena –dice el joven ruborizado.
-No hay problema- dice la rubia, que parece que medita otras cosas.
-Gracias, de verdad, oh mira me gustaría regalarte esta rosa como señal de que todo está aclarado, y que espero podamos ser amigos- dice Seiya.
-Te le agradezco Seiya, y claro que acepto tu amistad, pero no puedo aceptar la rosa- dice la rubia un poco molesta.
-¿Por?, ¿no te agradan las flores?- dice un pelinegro confundido.
-No, no es eso, las flores me encantan, pero definitivamente creo que se ven mejor en el jardín donde creció, junto a las demás flores y dejar que viva su ciclo de vida, ya sea corto o largo, más sin embargo si la cortamos, morirá antes de lo previsto, definitivamente se veía más hermosa en el jardín no lo crees – dice la rubia.
-Sí, creo que sí, nuevamente ¿hice las cosas mal verdad?, y bueno ya no nos dijiste ¿de dónde vienes eres, de aquí cerca?- dice Seiya.

-No, está un poco más lejos el lugar de donde yo vengo, pero de verdad no tiene importancia, bueno ya llegamos muchas gracias Seiya, un gusto conocerte, y espero podamos ser buenos amigos, luego nos vemos- se despide la rubia, quien ahora intenta abrir la puerta, para después subir las escaleras que llevan al departamento 712, en el cual se hospedaba, el hospedaje corría por parte de la universidad de leyes, y Serena era una de las afortunadas por contar con un departamento por parte de la misma, y en donde se hospedaba sola.
avatar
Luna Cr
Sailor Inner
Sailor Inner

Fecha de inscripción : 04/05/2013
Femenino
Edad : 26

Re: LUNA CR

Mensaje por Luna Cr el Miér 30 Dic 2015, 9:36 pm

-Buenas noches Serena Tsukino –se escucha susurrar a un joven desde las afueras del edifico, y quien solo mira hasta que una joven de cabellos rubios entra a su departamento.
-Buenas noches Seiya Kou- dice la rubia, quien lo mira desde la ventana que da hacia la acera, sin ser descubierta por el susodicho, ya que las ventanas se encontraban cerradas por unas enormes cortinas blancas.
-Bueno hasta que se fue, ¿qué esperaba que lo pasaras? ¿y luego qué? – Dice una pelirroja recargada en la pared.
-No te han dicho que espiar es de mala educación, además no crees que ya soy muy grande para hacer lo que creo mejor –dice la rubia un poco molesta.
-Jajaja es solo un humano, por favor, no te lo voy a negar es muy guapo, como dirían los seres de este planeta, pero solo eso, es un humano, pero como tú quieras, pensé que tendrías mejor gusto.
-Hisa por favor, estoy un poco cansada, así que será mejor que te vayas, y por favor no te vuelvas a aparecer en la escuela, por poco nos descubren hoy, y no pienso correr el riesgo, no ahora.
-Como tú quieras, ok descansa yo me divertiré un poco, la noche es joven¡¡
Al día siguiente:
Dos personas compartían el desayuno el comedor de una pequeña pero comoda casa.
-Bueno hermano, ya me vas a decir que te pasa, ¿por qué estás tan callado?, acaso te paso algo en la escuela, o será que ya le diste el sí a Akane, por favor dime que es lo primero, ¿por favor? –dice una pequeña muy preocupada.
-jajaja no es nada de eso hermanita, me fue muy bien en la escuela, y Akane no la vi ayer, así que no te preocupes –dice un joven quien solo ve su desayuno.
-Pasa que ayer conocí una chica, e intente hacer conversación, y no se…no sabía que decirle, y finalmente cuando pude decirle algo, lo arruine –dice Seiya, quien ahora se encuentra pensativo.
-¿Cómo?... ósea no entiendo, tu Seiya Kou, mi hermano que he conocido toda mi vida, me dice por primera vez que se puso nervioso con una chica, no lo creo, jajaja, que por lo general las cosas no funcionan al revés, espera, ¿quién es?, ¿la conozco?, supongo que es bonita, supongo que es la chica de la rosa, por favor hermano dime, anda Seiya dime…-dice la menor toda confundida, pero a la vez más emocionada.
-Jajajaja, bueno, bueno, no crees que son muchas preguntas –dice un joven esta vez más divertido de la situación.
Porque si alguien podía levantar el ánimo de Seiya, esa era su hermana, que además de ser una de las personas que más quería, era su confidente, su amiga, su consejera, porque si algo tenia Kakiu Kou, era que a pesar de tener solo 12 años, era una niña muy lista, madura intelectualmente, guapa, representante de su grupo en la primaria, tenía un don para dar consejos, y quizá lo que las personas llaman un sexto sentido que ni ella conocía hasta el momento.
-Bueno, bueno ¿y mis papás?, no los encontré en su habitación hace un rato- pregunta la menor.
-Salieron temprano, papá entro temprano a trabajar, y mamá fue a ver a los abuelos, parece ser que la abuela Meilin enfermo, y mamá fue a verla, creo volverá en 3 días, me lo dijo ayer que llegue de la escuela, así que hoy tratare de llegar más temprano para hacer de comer, y apoyar a mamá y papá con la casa. No te preocupes por favor –contesta el pelinegro.
-Si como lo escuchan, televidentes, población en general, según los testigos se tratan de seres parecidos a duendes, lo que ahora llaman los duendes de santa, solo que estos no son gentiles, ya que estos se encontraron haciendo destrozos en el parque 10, asustando a algunos peatones que paseaban ayer por el lugar, -así es, son personas bajas de estatura, con traje de duendes, pero no son nada agradables, me amarraron a una banca, y me mojaron por casi 30 minutos, hasta que llego la policía- Testigo.
Se le pide a toda la población que tome precauciones, no caminar solos por la noche, alejarse de estos personajes que se hacen llamar los duendes de santa, la policía está investigando, de que, o quienes se trata, si es una broma, se llegara al fondo de esto. Cualquier información es vital para la policía. Se seguirá informando para TVC Tokio, Yukito K.
-Escuchaste hermano, ¿que estará pasando?, probablemente se trata de una broma, pero que malos son, porque tomar forma de duendes de Santa, porque arruinan la navidad y porque harán eso –dice la menor.
-No lo sé, pero si se trata de una broma, que pésima idea, lo que no me cabe en la cabeza es porque lastimar a gente inocente, ¿con que fin?, pero no importa, por lo pronto pasare por ti a la escuela, no quiero que regreses sola, que tal si aparecen esos locos –dice Seiya.
-No hermano, como crees, no pasara nada, además, tú tienes clases a esa hora, y no te hare perder tu clase, solo por tus histerias, puedo venirme con Katsumi, ya que su casa queda de paso y así no venirme sola, ¿qué tal?, además no me avergüences como vas a ir por mí  a la escuela, recuerda ya estoy en 6to de primaria, además todas mis compañeras estarán al acecho contigo si se enteran que vendrás por mí a la escuela, por favor no lo hagas Seiya.-dice ahora una joven un poco sobresaltada.
-No, eres mi hermana, e iré por ti, ya te lo dije, ahora apresúrate por que esta vez nos iremos en el micro, y los dos llegaremos tarde –dice el pelinegro.
-Bueno está bien, trato hecho, pero, solo si me platicas en el camino sobre esa chica, la que te pone nervioso jajajajajaja. –dice la menor.
Ya más tarde en el micro:
-Bueno ya llegamos, suerte hermanita- dice Seiya.
-Que rápido llegamos, bueno ni modo, no se te olvide, hoy salgo a las 14:00 hrs, te quiero hermanito. Oh y Seiya no lo olvides, ve a buscar a Serena y habla con ella, pero esta vez no lo eches a perder¡¡- sonriendo la menor baja del micro.
El joven solo sonríe.
Seiya solo tenía clases de 07:00 am a 12:00 am, y por la tarde, de 14:00 a 15:00 hrs, para suerte de él,  el día martes no tendría muchas clases, lo que le facilitaría las cosas, pero no siempre corría con esa suerte, por lo que ya empezaba a preocuparse, sus padres estaban ocupados, y él tendría que apoyarlos con la casa más de lo habitual, y además prepararse para la semana siguiente que sería de exámenes parciales, y finalmente los finales, en las primeras semanas de diciembre, en caso de no aprobar en los parciales.
Por lo que la idea contemplada de ir a hablar con Serena, tendría que esperar, pero por suerte para él no fue su profesor de las 11:00 con lo que ganaría tiempo, tiempo que no desaprovecharía.
 
-Hola Seiya, ¿qué haces aquí?, ¿buscas a Akane? –dice Mina muy agitada quien corre al ver a Seiya parado frente a su salón.
 
-Hola, si, bueno no, no exactamente, Mina ¿vino Serena a clases hoy? –dice Seiya.
 
-¿Serena?, si claro, ahí viene, ¿quieres que le hable? –dice Mina ya con ojos picaros.
-No, gracias, yo puedo hacerlo, solo quería saber si vino hoy a clases…
-Sí, si vino, pero en serio, no tengo ningún inconveniente en llamarla…
En ese momento la vi salir del salón de clases, nuevamente ahí estaba ella, una joven con una hermosa y tierna mirada, esos ojos azules… nuevamente sin palabras, pero esta vez tenía que hacer las cosas mejor.
-Hola Serena, ¡muy buenos días¡ -dice el pelinegro.
-Hola Seiya, buen día, ¿pasa algo, en que te puedo ayudar? –menciona Serena sin dejar de mirarlo a los ojos.
-Ah, eh.. Pues me gustaría saber si me permites mostrarte la escuela, es decir un tour, ya que ayer me dijiste que te perdiste y pues sería bueno que sepas más de la escuela donde estarás 2 meses, finalmente que tipo de amigo sería si permito que te vuelva a pasar,  ¿qué dices? –dice el joven, una vez que el valor vuelve a su cuerpo, esta vez más seguro de sí.
-Mmm, gracias de verdad, pero no quiero molestarte, de verdad Seiya eres muy amable, pero no quiero hacerte perder el tiempo –dice la rubia, esta vez más sorprendida al ver la confianza en el joven.
-No, nada de eso, de verdad, no es molestia, y por lo del tiempo ni te preocupes, ya no tengo clase –dice el joven, quien no se daría por vencido tan fácil.
-Bueno si, está bien –dice la rubia, quien ahora solo ve a Mina, quien solo los observa a solo 5 metros de distancia, para no perder detalle de la conversación.
-Seiya, Seiya mi amor, o que lindo eres, viniste a visitarme, no cabe duda que soy muy afortunada porque el chico más guapo del campus me viene a ver tan temprano, y ya se, quieres saber si finalmente se hará el baile de navidad en el fin de curso, pues que crees, que si¡¡, me costó mucho trabajo convencer a mi papi, pero finalmente anoche acepto, y ya lo tengo todo pensado, ya me vi, contigo en el baile, seremos la pareja de la noche, todo será perfecto¡¡¡, y…espera, que haces con esta niña rarita…-dice una joven de cabellos negros, jalando a Seiya del brazo y alejándolo de Serena.
-Espera Akane, espera, me da mucho gusto verte tan feliz, y justamente quería hablar contigo, pero no del baile, pero porque le dices a Serena Tsukino niña rara, ¿es que acaso, te ha hecho algo malo, para que la llames así? –dice Seiya quien intenta separarse de la chica.
-¿Qué?, no, espera tú, de donde conoces a esta niña, ¿la conoces de algún lado?, ¿son familiares o algo así?, o no, ya se, seguramente se enteró que eres el chico más guapo del campus, y al igual que todas las niñas tontas, quiere acercarse a ti… que no invente, jamás te fijarías en ella, además tu eres mío, y todos lo saben, saben que tu Seiya Kou eres mi novio. –menciona ahora una joven muy histérica.
-Akane tranquila, no somos nada, de lo que piensas, y no es para que te pongas así, ya sabes que no me gustan las escenas de celos, además tu y yo no hemos formalizado nada aún, no quiero que me veas como una cosa, de la que puedes ser dueña, las cosas no funcionan así. No soy un objeto.
-Lo siento amor, solo que no pude evitar molestarme, pero tienes razón, no tengo que preocuparme, porque ella no es nadie, nadie que pueda competir conmigo, claro, bueno excepto una niña rara jajajajaja.
-Basta Akane, ya hemos tocado el tema antes, no me gusta que veas a los demás con inferioridad, las personas no tienen la culpa de haber nacido con niveles o circunstancias económicas distintas, eso no depende de nadie, y no me agrada que pongas apodos a las personas, eso no es correcto.
-Bueno, ok, Seiya amor, ya no te molestes conmigo, lo que pasa es que ayer que llego, uno de los profesores le pidió que se presentara, y la muy tonta, no dijo ni media palabra, bueno, ni pio, jajajaja, así que pues todos reímos, y yo le puse el apodo, jajaja, ya toda la clase la conoce así, solo es amiga de esa amiga tuya, Mina, otra rara para variar, ah ya entiendo, por eso la conoces. –Voltea a ver a Mina, quien al notar la mirada solo se hace la despistada e intenta hacer como si estuviera leyendo un libro.
-Si es por eso que la conozco, pero no crees que fueron crueles…
-No, y no me gusta verte con ella, no quiero que la gente empiece a levantar falsos, y no quiero que te relaciones con ella, mejor dime, me invitaras hoy a cenar, por favor, ya tiene una semana y media que no salimos?
-Lo siento Akane, pero hoy no puedo, mis padres no están en casa, así que tendré que estar al pendiente de todo, pero que te parece si lo dejamos para el viernes.
-Ok, ya veo, no me agrada mucho la idea, pero en fin, ¿que te parece si desayunamos mañana y ya el viernes salimos a cenar, y ya hablamos del baile y tu último partido?
-Sí, está bien (que otro remedio, voltea a ver dónde esta Serena, pero al no verla, comienza a buscarla con la mirada), bueno me tengo que ir, tengo clase, nos vemos mañana.
-Sí, claro mi amor, por favor, me hablas si cambias de parecer, y podemos cenar hoy… bueno me voy, tengo desayuno con las chicas. Intenta besar a Seiya, pero este logra zafarse a tiempo evitando el beso, que solo le rosa la mejilla derecha.
-Mina sabes ¿dónde esta Serena?
-Si ella está por allá sentada en una banca, pero dime ¿ya no piensas invitar a Akane al baile?
-Jajaja, no lo sé Mina, aún no es oficial, y la verdad no hemos hablado de eso aún, ahora discúlpame, daré un paseo con Serena, les mostrare algunos lugares del campus?
-Oh que bien, yo me uno al paseo será maravilloso, nos divertiremos mucho, y…
-No, Mina, este, lo que pasa es que me gustaría hablar con Serena y conocerla mejor.
-Por eso, a mí también me simpatiza mucho Serena, es muy buena idea.
-No, de verdad yo preferiría que no, otro día podríamos salir juntos,  ¿qué te parece?.
-Bueno, ya entendí, mejor iré a buscar a Yaten, quizá podamos desayunar juntos, si eso¡¡
-Gracias Mina de verdad –dice el pelinegro más tranquilo.
 
-Bueno lista señorita Tsukino, es hora de dar un paseo
-Sí, este… Seiya de verdad no quiero causarte problemas principalmente con tus seguidoras, y tu novia, y no quiero que pierdas mi tiempo conmigo.
-No, no, ya basta, no me causas problemas Serena, para nada, y cuales seguidoras, no soy alguien importante, ni una santidad, o deidad y… y Akane no es mi novia, además ya habíamos quedado, así que tranquila Serena, no muerdo, lo prometo, solo relájate…
-Jajajaja ok Seiya Kou, veo que nunca te das por vencido.
-No, claro que no, es algo inapto¡¡ le guiñe un ojo a la rubia.
-Y bueno Seiya por qué estudias educación física?
-Bueno, siempre he sido bueno en los deportes, y desde muy chico me he inclinado por los mismos, así que no fue difícil tomar la decisión, pero, de no haber estudiado eso, creo que hubiera estudiado música, si, aunque mis padres creen que eso no tiene futuro…
-Jajajajaja ¿y por qué no?, ¿y tú, qué crees Seiya?
-Esto si es raro es la segunda vez que te veo reír, pues no lo sé, pero la segunda opción hubiera sido música.
-Pues yo creo que si te gusta la música no hay nada de malo, además creo que hubieras sido alguien importante en la música, por que…
-¿Qué?...
-Mmm… no nada, pero creo que de verdad le pones mucho empeño en lo que haces.
-Gracias, y ¿bueno que te parecen las clases de Tokio? Y los estudiantes del campus?
-Jajaja pues Seiya solo es mi segundo día, pero mi clase de la mañana fue realmente buena, el profesor Kinomoto es una persona muy preparada, y las personas, pues no tengo mucho amigos aún, solo he platicado con Mina, y Amy, y saludado a otros en el grupo, pero solo eso, Mina es muy agradable, y Amy una chica muy inteligente.
-Si ellas son muy agradables, oh mira este es el museo del campus, vamos¡¡
-Mira Serena esta sala habla sobre la historia de Tokio, todo lo relacionado a los imperios, y como ha ido cambiando hasta ahora.
Seiya mira a la chica, quien solo se queda mirando una vitrina y un estante donde habla sobre la historia de Japón…
-Serena, ¿todo bien?...
-Seiya no es sorprendente que todas las naciones peleen unos con otros, causen muerte y destrucción, no solo muerte en los humanos, si no, en todo el planeta solo por la ambición de unos cuentos y por qué, solo para tener tierras, poder, no en tienden qué…
Seiya solo ve a la chica quien se encuentra con sus puños cerrados, y su seño gentil, cambia, por uno con molestia, por enojo.
-Los seres humanos, son personas egoístas, ambiciosas, y ruines, son capaces de destruir lo que sea, a quien sea, no les importa nada
El joven ve a la rubia, quien sigue con la mirada perdida en la imagen frente a ella, como si fuera una estatua, por lo que al ver el cambio en la joven, se acerca más a ella, para tomar su mano derecha.
-Serena, si lo sé es muy difícil saber que las naciones aún hoy en día, siguen peleando de forma absurda, por territorios, por poder, por riquezas y sin pensarlo, terminan con todo a su paso, pero la historia es muy injusta, injusta porque en realidad, los héroes no son estos que a nosotros nos muestran ahora aquí, las personas que estaban tras de ellos, los hombres que pelearon, por alguna razón contra otros, esos se quedan olvidados,  pero creo que solo lo hacían, para tener una mejor vida, y más que nada a sus familias, luchar por sus hijos, luchar por vivir mejor ¿no es tan malo? ¿No lo crees?, también es cierto nosotros los seres humanos, somos muy mal agradecidos con todo lo que nos rodea, pero créeme la historia, todo lo que ha pasado, y lo que pasa actualmente, les servirá a las nuevas generaciones para hacer un mundo mejor, porque si bien, hay muchos seres humanos a los que solo les importa sus propios intereses, también hay gente que se sigue preocupando por los demás y por hacer las cosas lo mejor posible. Somos seres imperfectos, y como tal nos equivocamos, pero también somos seres que luchamos por lo que queremos, y por los que queremos. Hay que creer y confiar en los demás, ¿no lo crees así?
Serena que estaba escuchando todo lo que Seiya le decía, volteo a ver al joven pelinegro, a quien solo le sonrió dulcemente, pero al verse tomados de la mano, lo soltó al instante.
-Tienes razón, discúlpame Seiya, todavía hay gente buena.
-No, no tienes que disculparte, te parece bien si seguimos el recorrido?
-Sí, claro –contesta la rubia.
Ya más tarde:
-Bueno muchas gracias por el recorrido Seiya, fue muy gratificante el tour y la conversación…
-No fue nada Serena, espero se repita pronto, y ahora disculpa que te deje pero tengo una hermana esperándome en la escuela.
Jajajaja, ok, espero no llegues tarde, y gracias de nuevo.


.
avatar
Luna Cr
Sailor Inner
Sailor Inner

Fecha de inscripción : 04/05/2013
Femenino
Edad : 26

Re: LUNA CR

Mensaje por Luna Cr el Miér 30 Dic 2015, 9:46 pm

Más tarde de camino a casa de los Kou.
-Hermano, ya cuéntame ¿entonces hablaste con Serena?
-Si estuve un rato platicando con ella, y tenías razón hermana, solo tenía que ser yo mismo, solo que por alguna razón Serena me causa nervios, no sé qué es lo que me pasa cuando la tengo cerca.
-Hermanito te gusta Serena?, eso explica los nervios, no te preocupes tanto, solo se tú mismo, se sinceró y todo estará bien. Me alegra que todo haya salido bien.
-Jajaja, vaya, vaya que hermanita tan madura tengo, supongo que sí, pero no quiero estrofiarlo todo.
-Ahí va de nuevo mi hermanito y sus miedos, vaya Seiya Kou, y su faceta nerviosa. Solo promete algo Seiya.
-Ammm, si dime
 
-Un día de estos invitaras a Serena a la casa, para conocerla…
-Claro que si hermanita, pero ¿no tendrás celos de compartir a tu guapo hermano?
-Hermano, te quiero, pero también soy consciente que tarde que temprano tendré que compartirte con alguien más… incluso con Akane, si es que así lo decides tú.
-Jajajajajajajaja – Los dos hermanos caminaban a casa.
Tres días después en el campus Hongo, 5 personas discutían en un jardín del mismo:
-Ya vieron las noticias muchachos, los llamados duendes de Santa siguen apareciendo en la ciudad, parece ser que alguien se está tomando muy enserio esta broma, y siguen haciendo maldades – menciona Taiki.
-Lo peor es que ya no solo se dedican a destruir cosas materiales chicos, si no que ahora que los ataques se han intensificado, también hay ataques a personas inocentes –menciona Amy.
-Es cierto, esto la verdad da miedo, ya ni siquiera sale la gente con confianza en la noche, por el temor a ser atacados, por esas cosas –menciona Mina.
-Esto se está saliendo de control, pero lo más raro de todo es que la policía no encuentra pistas hasta ahora –dice Seiya.
-Chicos y si en verdad no es una broma, y estos duendes son verdaderos, es decir, solo piénsenlo, la policía no encuentra pistas, y la gente que ha pasado por sus pesadas bromas dicen que desaparecen de repente, buuu que miedo.
-Mina basta por favor, no crees que eso sono muy descabellado- menciona Yaten.
-Jajaja por lo pronto, lo mejor será que no salgan solos, o hay que arriesgarse a que esos niños, duendes o lo que sean, se presenten y nos tomen por sorpresa –dice Seiya.
-Sí, dicen todos al unísono.
-Por cierto Seiya ¿hoy saldrás con Akane verdad, la invitaras al baile de navidad finalmente? Ya el baile está confirmado para el día 23 de diciembre –menciona Taiki.
-Si tenía pensado, salir con ella hoy pero me comento que tenía una salida, y por eso lo tendremos que dejar para la siguiente semana –dice el pelinegro.
-¿Qué?, no puedo creer que Akane haya suspendido su cita, eso es raro en la niña consentida del director –dice Mina toda asombrada.
-Mina por favor, eso sono muy descortés –contesta Amy.
-Si de hecho, no me asombro, porque la última vez que hablamos duramos casi 2 horas en el celular, ya que no podía calmarla, no quería que dejáramos la cita para la siguiente semana, pero con eso de que mis padres no regresaran hasta mañana, está mejor, así no dejare a Kakiu sola en las tardes.
-Seiya si ocupas algo, en serio, lo que sea, no dudes en decirnos, yo podría ir a su casa y apoyarlos, o bien cuidar a Kakiu –dice Mina.
-Mina deja de estar de acomedida, y será mejor que empieces a estudiar, ya que los exámenes parciales y finalmente los finales inician la siguiente semana –dice Yaten.
-Ya lo sé Yaten solo trataba de ser amable con Seiya y su familia.
Para todos era bien sabido que Mina tenía un gran corazón, y sabían que sus intenciones eran buenas, pero nadie quería arriesgarse a probar su comida, ya que la última vez que Mina preparo algo para Yaten, el chico termino en urgencias.
-No, muchas gracias Mina, te lo agradezco, pero estamos bien, de verdad, si ocupamos algo te dire, lo prometo –menciona el pelinegro.
-Ay ¿pero por qué?.... ya he estado tomando clases de comida –dice la rubia.
Todos en el grupo ríen.
Más tarde en el parque 10:
-¿Qué haces aquí?, ¿cómo me encontraste?
-Vamos no fue difícil, a pesar del campo de energía que pusiste en el parque para que los humanos no se acercaran al mismo, sé que desde hace mucho, te gustan los árboles de navidad, y en este parque esta uno de los más grandes de todo Tokio…
-Ya veo…
-¿Y qué, finalmente te convenciste?, es decir, ya confirmaste que los seres humanos, son personas que no valen la pena y deben morir junto con su planeta.
-No, debemos creer y confiar en ellos, todavía hay personas buenas en este planeta.
-¿Personas buenas?, pero, que tontería, escucha todavía no puedo creer que tú seas la Gran Hechicera Blanca, pero así son las cosas, por lo tanto debes actuar como tal, y hacer lo que tienes que hacer…ellos no cambiaran, deben morir, solo eso salvara al planeta, y que inicie un nuevo ciclo, si es que él lo decide de esa forma, si no, que todo muera, ahora proteges el parque, ¿por qué no quieres que mis duendes dañen a los humanos?, no puedes protegerlos siempre y lo sabes… ahora me largo, no lo olvides menos de un mes y se acabara todo.

 
avatar
Luna Cr
Sailor Inner
Sailor Inner

Fecha de inscripción : 04/05/2013
Femenino
Edad : 26

Re: LUNA CR

Mensaje por Luna Cr el Miér 30 Dic 2015, 9:57 pm

Cerca del sitio Seiya iba caminando rumbo a casa, y llevaba consigo las esferas para adornar el árbol de navidad de su casa junto con su hermana Kakiu, cuando de repente escucho el grito de una mujer, por lo que corrió a ver que sucedía.
-No, por favor, ayuda¡¡¡, alguien que me ayude por favor¡¡
Se trataba de cuatro pequeños duendes verdes, con cara de niños, los cuales jalaban a una joven de cabellos azules hacia una fuente para arrojarla al agua, mientras que otro trataba de cortarle el cabello con unas tijeras.
-Basta, déjenla en paz¡¡¡ pequeños duendes del demonio, suéltenla –dijo el pelinegro.
Pero estos en lugar de huir, dejaron a la mujer, y fueron tras Seiya, quien le dio a uno de los duendes con una de las cajas de esferas que traía en el momento, lanzándolo lejos del mismo, pero otros lo jalaron de los brazos alzándolo por el aire, haciendo que Seiya soltara las otras bolsas que  traía consigo, el chico no podía zafarse de los duendes quienes reían sin parar, pero también sabía que  corría el riesgo de que si lo soltaban caería, y su cuerpo no soportaría la caída.
En ese momento apareció una luz blanca, en dirección a donde se encontraba el joven, tan grande que ilumino todo el lugar, era una luz blanca tan fuerte y a la vez tan calidad que hizo que Seiya cerrara los ojos por unos segundos, para su mayor asombro, al abrirlos se encontraba sobre la acera donde todo inicio, y los duendes ya no estaban.
¿Qué fue lo que sucedió?, ¿Quiénes eran esos duendes?, ¿qué querían?, ¿qué fue esa luz blanca que apareció de repente?, la cual era igual a la luz que había visto hace 4 días, y que gracias a ella estaba a salvo, un mar de preguntas inundaron los pensamientos de Seiya, pero fue interrumpido:
-Seiya ¿estás bien?, gracias por ayudarme si no hubieras llegado, no se qué me hubiera pasado…
-Sí, estoy bien gracias, disculpa ¿cómo conoces mi nombre?
-Oh disculpa, olvide presentarme, soy Michiru Kaioh, soy estudiante de 4to año en la facultad de leyes en la universidad de Tokio.  Y te conozco porque te he visto varias veces en la facultad de leyes, eres novio de Akane, la hija del director del campus ¿cierto?
-Ya veo,  Seiya Kou mucho gusto Michiru, y no es nada (dice el joven tocando su cabeza con su palma derecha apenado) cualquiera hubiera hecho lo mismo.
-No, Seiya no cualquiera, te apareciste en el momento indicado para ayudarme, como un ángel guardián te lo agradezco tanto, como te lo puedo agradecer, vi que se rompieron las esferas que traías al ayudarme así que lo menos que puedo hacer es ayudarte a comprarlas de nuevo –dice la joven muy emocionada.
-No de verdad, no es nada y por las esferas, no te preocupes, comprare otras y listo. Sera mejor que regreses a tu casa y trates de no andar sola, al menos por ahora que andan esas cosas sueltas –dice el pelinegro.
-Tienes razón ya no andaré sola, de verdad Seiya gracias, eres como mi ángel guardián y aparte muy guapo, más de lo que recordaba, bueno me voy, espero volverte a ver –dice la chica quien se despide de Seiya dándole un beso en la mejilla.
El chico sorprendido solo mira hasta que la chica dobla la esquina, para finalmente volver a sus pensamientos, que había sido todo eso que le había pasado hace apenas unos momentos, ahora definitivamente estaba convencido de que no se trataba de una broma, y que su amiga Mina tenia razón, se trataba de otra cosa. Pero ahora caminaba en dirección a otra tienda para comprar las esferas que previamente habían sido estrofiadas y que debía llevar a casa.
No muy lejos del lugar se encontraba alguien visualizando todos los hechos, sin que el pelinegro lo notara, hasta finalmente ver en que tienda se metía Seiya.
Después de que Seiya termino de comprar todas las esferas que ocupaba se dispuso ir a casa, ya que con todos los sucesos ya estaba retrasado, cuando de repente vio a Serena afuera de la tienda.
-¿Serena?, Hola ¿qué haces aquí tan tarde?,  ¿Estas tu sola?
-Hola Seiya ¿cómo estas?, si, salí a dar un paseo, para conocer la ciudad, y ver el árbol de navidad en el parque 10, muy bonito por cierto.
-oh ya veo, si es muy bonito, pero no deberías andar tu sola por aquí, y menos tan tarde…
-Pero… ¿te encuentras bien?...
-Sí, me encuentro bien, gracias, ¿por qué?, ¿pasa algo?- esta vez más desconcertado…
-No, nada, pero me da mucho gusto saber que estas bien –dice la rubia sonriendo.
-Sí, entonces… ¿te gustan los árboles de navidad?
-Sí, me encantan, son tan hermosos. Esta época es mi favorita.
-¿Te gustaría acompañare a mi casa y ayudarnos a adornar el árbol de navidad?, veras el día de hoy adornaremos el árbol de navidad, y pues solo estaremos mi hermana y yo, y otra chica seria de mucha ayuda, ya que yo no se mucho de esto, y ya después te acompañare a tu casa, para que no regreses sola… ¿qué dices?
-Me encantaría, gracias Seiya, pero no es necesario que me acompañes a mi departamento, yo puedo irme sola.
-No, de ninguna forma, yo te acompañare, ya es un trato, de acuerdo…
-De acuerdo.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------Ya en casa de los Kou:
-Hermano, ya me tenías preocupada, ¿dónde estabas?, o ¿por qué te tardaste tanto?, oh hola.
-Perdón hermanita, pero tuve un problema con las esferas y tuve que regresar por más… Kakiu te presento a una amiga, ella es Serena Tsukino, es una estudiante de intercambio, esta en la facultad de leyes, primer año, no preguntes de donde es, porque no lo sé, y apenas es su primer semana en Tokio.
-Hola Serena Tsukino, mucho gusto.
-Un placer Serena, adelante, mi hermano me ha platicado mucho sobre ti…
-oh en serio, y ¿qué tanto pudo haberte contado Seiya sobre mí?, si solo nos hemos visto 3 veces…
El pelinegro solo se ruboriza, ante el comentario de la rubia, por lo que solo codea a su hermana menor para esta guarde silencio
-jajajajaja solo cosas buenas Serena, de verdad, no me tomes importancia.
-Hermana a Serena le gustan mucho los árboles de navidad, así que la invite a la casa, ya que le comente que decoraríamos el árbol hoy, y acepto con gusto ayudarnos,  pero espero también te quedes a cenar Serena, Kakiu es muy buena cocinando…
-Sí, no es por nada pero cocino muy bien, por favor Serena quédate a cenar ¿ sí?
-Sera un honor, gracias a ambos por ser tan amables.
Así que los tres se dispusieron a adornar el árbol y finalmente cenar.
-Serena ¿a ti te encantan los árboles de navidad cierto? –pregunta la menor
-Si me gustan mucho, y el de ustedes no es por nada, pero nos quedó muy bonito…
-Que bueno, finalmente alguien que me entiende, no es por hacer quedar mal a mi hermano, pero Seiya dice que el espíritu navideño es una tontería, que los duendes de Santa no existen y lo peor, que Santa no existe, ¿puedes creerlo?, quizá tu puedas hacer cambiar la opinión de mi hermano –dice la menor.
-Vaya, lo bueno es que no querías hacerme quedar mal hermanita –dice Seiya, mientras termina su cena.
Serena solo ríe ante los comentarios de ambos.
-Bueno, yo creo que si existen –menciona la rubia.
-Verdad que si –dice la menor en tono de complot con la rubia.
Seiya solo mueve la cabeza.
-Pero claro que sí, claro que existe el espíritu navideño, este se encuentra en todas las personas, en cada acción buena que uno realiza por los demás, en cada decisión correcta que tomamos, es como el viento, no lo ves, pero sabes que existe, que está ahí, y Santa y sus duendes son tan reales como tú y yo.
Seiya no decía nada, solo escuchaba las palabras de Serena y veía a su hermana a quien le brillaban los ojos con cada una de las palabras de Serena. Definitivamente estaba feliz de tener la suerte de conocer a una chica como Serena Tsukino, pero realmente ¿quién era Serena Tsukino?, en realidad no sabía nada de ella, más sin embargo sentía una calma junto a ella que no podía describir, ni siquiera a su pequeña hermana, quien era su confidente.
-Ves Seiya,  Santa si existe, y no dejare de creer en él,  nunca.
-Bueno, bueno quizá tienes razón, no porque no lo veamos significa que no existe –dice el pelinegro.
-Exacto, así que espero que esta navidad esperes a Santa con mucho entusiasmo Kakiu, y no se te olviden las galletas y la leche porque a Santa le encantan- dice la rubia.
-Sí, tienes razón Serena –dice la menor muy emocionada.
De repente son interrumpidos por unos ladridos que vienen de la parte posterior de la casa.
-¿Tienen un perro? Pregunta la rubia.
-Sí, bueno es una perrita su nombre es husky, es de Seiya en realidad, pero todos la queremos mucho –dice la menor.
-Y por lo que veo ya tiene hambre –menciona Seiya, quien se dirige a la puerta, y husky entra de repente…
-Oh por Dios es hermosa- dice la rubia quien corre para tocar al perro.
-Ya veo que te agradan los perros Serena…dice el joven pelinegro.
-Sí, son tan nobles estos animalitos, verán existe una leyenda que dice que estos animalitos son tan fieles, que incluso, son capaces de morir si algún integrante de su familia se encuentra en peligro – dice la rubia quien se encontraba tocando la cabeza de husky.
-Órale, no sabía eso, genial –dice la menor.
-Bueno discúlpenme señoritas que las abandone un rato, pero creo que husky necesita salir un momento, no tardo, Serena  ¿no hay problema si me esperas unos minutos más y enseguida te acompaño a tu departamento? –dice el pelinegro, quien le pone la correa a su perro.
-No, para nada, adelante –menciona la rubia.
-Bueno, ahora regreso Kakiu…
-Si hermanito, pierde cuidado.
Una vez que Seiya sale de la casa, Serena se acerca a un jardín, que se encontraba en el mismo lugar donde se encontraba husky.
-Que hermoso jardín tienen…lleno de rosas
-Oh gracias Serena, si, te cuento el lunes Seiya llego de la escuela con una hermosa rosa roja, y la puso en un jarrón con agua, y la dejo en mi cuarto, me dijo que era una rosa especial, porque ese día había entendido que a las flores no se les corta, se les cuida y se protegen, son hermosas y por eso hay que dejarlas que vivan su ciclo de vida, así como nosotros, y entonces le saque la sopa a Seiya, lo que paso fue que conoció a una chica, una chica especial, según me conto, no como las tontas que generalmente se le acercan y esta chica le rechazo su rosa, y fue la misma chica que le comento todo esto que te dije antes, en realidad mi hermano se sintió triste, pero solo un momento, porque entendió que es chica tenía razón, hable con él, le dije que no creo que sea nada malo cortar flores, sobre todo si es para regalar a una chica, la cual hace sentir bien a una persona, ya sea a su hermana, su amiga, su conocida o su madre, es una forma linda en como las personas damos a saber que alguien nos importa, que es importante para nosotros,  y luego el día martes fuimos a comprar los rosales que ahora vez en casa, mi hermano los planto ese mismo día en la tarde, a Seiya le encantan las rosas rojas,  me dijo, que de ahora en adelante cuidara los rosales, y de vez en cuando cortara alguno para regalar a alguien, pero seguirá cuidando de ellos, para que crezcan y crezcan más, y de esa forma agradecerá a la tierra por tan bello regalo.
Serena quien había permanecido callada escuchando, se sentía tan mal, porque sabía que la pequeña hablaba de ella, y se sintió tan apenada, porque sentido que fue muy cruel al rechazar a Seiya aquella vez. Por lo que solo agacho la mirada.
-Sabes que lo que acabas de decir, está muy bien dicho, y además es hermoso, creo que tienes mucha razón Kakiu, eres una chica muy inteligente.
-Gracias Serena, yo también creo que…
-Ya llegamos, disculpen la tardanza, ya es tardísimo, discúlpame Serena por favor…
-No te preocupes Seiya, creo que ya es hora de irme- dice la rubia, tomando su bolso.
-Espera te acompaño, ya habíamos quedado, hermanita no tardo, cierra bien la puerta, y por favor ya no salgas… dice el joven pelinegro.
-Claro hermano, no te preocupes.
-Bueno, un placer conocerte Kakiu, cuídate mucho.
-Igualmente Serena, me encanto conocerte, espero nos volvamos a ver pronto –dice la menor.
En realidad Kakiu Kou sabía a la perfección que la persona que había rechazado la rosa,  era Serena, y lo que menos quería era hacerla sentir mal, ya que en realidad le había agradado bastante la chica, pero amaba a su hermano Seiya, y quería ayudarle un poquito.


.
avatar
Luna Cr
Sailor Inner
Sailor Inner

Fecha de inscripción : 04/05/2013
Femenino
Edad : 26

Re: LUNA CR

Mensaje por Luna Cr el Miér 30 Dic 2015, 10:07 pm


De camino al departamento de Serena:
-Serena espero hayas pasado un momento agradable con nosotros…
-Claro Seiya, gracias de verdad por invitarme, me divertí mucho, hace mucho que no me sentía tan agusto…
-Me da gusto Serena, espero mi hermana no te haya sacado de quicio con sus ocurrencias, ella es buena chica, solo que a veces…
Fue interrumpido por el dedo índice de la rubia.
-Tu hermana es encantadora, es una niña muy inteligente, con mucha pasión por la vida, espero nunca cambie, sabes, se parecen mucho ustedes dos.
Pero el pelinegro solo se ruborizo, y no supo que contestar.
-Bueno, llegamos, gracias por todo Seiya, me la pase increíble de verdad, gracias.
-No fue nada, cuando gustes ir a visitarnos, las puertas estarán abiertas, buenas noches Serena.
-Buenas noches, oh y Seiya…
-Sí, dime…
-Nunca dejes que tu hermana deje de creer en Santa, ni en la magia de la navidad, recuerda hay que creer, tú me lo dijiste¡¡
Seiya solo sonrió gentilmente, sin decir palabra alguna.
Nuevamente el chico espero a que la rubia subiera al departamento 712, para finalmente borrarse su silueta delgada.
¿Quién eres tú, Serena Tsukino? –se escuchó susurrar a un joven quien finalmente dio la vuelta, para regresar a casa.
Ya adentro del departamento de Serena:
-Vaya, vaya, pensé que ya nos habíamos puesto de acuerdo, tú no te me metías en mis asuntos, y yo no me metía en los tuyos, así que ¿Por qué regresaste a la normalidad a mis pequeños duendecillos?, ¿fue para salvarlo a él, verdad? –dice una peliroja ya en tono molesto.
-No sé de qué hablas Hisa, pero la verdad estoy muy cansada, así que buenas noches…
-Es por el¡¡¡… lo sabía, ya basta, deja de jugar, y sobre todo deja a mis duendes en paz, y yo no me meteré contigo, te lo advierto…
-Buenas noches Hisa…
-¿Te gusta acaso?, si es eso no hay problema, pero sabes que es contra las reglas enamorarse, y sobre todo de humanos, ¿qué es lo que te pasa?, a él no le agradara nada, y lo sabes…
-Es contra las reglas convertir seres humanos en duendes, y también lo sabes, crees que a el le agradara saber que usas su imagen y la imagen de sus queridos duendes de esa forma… buenas noches¡¡¡
-Ahsss escúchame… te estoy hablando, aléjate de mis duendes o lo lamentaras Serena….
En realidad Serena estaba tan emocionada, que no tenía sueño, pero prefería decir eso, para no escuchar los regaños de su acompañante Hisa, con la que no siempre salían de acuerdo, por sus personalidades tan distintas, esa noche Serena medito todo lo que estaba pasando, en realidad ¿su compañera tenía razón?, acaso si le gustaba Seiya Kou, o simplemente le caía bien el chico, no es malo que te guste alguien, pensaba, pero, no Serena, no puedes fijarte en un humano, se reprochaba así misma…
El departamento de Serena, no era un departamento común, se trataba más bien de un portal, un portal de tiempo, el cual llevaba a donde ellas decidieran, y podía tomar el aspecto de un departamento común, o simplemente mostrar la inmensidad del mundo, ser tan pequeño como un cuarto, o tan inmenso como un océano, regresar el tiempo, o mostrar el futuro, cosa que solo podía efectuar Serena.
Serena e Hisa eran dos hechiceras que habían llegado a la tierra con un solo fin, destruirla la Tierra. Una de ellas, La Gran Hechicera Blanca (Serena), representaba el amor y la confianza, la otra por su parte La Gran Hechicera roja (Hisa), representaba el cambio, y la fortaleza. Las dos Hechiceras o guardianas representaban el equilibrio. Más sin embargo no siempre salían de acuerdo.
 
La siguiente semana comenzaba en la facultad de Tokio, y tanto el campus Hongo, como los otros dos campus, se encontraba en uno de los periodos que más estrés causaba a los alumnos, se trataba de la temporada de exámenes, miles de estudiantes se encontraban en las aulas presentando sus exámenes parciales, para finalmente pasar a los exámenes finales, además como cada año, se realizaba el torneo navideño del deporte, donde se encontraba compitiendo a los alumnos de las diferentes facultades de la Universidad de Tokio.
Los padres de Seiya ya habían regresado a su casa, ya que su abuela Meilin había recuperado su salud, y los ataques de los duendes en la ciudad habían desaparecido drásticamente por lo que se sentía seguridad nuevamente en Tokio.
Se escuchaba una discusión de dos jóvenes en uno de los pasillos cercanos al salón de primer año, de leyes, y una estudiante rubia se encontraba tras unos arbustos, escondida, sin perder rastro de la conversación de los jóvenes.
-Pero Seiya, mi amor, ¿por qué no tomas esto con calma?, dime que fue lo que paso, ¿fue algo que hice mal?, o ¿dije algo malo?, por favor explícame.
-No Akane por favor, no es nada de eso, tú no has hecho nada malo…
-Entonces dime, ¿por qué dices que ya no puedes ir conmigo al baile de navidad?, si lo habíamos planeado todo este tiempo… ¿es alguien más?, es eso…
-No, ni siquiera he invitado a nadie al baile, es solo que..-el chico ya apenado de la situación, no encontraba la forma de calmar a la chica.
-¿Ya no me quieres? Es eso, no Seiya Kou, tú me llevaras a ese baile de navidad y punto
-Akane cálmate por favor, claro que te quiero, pero no de la forma en la que tú piensas, y no se me hace justo seguir ilusionándote así, lo lamento de verdad, lo lamento tanto.
-Lo sabía Seiya Kou, lo sabía, es otra chica, ¿Quién es?, ¡te exijo que me lo digas¡
-Basta por favor, te quiero Akane, y te estimo mucho, y por eso debo ser sincero contigo, no te quiero de la forma que tú crees, no quiero seguir ilusionándote, sería muy canalla si no soy sincero contigo, discúlpame por favor…
-No, no y no, aunque tú no quieras iremos al baile juntos, y todo será perfecto, como tiene que ser…-se va la chica enfurecida, ante la decisión del pelinegro, quitando a todos los que se encuentran a su paso.
 
-Hola Mina ¿qué haces aquí?, no ¿deberías estar repasando para tu examen de literatura?
-Oh Amy por Dios¡¡¡ me asustaste¡¡
-Mina que no sabes que espiar las conversaciones de terceros es de mala educación.
-De terceros, no Amy, yo solo estaba escuchando una gran noticia, lo que será una bomba…
-¿De qué hablas Mina?
-Lo que pasa es que… Las chicas caminaron en rumbo contrario a donde se habían encontrado.
 
Cuatro horas después del suceso…
-Seiya si aún no tienes pareja para el baile, yo con mucho gusto seré tu pareja…
-Gracias Eli, pero todavía no sé si pueda acudir al baile.
-Joven Seiya a mí me encataría acompañarte al baile, tu y yo ¿qué dices?
-Eh no gracias, de verdad que amable eres.
-Seiya, Seiya, si no tienes pareja para el baile, aquí estoy yo, yo seré tu pareja y si quieres tan bien puedo ser tu novia…Ahora que no tienes…
-¿qué?, te lo agradezco Sia, pero por ahora no busco novia.
 
 
-Vaya que vuelan las noticias, apenas hoy en la mañana cancelaste el baile con Akane, y ya se enteraron tantas personas… dice Taiki muy asombrado por las chicas que ahora se encuentran afuera de su salón de clases.
-No lo entiendo…dice el pelinegro ya irritado por las chicas.
-Quizá fue alguien que está más en la vida de los demás, la que propago la noticia tan rápido…dice el peliplateado.
Voltean todos a mirarse sorprendidos y gritan al unísono:
-¡Mina¡
 
-¿Mina cómo pudiste hacerlo?…
-Discúlpame Seiya no fue mi intención, solo les comente a algunos amigos de mi grupo…
-Disculpala por favor Seiya, Mina no tenía malas intenciones, ella jamás se imaginó que pasaría esto –dice Amy.
-No, Mina, de verdad que ahora si te pasaste, ahora Seiya tendrá problemas, principalmente con el Director del campus, cuando se entere lo que paso…odiara a Seiya por el resto de lo que falta de la licenciatura –dice Yaten mirado a la rubia.
-De por sí, ya me odia Akane…bueno pues ya, no se puede retroceder el tiempo, a ver si mañana no soy expulsado del campus –dice el pelinegro.
-Bueno, ya, lo hecho, hecho esta, ahora a esperar que pasa –dice Taiki tranquilamente
-Bueno Mina, y Serena ¿la has visto hoy de casualidad?
-Ha Serena, no Seiya al parecer ella estará asistiendo junto a otros estudiantes de intercambio a unas jornadas y por la tarde a los bufetes de otros abogados como práctica, en lo que pasa la temporada de exámenes, será esta semana y la que sigue, dice la rubia,  vaya que suerte tiene, quisiera ser estudiante de intercambio yo también.. ¿Por qué?
-Ya veo –dice el joven, quien baja la mirada.
-Ah, ya entendí, ya veo por donde va la cosa, si quieres te puedo pasar su número de celular para que hables con ella –dice la rubia, quien se acerca para codear al pelinegro, quien solo se sonroja y se aparta de la chica.
-No, gracias, así está bien.
-¡Mina por favor¡ ya basta, deja  a Seiya, ya hiciste mucho por él, el día de hoy –dice Yaten
Amy y Taiki solo ríen.
-Por cierto, chicos no olviden que el último partido de futbol americano será el día jueves 14 de diciembre, independientemente de quien llegue a la final, la última semana de supuestas clases, ya que serán los juegos de competencia por el torneo de invierno – dice el pelinegro.
-Cierto Mina, tú también participaras en el torneo de voleibol, ¿cierto? –pregunta Amy
-Sí,  así es, el equipo del campus y la gran Mina, seremos los campeones¡¡¡ jajajaja.
-Bueno se esperan dos semanas muy pesadas antes de las vacaciones… dice Taiki.
 
Se pasa la primera semana como el agua, tan rápido y lenta a la vez, principalmente para un pelinegro, quien se pasea todos los días, por la facultad de leyes, sin acercarse mucho a un salón, que parece que se empieza a acostumbrar a ver la silueta delgada del joven,  para ver si tiene la suerte de ver a una chica de ojos azules y cabello rubio, sin mucho éxito, las actividades se vuelven cotidianas, incluso en ocasiones eternas, ya que piensa tendrá que esperar otra semana más para poder finalmente verla.
-Te esperare… Serena Tsukino, te esperare.
Los ataques de los duendes son suspendidos, en la ciudad de Tokio, nadie de los habitantes ha tenido algún ataque hasta el momento, es como si todo hubiese sido una cruel broma, un horrible recuerdo, del cual no se escucha a nadie hablar, ni siquiera en las noticias hay mención de los mismos, como si les hubieran borrado los recuerdos a las personas.
Las dos guardianas han llegado a un acuerdo, no habrá ataques a la tierra, no habrá más gente inocente transformada en duende, no habrá más sufrimiento en las personas ocasionado por la Hechicera Roja, por su parte la Hechicera Blanca no podrá tener contacto con la gente del planeta Tierra, no podrá hablar con ellos, ni acercarse a ellos, principalmente a un pelinegro, quien ha empezado a cambiar los sentimientos de la Gran Hechicera Blanca, el final, de la Tierra es inminente y no será cambiado.
 
 
En casa de los Kou..
-Deberías de hablar con el…
-Sí, pero ¿de qué quieres que hable con el?
-Eres su padre, así ¿qué pregúntale que es lo que le pasa?
-Pregúntale…
-Hijo, ¿Seiya te pasa algo malo?, ¿te ha ido mal en la escuela?, ¿te peleaste con algún amigo?, o quizá peleaste con Akane? Pregunta su padre de Seiya
-Eh no, tranquilos, no pasa nada, es solo que los exámenes, el entrenamiento, reuniones, estas dos semanas son algo pesadas, todo bien –dice Seiya quien trata de tranquilizar a sus padres.
-En serio, todo está bien, no pasa nada
-Entiendo, entonces ¿te fue mal en los exámenes?, no te preocupes hijo, todos tenemos malas rachas…
-No padre, en los exámenes me fue bien, solo tuve un examen final el día de hoy, de verdad todo está bien, solo estoy cansado, ya saben el entrenamiento,  tenemos partido la semana que viene, y queremos ganar¡¡ pero todo bien, de verdad, no me pasa nada… disculpen, estoy cansado y mañana tengo reunión con los del equipo de Futbol Americano, me voy a dormir.
-Ok, Seiya hijo ¿quieres cenar algo antes de dormir?
-No, gracias mamá, comí en el campus, hasta mañana.
Los padres se miran entre sí, sin decir palabra alguna.
-Tranquila, mañana hablare de nuevo con él.
-Si.
Ya en el cuarto de Seiya, el joven avienta su mochila a un sillón que queda al lado izquierdo de su cama, y se recuesta en la misma, solo mira el techo del cuarto.
-Kakiu ya puedes salir…
-Está bien… auch¡¡¡- sale la menor de su escondite, debajo de un escritorio, pero al hacerlo se golpea la cabeza.
-Jajajaja, ¿qué haces ahí escondida? –pregunta Seiya riendo
-¿Cómo supiste que estaba escondida Seiya?
-Muy fácil, dejaste la puerta abierta, jajajajaja, ¿que se te ofrece?
-Pues fácil, quiero saber ¿qué te pasa?, has estado muy raro hermano, estas triste y eso no es normal, ¿quieres hablar?
-¿Tú también?, no es nada, solo es cansancio y ya…
-Ya suelta la sopa, ¿es Serena verdad?.  Te trae de un ala…sé que te gusta, y está bien, a mí me caí bien, pero hermano no hagas que la odie por maltratarte o hacerte sentir mal, porque eso no se lo pasare a nadie.
Seiya sorprendido por todo lo que había comentado la menor, se paró de la cama y solo se detuvo frente a su ventana, que daba a la acera.
-Ok hermana, tu ganas, ya saca la bola de cristal, que tienes escondida, ¿Por qué no me lo dijiste antes? Ya hubiéramos hecho negocio redondo, jajaja.
-¿Seiya discutieron? –dice la menor quien ahora se sienta en la cama.
-No, no la he visto desde que vino a la casa, la he buscado en la escuela, y al parecer esta en unos cursos, pero no se ha presentado para nada en la escuela, no lo sé, parece como si estuviera evitándome, o peor, a lo mejor ni siquiera me toma en cuenta, ni en el mundo me hace… creo es eso.
-¿Y no tiene celular o qué?, ¿por qué no le llamas?, recuerda ya existen los celulares.
-No tengo su número de celular.
-¿Y por qué no vas a su departamento?, ¿consigue su número?,  búscala y habla con ella, ¿por qué se complican tanto los hombres de verdad?, no entiendo, ¿y dicen que nosotras somos las complicadas?
-Gracias – dice el pelinegro quien le toca la cabeza a su hermana.
-¿Seiya sigues escribiendo canciones?
-¿Qué?, ¿revisaste mis cosas?
-No, tranquilo, encontré esto en el escritorio, y pensé que se trata de una letra de una canción, es muy buena letra…
-Jajajaja, ok ya, deja de burlarte, y ya es hora de que te vayas a dormir…
Dice el joven tomándola de los hombros dirigiéndola a la puerta.
-Oye no me estoy burlando ¿me podrías cantar una parte de tu canción?, ¿si? Y ya me voy a dormir… lo prometo.
-Está bien, pero después de esto a dormir, sin peros –dice el joven quien toma su guitarra, se acomoda en el sillón y comienza a cantar:
En la casa todo espera 
que regreses y no llegas. 
Llamo y no escuchas 
nadie me escucha. 

El café me sabe a pena 
es tu ausencia que envenena. 
Cae la lluvia, llora la lluvia. 

Me dejaste en la mitad 
del camino a la felicidad. 
Y hoy. 

Tengo en pausa el corazón 
abrazando nada, aferrado a nada. 
Tengo ciega la ilusión 
ya no hay mañana 
no lo veo 
si me falta tu mirada. 
Cuantos vimos luna y viento 
no perdimos ni un momento 
tu sonreías, yo te creía 
pero en menos de un segundo 
se cayó al vacío el mundo 
tu me decías, que te marcharías. 

Me dejaste en la mitad 
del camino a la felicidad. 
Y hoy. 

Tengo pausa el corazón 
abrazando nada, aferrado a nada. 
Tengo ciega la ilusión 
ya no hay mañana 
no lo veo 
si me falta tu mirada. 

Tengo pausa el corazón 
abrazando nada, aferrado a nada. 
Tengo ciega la ilusión 
ya no hay mañana 
no lo veo 
si me falta tu mirada.
 
 
 
Y mientras los Kou pasaban una velada agradable, una chica rubia se encontraba parada justo en la acera de enfrente visualizando la tranquilidad de la casa, la luz prendida que daba su reflejo hasta afuera, velando la seguridad de los ocupantes de la casa.
-Buenas noches Seiya…

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------


.
avatar
Luna Cr
Sailor Inner
Sailor Inner

Fecha de inscripción : 04/05/2013
Femenino
Edad : 26

Re: LUNA CR

Mensaje por Luna Cr el Miér 30 Dic 2015, 10:23 pm

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Al día siguiente, un viernes, Seiya hablo muy temprano a Mina para pedirle el número de Serena y poder hablar con ella, esta vez estaba más decido que nada, así que tardo más de media hora hablando con Mina, quien trataba de que Seiya le confesara si realmente le gustaba Serena, pero este, no le dijo nada de lo que esperaba la rubia, más sin embargo se preocupó un poco cuando la rubia al teléfono le confeso que Serena y los otros estudiantes habían terminado sus prácticas el jueves, y por lo tanto tenían que presentarse en la escuela ese viernes, pero al notar que Serena no asistió, Mina le hablo a su celular sin suerte, por lo que le dijo ojala tu tengas más suerte que yo.
Seiya tomo su celular y sin dudarlo marco el número de Serena, esperando la chica le contestara, sonó timbre 2 veces:
-Bueno…
-¿Serena?
-Seiya, ¿eres tú?
 
Jueves 14 de diciembre de 2010,  08:00 pm un gran número de estudiantes se encontraban reunidos para disfrutar el último juego de futbol americano por el trofeo del torneo de invierno de las facultades de la universidad de Tokio, en donde se enfrentaba el campus de komaba, y el campus de Hongo, Seiya y su equipo lo habían logrado, ahora estaban por jugar la final, y como era de esperarse jugarían hasta el último momento por ganar, hacia bastante frio en el lugar,  pero eso no detendría a los jóvenes quienes gritaban a su equipo, todos emocionados del suceso, y felices, ya que además se trataba del termino de las clases, y el comienzo de las vacaciones de invierno…finalmente el tan esperado baile de navidad se celebraría la semana siguiente, para cerrar las puertas la Universidad de Tokio.
-Me alegra mucho Serena que hallas decido acompañarnos –le decía Mina a la chica,
-Sí, yo también estoy feliz de estar aquí, gracias a Seiya que me invito…menciona la rubia.
-Por cierto Mina ¿Cómo te fue en el torneo de voleibol? –pregunta Serena con cara de curiosidad.
-Muy bien Serena, ganamos, claro como era de esperarse jajajaja –reía sarcásticamente Mina.
Serena solo sonreía.
-¡Mina ya cállate¡ -le decía el peliplateado quien se encontraba a su lado.
-Chicos por favor no empiecen –los interrumpió Amy.
-Ya sabes como son, estos dos aman pelear, y finalmente terminando reconciliándose, como siempre –dice Taiki.
-Todos ríen.
En el campo se encontraba los dos equipos a disputarse el trofeo, el famoso equipo de porristas del campus Hongo, quien no paraban de gritar a Seiya, y las porristas de Komaba, además de los entrenadores, y todo su grupo.
Dentro del grupo de porristas de Hongo se encontraba Akane quien no quitaba la vista de encima a Seiya, y quien solo miro con mucho odio a Serena cuando noto que el chico le sonreía desde el campo.
-Así que es ella, por la niña rara terminaste conmigo, pues ya veremos, yo no estoy dispuesta a perderte –susurro entre dientes la pelinegra.
El partido daba inicio cuando de repente se veía acercarse al estadio una nube negra a gran velocidad, por lo que todos los espectadores fijaron la mirada en la gran nube, la cual se hacía cada vez más grande, al notarla cada vez más cerca, muchos de los asistentes entraron en pánico, por lo que traban de correr para salir del sitio, no era una nube común, se trataba de una gran nube de duendes los cuales se acercaban a toda velocidad dispuestos a atacar a los asistentes.
Serena quien ya se había percatado de su presencia, lanzo un hechizo con el que decidió congelar el tiempo, por lo que todos quedaron como congelados, sin poder moverse, sin darse cuenta de lo que en realidad estaba pasando, excepto Serena.
-Te lo dije Serena, te lo advertí¡ jamás debiste romper nuestro trato, ahora se acabó, esto se acabó, la Tierra y los seres humanos no podrán salvarse¡¡ -gritaba una peliroja, quien vestía un largo vestido rojo,  con adornos dorados y mostraba una piedra en su frente parecida de un bindi, de color rojo.
-Ya basta Hisa, ya te lo dije no es correcto lastimar humanos, esto está mal y lo sabes –grito Serena desde donde se encontraba.
-No me vengas con esa tonterías, nuestro trato de no tratar mal a los seres humanos se terminó, y tu misma la rompiste. Además ya te lo dije, ellos no se salvaran, ellos mismos de destruyen a diario, y no merecen ocupar un planeta como la Tierra, las cosas deben ser así –le decía la mujer quien se encontraba flotando en el aire.
-Eso, no nos toca decirlo a nosotras, y lo sabes, nosotras no estamos aquí para decidir el futuro de los seres de este planeta, así que es mejor que te vayas y los dejes en paz- decía la rubia quien ahora se encontraba en el aire, y frente a ella apareció un báculo de color plateado, en ese momento la ropa de Serena cambio totalmente, por un vestido largo de color blanco con plateado, y en su frente una piedra de color blanca.
-No, tu a mí, no me das ordenes, eso ya no, ataquen mis queridos duendes terminen con los seres de este planeta –grito la pelirroja.
-No lo hagas¡¡¡ barrera mágica del tiempo protegelos –grito Serena, esta vez activando un campo de fuerza a todo alrededor del estadio, protegiendo a todos los que se encontraban ahí.
Esta barrera no permitía pasar a los duendes, los cuales rebotaban al ponerse en contacto con ella.
-Bueno, ya que estas decida a protegerlos, atáquenla –grito la mujer, esta vez ya enfurecida.
Pero Serena se protegía con un campo de fuerza a su alrededor, por lo cual tampoco podían acercarse a ella, ahora los regresare a su estado normal dijo la rubia, quien usando el Báculo menciono lo siguiente:
-¡Sanación estelar¡
Esta vez logrando que los duendes se convirtieran nuevamente en humanos, los cuales descendían con mucha precaución del aire, y quedaban dentro del campo de energía.
-¡Suficiente¡ no creas que has ganado Serena- le gritaba su acompañante.
-No espera, está bien, lo acepto rompí, nuestro trato, pero, ¿qué te parece si esta vez llegamos a un nuevo acuerdo?, esta vez sin trucos, ya no me acercare más a los humanos, y tu harás lo mismo, no podrás acercarte a ellos, ni lastimarlos, ¿está bien? – le pregunto la rubia.
-Por mí, no hay problema, recuerda que finalmente la que rompió el trato fuiste tu, pero te lo advierto Serena la siguiente vez será muy distinto, no tendré compasión- le comento la pelirroja, acto seguido desapareció del lugar.
Serena miro a su alrededor para finalmente desaparecer el encantamiento de tiempo y la barrera, desapareciendo del lugar.
Todos regresaron de su estado inerte a su estado normal, mientras algunos otros seguían corriendo para salir del sitio, otros tantos miraban al cielo, y se preguntaban ¿qué era lo que había ocurrido hace unos instantes?, acaso ¿fue una alucinación?, no lo podían entender, mientas Mina preguntaba donde esta Serena, al no verla a su lado sentada pregunto a Amy, Yaten y Taiki, pero al igual que los presentes no podían dar crédito a lo sucedido, y pensaron que Serena al igual que los demás había salido del lugar durante el momento de los hechos tan extraños, por lo que acto seguido decidieron salir del lugar y llamarla por teléfono, pero jamás contesto.
Seiya quien se encontraba en el campo, junto con los demás ocupantes solo miraba como salían corriendo sus acompañantes, el pelinegro recordó cuando los 5 duendes lo habían atacado en otra ocasión, pero no podía entender del todo ¿qué querían?, o ¿qué era lo estaban buscando?, más preguntas sin respuesta, en ese momento volteo a ver en dirección donde se encontraba su grupo de amigos, pero al notar que ya no estaban en el sitio decido salir del lugar.
Al día siguiente Seiya se reunió con sus amigos cerca de la facultad para conversar de los hechos pasados un día anterior, si bien todos los presentes del lugar recordaban los hechos, nadie podía dar o tener explicación alguna a lo que estaba pasando, además de que fue  en ese momento que Seiya decido confesarles a sus amigos lo que le había sucedido previamente con los duendes de Santa, que ya estaba convencido, que no se trataba de una broma, que aunque le costó entender en el momento, llego a la conclusión de que eran tan reales como ellos, y que a su parecer buscaban algo, pero no entendía ¿Por qué habían desaparecido repentinamente los ataques, y posteriormente habían vuelto a atacar?, esta vez en mayor número.
 
-Seiya ¿por qué no nos dijiste nada de los duendes?-preguntaba Yaten sorprendido.
-Lo siento, pero créanme, ni yo mismo estaba seguro de lo que vi y de lo que paso esa noche- contesto el pelinegro mirando el cielo.
-Pero y entones ¿cómo te pudiste soltar de ellos?, dices que a pesar de ser tan pequeños son tan fuertes como un humano… decía Mina preocupada.
-Pues, es que, ni yo mismo lo se, pero si esa luz blanca no hubiera aparecido… respondió Seiya.
-Una luz blanca –gritaron todos
Por cierto Seiya interrumpió Mina, ¿sabes algo de Serena?, perdimos contacto con ella después de lo de ayer, no se ¿qué fue lo que paso?, estaba ahí con nosotros cuando apareció la inmensa nube, y de repente ya no, le hemos marcado a su celular y nada, está apagado, no sabemos ¿dónde está?, no vino a clases nuevamente, y no se ¿con quién comunicarme? para saber de ella.
-No Mina, lo siento, tampoco me ha contestado –Dijo el pelinegro, esta vez con cara de preocupación.
-Me preocupa Serena, en lo poco que he convivido con ella me he dado cuenta que es buena persona, pero está sola en Tokio, y no sabemos nada de su familia, o alguien que este con ella, ha de estar muy confundida, al igual que nosotros, pero con la gran diferencia de que esta sola –dice Amy.
-Pues que les parece si la buscamos, finalmente en la dirección de la escuela deben tener información sobre ella, sus datos personales y familiares algo que nos pueda ayudar a encontrarla –dijo Taiki.
-Si –dijo Amy.
-Yo los acompaño –dijo Yaten.
 -Como me gustaría ir con ustedes, pero tengo un examen final dentro de una media hora –dijo Mina, tocándose la cabeza.
-Yo iré a buscarla a su departamento, seguramente ahí me podrán dar información –dijo Seiya.
-A su departamento –todos muy sorprendidos.
-Y dime Seiya ¿cómo es que has ido al departamento de Serena? Y ninguno de nosotros sabía nada, ni donde vive ni nada –dijo Mina, esta vez con ojos picaros.
-Mina no te parece que eso es algo que no te importa –dice Yaten.
-Bueno, es que he acompañado a Serena en dos ocasiones a su departamento, pero solo eso…contesto el pelinegro muy apanado de la situación.
-Ay no te preocupes, finalmente es algo entre ustedes dos –dijo Amy.
-Sí, no tienen por qué darnos explicaciones de nada –agrego Taiki.


.
avatar
Luna Cr
Sailor Inner
Sailor Inner

Fecha de inscripción : 04/05/2013
Femenino
Edad : 26

Re: LUNA CR

Mensaje por Luna Cr el Miér 30 Dic 2015, 10:33 pm

Más tarde en el departamento de Serena, Seiya se encontraba parado en la puerta de la rubia, un poco nervioso, pero finalmente se decido tocar el timbre, para su sorpresa nadie abrió  la puerta, por lo que sono el timbre un par de veces más, con el mismo resultado, finalmente decido pasar por uno de los barandales que llevaban al balcón del  departamento de Serena y tratar de ver por uno de los espacios que dejaba entre ver las largas cortinas blancas, pero no logro ver, ni escuchar movimiento alguno en el mismo, por lo que como última opción decido ir a hablar con el portero, quien no se encontraba cuando Seiya se introdujo al inmueble, pero finalmente decido regresar a casa cuando el portero le comento que el departamento había sido deshabitado por sus dos inquilinas esa misma mañana muy temprano, lo que causo un gran sentimiento de miedo y desesperación en Seiya, quien no entendía por qué había decido marcharse así como así, sin decir nada a nadie, y de esa forma.
De camino a casa hablo con Taiki, quien le comento que por parte de la escuela no habían logrado obtener nada de información acerca de la rubia, ni un dato personal, ya que la escuela contaba con un estricto reglamento de no ofrecer información sobre ningún estudiante a nadie, excepto a su familia. Y por más razón que los jóvenes dieron al decano, y finalmente al director, estos no cedieron, y solo se reían de ellos cuando intentaron contar lo sucedido un día antes.
Pero Seiya no se daría tan por vencido tan fácil, por lo que durante el día seguía tratándose de comunicar con Serena, quien en un principio mandaba a tono, para finalmente sonar apagado. Así que por la noche decido ir nuevamente a buscarla a su departamento, si bien, era cierto que no había nadie en la mañana, logro ver que aún seguían las cosas y muebles dentro del mismo.
Con el llevaba una de las rosas rojas que había plantado en su jardín, a pesar del frío las rosas se mantenían con vida, como si, no fuera invierno, después de todo necesitaba verla, aunque fuera la última vez, y saber que había paso.
Ya parado nuevamente en la puerta de la Serena decidió tocar la puerta, esta vez evitando el timbre, para no ser descubierto, pero al no obtener respuesta, nuevamente salto al balcón para tratar esta vez de entrar por el mismo, pero fue mayor su sorpresa con vio que Serena salió al mismo abriendo un poco la ventana.
-          Seiya ¿pero, qué haces aquí?, no deberías estar aquí, es más debes irte –le dijo la rubia muy nerviosa.
-          Serena hola, a mí también me da mucho gusto verte… dijo el pelinegro confundido, pero con un semblante feliz al verla salir.
-          Debes irte, por favor Seiya, tu no puedes estar aquí –decía la rubia preocupada.
-          Pero, ¿por qué?, no entiendo nada Serena, todos estábamos muy preocupados por ti, ayer te fuiste sin decir nada, y no fuiste a la escuela, ¿qué es lo que pasa? Preguntaba el joven, esta vez más serio.
-          ¿preocupados?, ustedes estaban preocupados por mi…la rubia no podía entender lo que oía, y solo se quedó callada.
-          Serena, ¿qué es lo qué pasa?, escucha por favor solo quiero saber si estás bien, por favor, no contestaste el teléfono, así que por eso vine a buscarte –decía el pelinegro quien ahora se encontraba en frente de serena a unos cuantos centímetros.
-          Te preocupaste por mí.. le dijo mirándolo a los ojos.
-          Serena sé que no te conozco, no sé quién eres, y tú tampoco me conoces, pero seré sincero contigo, tú me gustas Serena, me gustas mucho, pero no sé nada de ti, no se quién eres, de dónde vienes, o que es lo que piensas, y ahora vengo a buscarte por que tal parece que así como llegaste, decides irte, no lo entiendo, por favor explícame, es acaso que te asusto tanto lo que paso ayer, y por eso decides irte, o acaso tienes un problema, ¿qué es lo que pasa? –decía el pelinegro esta vez quedando a unos cuantos centímetros de la cara de Serena.
-          ¿Yo te gusto? –esta vez la rubia quedo como congelada ate las palabras del pelinegro, quería corresponderé con la misma sinceridad que escuchaba en sus palabras, pero como le diría que no pertenecía al planeta, que ni siquiera era humana, que era una guardiana que solo vigilaba el planeta Tierra desde hace siglos, y que no podía quedarse más en la Tierra, ya que tenía un trato con la Hechicera Roja, al que nuevamente había faltado.
-          ¿Serena estas bien? ¿qué es lo que pasa? Pregunto el pelinegro quien no dejaba de mirar sus ojos azules, y que podía intuir que algo muy raro pasaba.
-          No, escúchame Seiya, debes irte, y ya no me busques más –contesto la rubia, una vez que logro salir del trance, separándose de Seiya.
-          ¿Irme?, pero ¿por qué?, que es lo que está pasando Serena ¿por qué debes irte?, por favor explícame –dijo Seiya quien no tenía intenciones de irte.
-          No entiendes, no importa el por qué, solo debes irte, y ya te lo dije no me vuelvas a buscar –le grito la rubia al chico al notar que no se iría.
-          Pues no, no entiendo nada, y como veo que no tienes la intención de decirme que te pasa, no me iré hasta saberlo, porque siempre intentas poner una barrera y no dejas que los demás te ayuden, es por un problema con tu familia, ¿qué es lo que pasa?
-          No, no es eso, yo no pongo ninguna barrera, solo que no tienes que saber algunas cosas. Y ya vete por favor –le respondió la rubia, esta vez quedando de espaldas hacia el.
-          De verdad, ¿quieres que me vaya Serena Tsukino? Y hacer de cuenta que nunca te conocí? –le dijo el chico, esta vez tomándola de la cintura, haciendo que se estremeciera la chica.
-          Si… eso dije, vete y no vuelvas a buscarme – con un tono de nervios en su voz, volteando para quedar de frente al chico.
-          Ya veo –dice el chico, quien se acerca más a su cara, como si quisiera tratar de besar a la rubia, y a quien solo observa a los ojos. Decide plantarle el beso, robarle un beso, pero al notar que la chica cierra los ojos, la suelta y se le aleja de ella.
-          Bueno, está bien, si eso es lo que quieres, me voy. Y discúlpame por hacerte perder tu tiempo Serena  –le dijo a la rubia, dejando la rosa que traía consigo en la bolsa de su camisa, sobre una mesa del departamento de la chica, para después salir del lugar por donde había entrado.
-          Seiya, espera, Seiya por favor, espera no quiero que te vayas, por favor–grita la rubia, esta vez corriendo hasta el balcón.
-          Vaya que eres complicada –le contesta el pelinegro quien aun estaba en el balcón.
-          Eres un tonto Seiya Kou¡ -le grita al muchacho intentando bofetearlo.
-          Si, puede ser que tengas razón, porque mira que jamás le he rogado a alguien, siendo yo un joven tan guapo, pero no me arrepiento –le contesta el chico, al momento que atrapa su mano en el aire, para posteriormente darle un beso a la rubia.
Muy cerca de ahí se encontraba Hisa, observando todo lo sucedido:
-Vaya, vaya, veo que ustedes no aprenden. Nuevamente lo volviste a  hacer Serena, no entiendes que los seres humanos son muy crueles, bueno, pues yo te mostrare que los seres humanos de este planeta son tan crueles, que desearas no haberte mezclado con ellos nunca –dijo la pelirroja, para posteriormente desaparecer del lugar.
 
Ha pasado una semana, y el día en el que se celebrara el baile de navidad ha llegado:
-Entonces ¿decidiste invitar a Serena al baile? –pregunta Taiki.
-Sí, la verdad me costó algo de trabajo, ya que Serena no quería acudir, pero finalmente acepto –contesta Seiya.
-¿Y ahí en el baile la presentaras formalmente como tu novia? –menciona el peliplateado.
-No, para Serena y para mí, eso no es importante, lo único que me importa es que estamos juntos –dice Seiya.
-Bueno parece que de verdad te golpeo duro el amor, ya solo esperare la invitación para la boda jajajaja –dice Taiki.
-Pasaremos por ti, más tarde, las chicas prefirieron irse por su cuenta, con eso de que luego tardan horas y horas arreglándose, me dijo Mina tomarían un taxi, y nos veremos en la entrada –dijo Yaten, para posteriormente marcharse.
 
Más tarde en la casa de los Kou:
-Hijo te vez guapísimo –decía una madre muy emocionada a su hijo.
-Gracias mamá, pero no hagas que me sienta avergonzado por favor –contestaba el joven sonrojado.
-Oh soy tu madre, eso es lo que hacemos las madres –contesto desde la cocina.
-Te irá muy bien hermano, serás el más guapo de la noche, y no vayas a echar a perder las cosas con Sere, ahora que van muy bien –decía su hermana menor.
-Te lo prometo hermana –le respondió el pelinegro.
En ese momento tocaron el timbre de la casa, se trataba de Taiki y Yaten, quienes venían por Seiya para irse a la fiesta.
Kakiu se apresuró a la puerta, para notar parado a Taiki en la puerta.
-Hola kakiu, ¿esta Seiya? –pregunto el pelicastaño con una gran sonrisa.
-Hola Taiki, claro, adelante esta en la sala –dijo cortésmente la menor.
-Gracias –contesto Taiki, quien posteriormente se introdujo en la casa, y a quien la madre de Seiya le ofrecería en seguida una taza de té.
Al entrar Taiki en la casa, Kakiu noto a Yaten quien se encontraba recargado en su carro, así que no pudo evitar acercarse para saludarlo.
-Hola Yaten, ¿cómo estas? –dijo la menor, con nervios al acercarse al peliplateado.
-Hola Kakiu, muy bien, gracias,¿ y tú?
-Bien, gracias, luces muy bien, supongo que también iras al baile de esta noche.
-Sí, así es.
-Invitaste a Mina ¿verdad?, es ella muy bonita, supongo que ya son novios –le pregunto la chica, esta vez de una forma rápida, casi inentendible, para después bajar la mirada.
El joven quien estaba poniendo atención a la menor, se dispuso a ponerse bien de pie, para después inclinarse un poco, y quedar en frente de la menor.
-Kakiu, te puedo confesar algo, en realidad Mina es bonita, pero tú eres mucho más bonita que ella, pero no puedo salir con una adolescente aunque quisiera, la primera razón es que  Seiya me mataría, y la segunda, ni tu, ni yo podemos cambiar las cosas, crecerás y entonces te convertirás en una hermosa joven, y entonces, a su debido tiempo, estoy seguro de que conocerás a alguien especial, alguien que valore todo lo que importante que eres, y sobre todo que te amé mucho, no un joven pedante y grosero como lo soy yo, de acuerdo –dijo el peliplateado mirando dulcemente a la chica.
-Está bien Yaten, en realidad Mina me caí muy bien, y es una buena chica, me da gusto de que estén juntos –dijo la menor, muy firme al decir sus palabras, aunque en realidad sentía un gran dolor, no por desilusión, si no más bien de saber que en realidad tenía mucha razón, y por más que quisiera las cosas no cambiarían.
-Gracias hermosa, y por favor discúlpame–dijo Yaten, esta vez acercándose a la menor, para darle un tierno beso en su mejilla.
-Sí, no es nada, y no tienes que disculparte, tú tienes razón Yaten. Espero se diviertan mucho en el baile de hoy –dijo la menor, esta vez para dar la vuelta y entrar corriendo a la casa.
-Lo siento –dijo Yaten, poniéndose de pie y mirando en dirección a la puerta.
Seiya quien había visto a su hermana entrar a la casa, y posteriormente a su cuarto, fue a ver que era lo que había pasado.
-Puedo pasar –dijo el pelinegro en tono de preocupación.
-Sí, pasa, ¿ya te vas? –dijo la menor reincorporándose de su cama, para quedar sentada, y de espaldas a su hermano, secándose las lágrimas que ahora corrían por su cara.
-Sí, ya es hora, pero… ¿tu estas bien?, no me importaría quedarme –dice Seiya sentándose a su lado.
-Eh, no, todo bien, además no puedes faltar al baile, Serena estará esperándote, y sé que no quieres quedar mal, finalmente los Kou nunca faltamos a nuestras promesas ni compromisos- dijo la menor, todavía con la cabeza abajo.
-Ok, ahora vengo, iré a matar a Yaten…dijo el pelinegro intentando levantarse de la cama, cuando fue detenido por la mano de la menor
-No, Seiya por favor, Yaten no tiene la culpa, estoy bien en serio, al contrario, tienes unos buenos amigos, que te quieren y te respetan, y yo me siento feliz por ti, de verdad todo estará bien, ahora ya es hora de que se vayan, o llegaran más tarde –dijo la menor, abrazando a su hermano.
-Gracias Kakiu, gracias por ser como eres, por ser mi hermana- dijo el joven correspondiendo el abrazo.
-No es nada, ahora ya vete porque si no la que te va a matar es Serena, y no lo olvides mañana me cuentas con lujo de detalle cómo te fue ok –le dice la menor, guiñándole un ojo.
-jajajaja ok, te quiero hermana –le dice el pelinegro, el cual antes de salir de salir de la habitación le da una rosa roja, que traía su bolsa de su camisa.
La menor, solo cerró la puerta con cuidado, para posteriormente quedar sentada al inicio de la puerta y llorar a oscuras en su cuarto.


.
avatar
Luna Cr
Sailor Inner
Sailor Inner

Fecha de inscripción : 04/05/2013
Femenino
Edad : 26

Re: LUNA CR

Mensaje por Luna Cr el Miér 30 Dic 2015, 10:35 pm

Ya más tarde en el salón de bailes y eventos de la universidad, dos chicas esperaban en la entrada.
-Mina te dije que tu reloj estaba mal, ahora llegamos una hora más temprano de lo acordado con los muchachos –decía Amy a la rubia.
-Bueno, ya no me regañes por favor Amy, como iba a saber que se le estaba terminando la pila a mi despertador, eso explica por qué llegue tarde a la escuela en 2 ocasiones –dijo Mina con cara de pena.
-Bueno, ya, todo fuera como eso, ahora a esperar a los muchachos y a Serena, no lo sé, pero creo que no debimos dejar que Serena se viniera sola, ya que no es de aquí –le decía la peliazul.
-Ya, tranquila, veras que Serena no tendrá ningún problema en llegar –decía Mina.
En ese momento las dos jóvenes se quedaron congeladas al ver llegar a una pareja de chicas al lugar.
-Haruka, Michiru¡¡¡ pero que guapas se ven  -dijo Mina al ver a la pareja.
-Hola Mina, ustedes tan bien se ven muy guapas, muy elegantes –dijo Michiru sonriendo.
-Y ¿qué hacen aquí lindas? –dijo Haruka.
-Estamos esperando a Yaten, Taiki y Seiya –dijo Amy.
-Oh, que bueno, espero no tarden en llegar, y Seiya siempre si invito a Akane? Pregunto la chica, con curiosidad.
-No, el invito a mi amiga Serena –dijo Mina, bastante orgullosa del hecho.
-Ya veo, Serena Tsukino, la estudiante de intercambio… dijo Michiru.
-Sí, ¿la conoces? –pregunta la rubia, con incertidumbre.
-No, solo he escuchado de ella, un poco, bueno los vemos adentro –dice Michiru, quien voltea a ver a Haruka, y las dos entran al lugar.
El sitio donde se llevaba a cabo el baile, se trataba de un enorme salón, con una gran pista de baile, de color dorado, el cual se rodeaba de varios pasillos, y estaba adornado con muchas luces alrededor de la pista de baile, y en la parte de arriba un enorme candelabro en el centro que adornaba el lugar, en conjunto con otras pequeñas lámparas alrededor de esta, en la parte de arriba (primer piso) se encontraba un barandal de madera que rodeando toda la pista, y unas escaleras en ambas direcciones para poder subir al primer piso, e ir a los baños, por fuera balcones alumbrados con luces navideñas las cuales daban el toque final al lugar, el cual parecía sacado de un cuento de hadas.
Más tarde en el lugar.
-Mina y si me acompañas al baño, es que hace mucho frío aquí afuera, y necesito ir a orinar –le dice Amy a la rubia.
-¿Ahora?, no podrías esperar 5 minutos más Amy, es que me dijo Yaten ahorita que le marque que ya no tardan en llegar… dice Mina, mirando alrededor, esperando a los tres chicos.
-No, creo que no, de verdad tenemos que ir –dice Amy.
-Bueno, ya que, entonces vamos –dice Mina con una cara de pues ni modo.
Ya en el baño Mina esperaba afuera del lugar, visualizando el hermoso lugar, la decoración y uno que otro chico guapo que pasaba por ahí.
Mientras los chicos ya habían llegado al lugar y esperaban en la puerta de la entrada:
-¿Y entonces, esperaras a Serena aquí?, le preguntaba Taiki al pelinegro.
-Si, será lo mejor, me dijo Serena que ya no tarda, que venía muy cerca el taxi, así que la esperare, porque mejor ¿no van a buscar a Mina y Amy? –dice Seiya quien no retira la mirada del camino para ver si pasaba un taxi.
-No, esperaremos aquí, me marco Mina para decirme que están en el baño, pero que no tardan en bajar –dice el peliplateado.
Mientras tanto en el baño:
-¡Ay auxilio¡ ¡Mina ayúdame¡-grito fuertemente Amy desde el baño.
-Amy todo bien, ya voy –grito Mina quien rápidamente se introdujo en el mismo.
Se trataba de 4 duendes quienes tenían atrapada a Amy dentro de unos de los baños individuales y que no la dejaban salir. Mina al verlos se asustó bastante, pero no dejaría a la chica sola en esto.
-Ya verán, pequeños duendes de pacotilla, no debieron meterse con la amiga de Mina –dijo la joven quien ahora sacaba un perfume de spray que traía en su bolso de mano, y con el que ataco directamente a uno de los duendes en los ojos, con lo que gano tiempo y Amy pudo aventar la puerta para tratar de salir corriendo, pero fue jalada del cabello por otro, haciéndola caer al piso. Mina trato de dar una patada a uno de ellos, pero otro aprovecho y jalo su pie, con lo que tan bien callo al suelo, rápidamente las chicas corrieron y se metieron a los baños individuales, pero no aguantarían mucho, ya que los duendes eran fuertes, y les ganaban en número a las dos jóvenes. Así que Mina aprovecho para marcarle a Yaten y pedir ayuda.
-¿Qué?, resistan por favor, vamos para allá –grito el pelipalteado al recibir la llamada.
-¿Qué pasa Yaten?- le pregunto Taiki preocupado al escuchar a su amigo alterado.
-Dice Mina que unos duendes las atacaron y las tienen encerradas en los baños de mujeres –dijo el joven quien aún estaba en chock.
-Vamos para allá –dijeron Taiki y Seiya, acto seguido salieron corriendo los tres jóvenes rumbo al baño.
Una vez que llegaron arriba en el baño de mujeres:
-¿Mina estas ahí? –grito Yaten desde afuera del baño al no poder abrir la puerta.
-¡Yaten ayuda¡, no podemos resistir más –grito la rubia.
-¡Esta cerrada la puerta con seguro desde adentro¡ -grito Taiki, tratando de abrir la puerta, sin efecto alguno.
-Intentémoslo los tres juntos –dijo Seiya, a sus amigos, quienes solo consintieron con la cabeza.
-¡Uno, dos…tres¡ -gritaron los jóvenes juntos, pero al momento de acercarse a la puerta, esta se abrió y los tres entraron de golpe.
Eran los duendes, quienes los esperaban con cinta para amárralos a los tres chicos al igual que Amy y Mina. Pero los jóvenes no se rendirían tan fácil, sin dar batalla, así que cada uno se lanzó tras un duende, mientras otro trataba de abrir las puertas del baño de Mina y Amy, al notarse en desventaja, uno de los duendes chiflo, con lo que rápidamente acudieron a su llamado más duendes, ahora las cosas habían cambiado drásticamente, se trataba de 20 duendes contra tres jóvenes y dos chicas. Seiya, Taiki y Yaten trataban de golpearlos, pero ahora estaban en una notoria desventaja, uno de los duendes golpeo a Yaten en la cabeza por lo que Mina trato de salir en su rescate al escuchar el golpe, pero fue en vano, ya que tan bien resulto con un golpe en la cabeza, mientras que Seiya se encontraba encima de dos duendes, y jalaba a otro con una de sus manos, pero llego otro más y lo mordió de la pierna izquierda, por lo que al gritar de dolor soltó a uno de ellos, y otro aprovecho para golpearlo con una silla del mismo baño, por lo que el joven quedo inconsciente, mientras Taiki, trataba de zafarse de 4 duendes, por lo que Amy salió para ayudarlo, pero se les amontonaron 10 más, golpeándolos, siendo víctimas también de los pequeños, ya con pérdida de su conocimiento, los duendes los sujetaron con cinta de pies y manos, y finalmente en la boca. 

Mientras tanto Serena ya había llegado al lugar, traía puesto un vestido de una sola pieza en color rosa, largo, hasta los tobillos, adornado con unas rosas, y encajes, se sentía un poco apenada de la situación, ya que no acostumbraba ese tipo de ropa, observa todo y a todos a su alrededor, para tratar de encontrar a Seiya y a los chicos, pero al no notarlos entre el mundo de gente, prefirió llamar a Seiya varias ocasiones, tras los intentos siempre mandaba a buzón su teléfono, así que decido llamar a Mina, obteniendo la misma respuesta por parte del teléfono de la chica. Después de 20 minutos esperando, pensó, posiblemente ya estén adentro y entre tanto ruido no hayan escuchado sus celulares, así que decidió armarse de valor y finalmente entrar al lugar.


.
avatar
Luna Cr
Sailor Inner
Sailor Inner

Fecha de inscripción : 04/05/2013
Femenino
Edad : 26

Re: LUNA CR

Mensaje por Luna Cr el Miér 30 Dic 2015, 10:54 pm

Serena visualizaba todo a su alrededor, le parecía verdaderamente hermoso la decoración del lugar, y vinieron a su cabeza aquello tiempos cuando se daban aquellos bailes donde los príncipes bailan con las princesas, todo era realmente mágico para ella, trataba de caminar entre la gente, pero al verla entrar todos la observaban, fue en ese momento cuando Serena, se puso más nerviosa, al grado de no poder pasar la saliva con facilidad, ella sabía que era a ella a  quien miraban, situación que ya no le agradaba tanto, y más aun, ya que no lograba ver a Seiya, o a sus amigos. Fue entonces cuando Serena llego al centro de la pista, y muy cerca de ahí se encontraba Akane, junto con sus amigas del grupo de porristas del campus Hongo.
-Haruka ¿acaso no es esa niña Serena Tsukino? La estudiante de intercambio –le dijo la joven a su acompañante desde el primer piso, mirando ambas en dirección a la pista de baile.
-Sí, es ella, pero no entiendo que hace sola ahí, tan cerca de la manada de lobos –respondió la chica con tono firme.
-Vaya, vaya, miren todos, pero si es la niña rara Serena Tsukino –dijo Akane dirigiéndose a Serena.
Se escucharon algunas risas en complicidad con su líder.
-Hola Akane, buenas noches, has visto a Seiya o a Mina por aquí –pregunto la rubia, algo seria al notar las risas.
-¿Perdón?, Habrás querido decir a mi novio Seiya Kou, no, no está el aquí, y tu extraña amiga Mina tampoco, ahora porque una niña rara pregunta por mi novio –dijo ya molesta la pelinegra.
-Oye porque tienes que ser tan grosera, Mina, no te ha hecho nada, y Seiya me invito al baile –dijo esta vez muy firme la rubia.
-Pues no, no te creo, Seiya no sale con niñas raras como tú, así que seguramente te dejo plantada jajajaja–dijo esta vez en tono de burla. Mientras los demás reían
-No, no te creo, el jamás haría eso, me lo hubiera dicho antes –dijo la Serena, ya nerviosa.
-Además solo vete, pareces con pordiosera con ese vestido, es tan medieval –dijo la chica, esta vez acercándose a Serena y jalando los encajes de rosas que tenía su vestido, rompiéndolos.
-Oye no, no hagas eso –grito Serena mientras los demás reían.
-Solo mírate, que horrible vestido- dijo otra de sus acompañantes, jalando esta vez la cinta que sujetaba el vestido a la cintura de Serena, haciendo que este se rompiera.
-No por favor ya basta- dijo Serena ante el segundo ataque.
-Si, además, te vez muy pálida, te falta un poco de color –dijo otra de las jóvenes, quien finalmente baño a Serena con una jarra de ponche en todo el vestido.
-¿Por qué?, como pueden ser tan crueles –grito Serena
Acto seguido Serena solo miraba a su alrededor, todos se reían de lo sucedido, nadie pudo ayudarla para que tal barbarie no se llevara a cabo, ante sus suplicas de que se detuvieran. Se sintió tal mal, tan humillada, que solo corrió en dirección a la puerta, tratando de salir lo más rápido posible, pero las mismas personas se lo impedían chocando con ella, mientras otros le gritaban niña rara, sentía correr lágrimas en sus ojos, nunca había llorado, pero sentía tanta tristeza y dolor por lo sucedido que no podía evitarlo. Saliendo del lugar Serena bajo tan aprisa las escaleras que finalmente resbalo, cayendo de rodillas en el último escalón.
-Discúlpame Seiya, pero ya no puedo quedarme ¡ -dijo la rubia con la voz casi quebrándose, mientras seguía llorando, para después ponerse de pie, y seguir corriendo.
Desde arriba del edificio anfitrión la miraba la Hechicera Roja Hisa:
-Te lo dije Serena, no teníamos por qué llegar a los extremos, pero a ver si así lo entiendes –acto seguido desapareció del lugar.
 
-Vámonos Michiru, tanta crueldad me da asco, no cabe duda que el mundo se fue a la basura –dijo Haruka, terminando amargamente su copa de vino.
-Sí, fueron muy crueles con ella, espera, solo iré al baño y en seguida te alcanzo –dijo la peliazul, quien aún seguía mirando hacia la pista de baile.
Llegando al baño de damas, Michiru abrió la puerta, para su gran sorpresa se encontró con cinco jóvenes quienes ya habían recobrado el estado de alerta, y quienes intentaban liberarse de las cintas que los tenían amarrados.
-Seiya, Mina, ¿están bien?, esperen ahora mismo les ayudo –les dijo asombrada la chica, quien no podía creer lo que pasaba.
Después de que Haruka y Michiru desataran a Seiya y sus amigos, las jóvenes les comentaron lo que había pasado minutos antes con Serena, por lo que Seiya salió corriendo del baño de damas para ir a buscarla. Mientras los demás no entendían como Akane y sus compañeros habían sido tan crueles con Serena. Al bajar las escaleras Seiya se topó con Akane y compañía, a quienes solo pudo mirar con desprecio después de lo sucedido.
 
-Seiya, mi amor, no lo puedo creer, si viniste, y justo a tiempo –dijo la chica, quien trato de tomar a Seiya del brazo, pero el chico la evito.
-Por favor no me toques Akane, por lo que veo ya te has divertido bastante –le dijo Seiya en tono de reclamo.
-Seiya, amor, no entiendo de que hablas, si lo dices por la niña esa…
-Basta, no sé cómo puedes ser tan cruel, no tengo tiempo para perderlo contigo.
-Seiya espera… contesto la joven, pero Seiya ya estaba en dirección a la puerta.
Seiya seguía corriendo, no sabía en realidad donde estaba Serena, y no lograba comunicarse con ella, ya que el celular estaba apagado, pero no se daría por vencido hasta encontrarla.
-Por favor, ayúdame a encontrarla –dijo el joven mirando al cielo.
Media hora después Seiya había llegado al parque 10, sabía que a Serena le encantaban los árboles de navidad, así que decidió buscarla ese lugar, y para la suerte del chico, Serena se encontraba ahí, sentada en una banca frente al árbol de navidad.
-Serena por favor discúlpame, todo esto fue mi culpa, no debí, llevarte a ese baile, si no querías ir –dijo Seiya acercándose a Serena y quedando de rodillas ante ella.
-No, no es tu culpa, la culpa fue mía, por ser tan ingenua, quise ignorar que existe crueldad en los humanos y ahora ve, yo misma me lo gane a pulso,  todo fue mi culpa –dice la rubia mirándolo a los ojos.
-Sí, fueron muy crueles, yo no debí dejarte sola.
-No podías hacer nada Seiya, las cosas tenían que ser así.
-No, de ahora en adelante, yo te prometo, que pase lo que pase, yo cuidare de ti.
-No hagas promesas que no cumplirás –dijo la rubia molesta.
-Seiya Kou, siempre cumple sus promesas –dijo el pelinegro, de manera firme, a lo que la rubia solo se sorprendió más.
-Seiya, mira las estrellas, son hermosas ¿no? –le pregunto la rubia mirando al cielo.
-Sí, son muy bellas –contesto el joven.
-¿Y sabes por qué?, porque muchas de ellas se encuentran solas, y no tienen quien las habite, y por lo tanto no las destruyen, no deterioran su brillo, ni su esencia, ahora, ¿crees tú en el fin del mundo? –le dijo la chica, quien no dejaba de ver las estrellas.
-No, lo sé, en realidad todos sabemos que lo que inicia tiene que acabar, y que así como nacemos, tenemos que morir, pero yo creo, que las estrellas no son hermosas por que estén solas, si no, porque dependen de alguien más para poder brillar, es como las casas, si se encuentran solas se deterioran más fácil y rápido que una casa que es ocupada por alguien, igual, corre el riesgo de ser dañada por sus ocupantes, pero si al dueño le agrada su casa, cuidara de ella, y dará atención a sus necesidades, no la dejara morir, lo mismo creo que pasa con la tierra, nosotros los seres humanos, hemos hechos cosas horribles en ella, en nuestra casa, pero también hay muchos otros que se preocupan por ella, y están haciendo siempre cosas buenas para ayudarla, creo que es inevitable no pensar en un final del mundo, pero no creo,  que sea algo que ni tú, ni yo, debamos decidir, ni preocuparnos. Ahora solo te puedo decir, que no se bien quien eres, ni de dónde vienes, si tienes familia, solo sé que soy feliz de conocerte, y estar el día de hoy a tu lado.
-Gracias Seiya, gracias por ser como eres –le dijo la rubia, entre lágrimas,  para después darle un abrazo, un abrazo que deseaba, no fuera el ultimo, y del cual no quería liberarse jamás.
-Bueno, y ahora, yo le prometí que bailaríamos el día de hoy, así que señorita Tsukino, me haría tan dichoso de aceptar bailar conmigo este primer baile –dijo Seiya haciendo una reverencia.
-Jajaja, pero, no hay música, mi vestido esta todo estropeado, y no se bailar –le dijo la rubia de pie.
-No importa, y tu como sea te ves hermosa, ahora solo sígueme –le dijo el joven quien no le quitaba sus ojos azules de encima.
-Sera un honor –dijo Serena correspondiendo a la reverencia.
Acto seguido comenzaron a bailar por todo el jardín, era como si los dos jóvenes estuvieran sincronizados para dar sus pasos, en realidad no les hacía falta la música, porque ha ambos les bastaba estar juntos, era como si una dulce melodía sonara al compás de la fría noche, que solo tenía por testigo a una gran luna llena, y un hermoso y enorme árbol de navidad, los cuales acompañaban a la pareja.
-Te amo Serena –susurro Seiya al oído de Serena al detener su baile, mientas seguían tomados de las manos, por lo que la chica, solo, se estremeció al escuchar las palabras del mismo, mirándolo a los ojos toda sonrojada. Por lo que finalmente Seiya se acercó a sus labios para sellar el baile con un tierno beso, el cual fue correspondido por Serena.
Y mientras los jóvenes se besaban un pequeño copo de nieve callo sobre la mejilla de Seiya, por lo que este se reincorporo terminando el beso, al sentir el frio copo de nieve.
-¿Nieve? –dijo el pelinegro asombrado de lo que veía.
-Si es nieve ¿por? ¿No te gusta la nieve? –le pregunto Serena sonriendo.
-Claro que sí. Pero esto es bastante raro, hace mucho que no caí nieve en Tokio –dijo Seiya mirando a su alrededor.
-Pues entonces pensemos que esto es magia, una noche mágica –dijo la rubia sonriendo.
-Sí, pero será mejor que nos vayamos a casa, o enfermaremos –dijo Seiya, para tomar a Serena de la mano, y tomar camino a su departamento.


.

Contenido patrocinado

Re: LUNA CR

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Dom 24 Sep 2017, 11:46 am